[Análisis] Ghosts ‘N Goblins Resurrection. La desesperación regresa a PS4

Ghosts 'N Goblins

Durante los últimos años los amantes de los retos han encontrado en juegos como Dark Souls, Cuphead o Bloodborne desafíos que han avivado interesantes debates sobre el tema de la dificultad. Pero esto comenzó hace mucho, y es que en 1985 Tokuro Fujiwara dirigía el comienzo de una saga de diabólica dificultad que regresa ahora en Ghosts ‘N Goblins Resurrection sin ninguna piedad hacia sus jugadores.

Sir Arthur sigue en forma

Es innegable que desde que se hizo popular en todo el mundo durante la década de los 80 hasta hoy, la saga Ghost ‘N Goblins ha tenido marcados altibajos. Su llegada a móviles no tuvo los mejores resultados, pero este Ghosts ‘N Goblins Resurrection llega para demostrar de donde viene la fama y reafirmar que el género sigue teniendo recorrido.

Para lograrlo, Capcom ha recuperado los míticos niveles de los juegos originales y les ha dado un lavado de cara para actualizarlos. Además, también ha retocado algunos detalles para que el reto de superarlos sea todavía más exigente de lo que recordarán los más veteranos. A pesar de que se anunció como un nuevo título de la saga, lo cierto es que dentro de Ghosts ‘N Goblins Resurrection nos suena todo si disfrutamos en su momento del resto de títulos de la saga. El juego coge lo mejor del Ghost ‘N Goblins original, pero también de Ghouls ‘N Ghosts y de Ghouls ‘N Ghouls. Esto ayuda a que desde el primero momento nos sintamos cómodos dentro de su atmósfera.

Como decimos, la crueldad de Fujiwara con sus jugadores está en el imaginario colectivo, pero no lo recuerdas de verdad hasta que vuelves a coger el mando y compruebas lo complicado que es alcanzar el final de cada nivel pudiendo recibir un solo golpe si no quieres morir por el camino. Y es que, si jugamos en el nivel Leyenda, Ghost ‘N Goblins Resurrection nos despojará de la armadura al primer golpe y veremos la pantalla de game over con el segundo. A pesar de la dificultad, lo cierto es que estamos ante café para muy cafeteros, por lo que creemos que este es el nivel de dificultad en el que está pensado todo el desarrollo.

Para los que superar esto les parezca accesible, el reto no termina aquí. Ya que cómo sucedía en el juego original hay que superar una segunda vuelta para desbloquear el final alternativo. Pero esto no será un paseo por los mismos niveles, sino que nos encontramos con las amenazas de cada nivel recolocadas y una dificultada aumentada. 5 niveles pueden parecer pocos, pero no será una tortura que vaya a acabar rápido.

Todo el mundo es bienvenido

A pesar de la dura dificultad que propone Ghost ‘N Goblins Resurrection esta se puede ajustar para que todos los jugadores puedan disfrutarlo, o sufrirlo. En el nivel más fácil podremos recibir hasta 5 golpes antes de morir y cuando lo hagamos reapareceremos en el mismo lugar para continuar sin volver atrás. Por otro lado, si bajamos la dificultad también notaremos como el nivel de enemigos que aparecen será bastante menor.

De la misma manera que están presentes los niveles clásicos, también han regresado todos los enemigos de los juegos clásicos y por supuesto los jefes finales. Ogros tatuados, duendes, esqueletos, arpías… Ninguno quería perderse el regreso de Sir Arthur en este Ghost ‘N Goblins Resurrection.

En cuanto al control sobre Sir Arthur el trabajo está muy bien pulido. La única pega la encontramos en un salto algo torpe, seguimos pudiendo disparar hacia arriba, abajo y ambos lados. La saga se resiste a introducir mecánicas como el doble salto o el dash, haciendo así más agobiantes esos momentos en los que nos vemos rodeados de enemigos.

Posiblemente, la principal novedad de Ghost ‘N Goblins Resurrection sea su modo cooperativo local. Sobre el papel, el concepto parece una gran idea, ya que morir una y otra vez es mejor si lo compartes con un amigo. El problema es que el juego no será igual para ambos jugadores ya que uno se encargará de controlar una especie de entes con poderes ofensivos y defensivos cuya tarea es facilitar el trabajo del jugador principal.

Sir Arthur viaja en el tiempo

El otro gran cambio en el que ha trabajado Capcom es la parte técnica. Visualmente, el uso del RE Engine ayuda a que Ghost ‘N Goblins Resurrection de un salto. Unos calzoncillos de Sir Arthur igual de anticuados, pero que se ven mucho mejor acompañan a una estética que imita la animación sin perder esa oscuridad que caracteriza a la saga. El rendimiento tiene una parte mala y es que funciona demasiado bien como para utilizarlo de excusa cuando nos alcanzan los rivales.

Por último, la música combina algunos de los temas clásicos, de los más reconocibles dentro de los videojuegos, con nuevas composiciones. A pesar de que todo Ghost ‘N Goblins Resurrection recuerda a sus antecesores, es quizá este apartado el que más logra transportarnos a un salón recreativo.

Conclusiones de Ghosts ‘N Goblins Resurrection

La noticia del regreso de Sir Arthur fue un bombazo en su momento, aunque rápidamente surgieron las dudas de si estaría a la altura de su legado. Por fin podemos aseguraros que Tokuro Fujiwara ha hecho un gran trabajo y parece que no han pasado los años para la saga Ghost ‘N Goblins. Sigue siendo un reto para aquellos que buscan lo más difícil, se ve de manera notable y se controla tal cual recordamos.

Es cierto que hay detalles por pulir como su cooperativo que no ha logrado convencernos o el salto que nos ha jugado alguna mala pasada. Por otro lado, estamos convencidos que los 30 euros que cuesta son menos de los que tendrías que echar a la máquina recreativa si quisieses pasarte el juego completo.

Nota: 8

Lo mejor

Lo peor

Salir de la versión móvil