Consolas, videojuegos, cine y tecnología

Iwata: los despidos nunca son la solución

Escrito el 8 julio 2013 por Jose Botella - 2 comentarios

Así solo se reduciría la calidad de los juegos

Iwata: los despidos nunca son la solución

Últimamente nos estamos cansando de ver continuamente como algunos estudios cierran, otros reestructuran plantillas, y cada vez la lista se engrosa más y más… y no estamos hablando de pequeños estudios, sino de gigantes del sector que podían presumir de ser titanes en la historia de los videojuegos como Sega, Bethesda, Rare, EA o Sony pero luego tenemos sonados cierres como los de LucasArts o la malograda THQ y su completa desaparición…

iwataY en medio de este panorama gris nos encontramos continuamente con que Nintendo, esto, Nintendo lo otro, que si tal Ip la han cancelado para Wii U, etc., etc., pero nos han sorprendido muy gratamente con las declaraciones de su presidente, en el que ha dado un paso mas allá desde la famosa foto del plátano del E3 del año pasado para hacer unas declaraciones durante la última sesión de preguntas y respuestas con los accionistas, en la que le preguntaron por qué no había recurrido al despido de personal para reducir perdidas.

Pues con esas declaraciones, ante las únicas personas con las que realmente tiene que rendir cuentas, ha demostrado que es un señor de la cabeza a los pies, ya que ha descartado la opción de despedir personal solo porque estemos en un periodo de crisis, porque desde su punto de vista no solo no ayudaría sino que sería contraproducente, pero mejor os dejamos sus declaraciones completas que no tienen desperdicio:

“Es cierto que nuestro negocio ha tenido sus más y sus menos durante años, y naturalmente nuestra situación ideal es conseguir beneficios incluso en tiempos malos; Sin embargo, si reducimos el número de empleados para mejorar los resultados; financieros a corto plazo, la moral del empleado decaerá, y sinceramente dudo de que los empleados que teman un despido puedan desarrollar juegos que impresionen a la gente en todo el mundo.Aunque si que creo que tenemos que reducir gastos innecesarios y perseguir la eficiencia en las operaciones de negocio estoy convencido que en Nintendo los empleados hacen valiosas contribuciones en sus respectivos campos, por lo que creo que despedir a un grupo de empleados no ayudará a fortalecer a Nintendo a largo plazo”.

Satoru-IwataIwata no solo está convencido, sino que además nos ha demostrado claramente que el negocio no está reñido con hacer las cosas bien; y con este paso adelante ha demostrado no solamente a los los nintenderos de toda la vida que saben hacer las cosas como es debido; sino que el hecho de que sean una gran empresa y se hayan forjado un nombre en la historia contemporánea no les ha llevado a olvidar que todo el peso recae en los hombros de la plantilla de gente que todos los días se deja la piel en las oficinas de Nintendo, y que sin ellos, ni habríamos tenido Mario tantos años, ni los pokemon serian parte de la cultura pop de la última década.

Ahora solo queda ver como les sienta a los demás “grandes de la industria” esta lección de decencia que llega desde las oficinas de Japón. En lo que a mi respecta, retiro la mitad de las cosas malas que he dicho de Nintendo y su Wii U.

-
-
-
  • Rudy

    Eso que se lo digan a todas las empresas españolas que no para de hacer “ERE”s. Cuanta sabiduría!!!!! Ojala hubieran mas directivos como Iwata!!!!

  • Alejandro Martínez

    Si aprendiésemos un poco del buen hacer en general de la cultura japonesa, otro gallo nos cantaría aquí en Europa. Es cierto que no todo el mundo en Japón hace lo de Nintendo pero en líneas general y salvo cosillas de ámbito sexual que tiran un poco para atrás, no me extraña que en Japón la líen parda cuando el paro sube al 4% y aquí con un 27% estemos “tan tranquilos”.

    Muy buenas las lecciones del señor Iwata pero desafortunadamente, no calarán hondo en un país como España por los motivos que todos conocemos.

    En cualquier caso, un enorme aplauso a Nintendo y a su presidente por anteponer la lógica y la humanidad a la avaricia “innata” del ser humano.