Así funcionará “la segunda mano” en XBOX ONE

Parece que todo van a ser lindezas en la nueva máquina de Microsoft, su aspecto, su tamaño, sus políticas con las desarrollas indie, la retrocompatibilidad y también como no...

image[1]Parece que todo van a ser lindezas en la nueva máquina de Microsoft, su aspecto, su tamaño, sus políticas con las desarrollas indie, la retrocompatibilidad y también como no podía ser menos, el trato hacia el usuario. De esta manera, hoy nos hemos levantado con mal cuerpo y hemos conocido las intenciones de Microsoft con respecto a qué va a pasar cuando queramos vender un juego a una tercera persona.

Como ya sabéis, cada vez que compremos un juego será vinculado a nuestra consola y cuenta lo que significa que si llevamos ese mismo juego a una consola o cuenta de un amigo ya no funcionará (adiós a prestar cosas). Lo que nos proponen los de Redmond es un procedimiento que no podía ser más desalentador, iremos a la tienda y si el establecimiento está adherido a la red de Microsoft (de lo contrario tampoco), desvinculará el juego de nuestra cuenta y la tienda tendrá que pagar una cantidad a Microsoft y a la distribuidora para poder volver a vender el juego. ¿Qué significa todo esto? Pues que necesariamente el usuario ni podrá usar sistemas de compra venta como Ebay ni tampoco podrá recibir un precio justo por el juego del que quiera obtener un dinero para adquirir uno nuevo, ya que y repetimos, la tienda deberá pagar a la distribuidora una parte pero también a Microsoft. El usuario jamás podrá librarse de los intermediarios y tendrá que asumir los costes.

101871[1]Esto supone un durísimo castigo para el consumidor de a pie por no mencionar el engorro derivado a que tampoco se permitirá el intercambio de juegos (por un tiempo limitado) entre los amigos, ya sabéis, tu me dejas durante 1 semana tal juego y yo a cambio te dejo este otro.

En definitiva, estamos ante una vuelta de tuerca que de repetirse en otras plataformas de las cuales todavía no se sabe nada a ciencia cierta, podrían catapultar nuevamente al PC como dispositivo predilecto para jugar o incluso elevar a otros como las tabletas o móviles todavía más de lo que están.

¿Y vosotros que opináis? ¿Creéis que Microsoft será la única en seguir este nefasto camino y que tarde o temprano deberá rectificar como acaban de hacer algunas compañías con el Pase Online o por el contrario, han creado tendencia?

Categorías
MicrosoftUncategorizedXbox One

Hubo un tiempo en que los antiguos soldados de la vieja escuela vagábamos sin rumbo entre los diferentes campos de batalla con el único objetivo de sobrevivir un día más, conscientes, que el único factor que separaba a camaradas de enemigos, era una mera cuestión de suerte. Así, nos curtimos en miles de batallas y en todas ellas aprendíamos algo nuevo incluso, cuando mirábamos las caras de terror que algunos cadáveres, postrados de cualquier manera, nos indicaban todo lo que habían perdido y lo que les hubiera gustado haber hecho si hubieran sobrevivido. Yo también soy uno de esos soldados, en particular el de un ejército que otrora fue uno de las más grandes, poderosos y por qué no decirlo, temible de la industria del videojuego. Sí, fui y sigo siendo un soldado del ejército imperial de SEGA, de hecho, todavía guardo con mucho orgullo, el informe azul y las condecoraciones. Todavía tengo grabada a fuego en mi memoria, todas y cada una de las barbaries que he visto o incluso he llegado a protagonizar en todas esas cruentas batallas, pero no tenía elección, sabía que cada soldado que cayese dejaba atrás a una familia pero también sabía que era absolutamente necesario para seguir con vida, de hecho, este mundillo es en realidad una encarnizada, constante y sangrienta guerra. Pero estoy aquí, y puedo contarlo, nadie puede reprocharme nada, soy un sobreviviente y por supuesto, pienso seguir dando guerra por mucho tiempo, al fin y al cabo, aunque los camaradas y los enemigos cambien, hay algo que nunca cambiará, y ese algo son los colores de la tierra que me vio nacer, ese azul intenso lleno de loopings que me lo ha dado todo y al que obviamente, se lo debo todo. Así que, seguiré jurando a mi gloriosa bandera AZUL mientras me quede un hálito de vida, seguiré luchando en otros mil campos de batalla más si hace falta y sobre todo, seguiré luciendo ese brillante uniforme azul que me lo ha dado todo y del que me siento muy orgulloso hasta el fin de mis días. Lo único que lamentaré si algún día, en alguno de esos campos de muerte dejo este mundo, será teñir mi amado uniforme azul de rojo.

RELACIONADO