[Análisis] Imagine Earth. Un simulador planetario con mucho que decir

imagine earth

El juego de Serious Bros. es uno de esos ejemplos de que a veces el jugador debe tener paciencia con los Early Access. Imagine Earth salía en mayo de 2014 en esta fase de desarrollo con la intención de ofrecernos un título creado por un estudio pequeño y tener en cuenta cuantas más opiniones de los jugadores posibles. Como resultado tenemos un simulador planetario con mucho que ofrecer y muy pulido.

La conquista de la galaxia

Corre el año 2048, la humanidad ha descubierto un material que le permite viajar por la galaxia con relativa facilidad, por lo que es el momento perfecto para iniciar la exploración, descubrir civilizaciones alienígenas y hacer lo que mejor se nos da: explotar planetas.

De esta manera comienza Imagine Earth, poniéndonos en la piel de un nuevo gerente que entra a trabajar en una empresa en la que deberá demostrar que sabe lo que se hace. Tras superar el tutorial, el cual tiene lugar en el planeta Tuto, iniciamos nuestra andadura en este simulador planetario. A pesar de lo que pueda parecer, sí que va a haber una historia tras la campaña, la cual da a lugar a curiosas situaciones, conocer extraños personajes y disfrutar de un viaje que va a llevarnos a muchos planetas a lo largo de la galaxia.

Un sinfín de mejoras y construcciones

Imagine Earth se vende como un simulador planetario, principalmente porque todo lo que hagamos en él tendrá una repercusión directa. Hay que entender que se ha trabajado mucho esta parte del juego, y es que si nos pasamos con la contaminación vamos a conseguir derretir los polos y el agua destruirá nuestras ciudades. Las tormentas, la lluvia radiactiva y los tornados son otras causas con las que tendremos que combatir y que están directamente relacionadas con nuestros actos en los distintos planetas que tendremos que colonizar.

Ante nosotros tenemos tres formas de afrontar el juego. Por un lado tenemos la campaña, donde trabajaremos planeta a planeta para cumplir unos objetivos, lo que nos permitirá prosperar en la empresa y continuar al siguiente. Este digamos que es el modo adecuado para comenzar a jugar, ya que empezará por un tutorial y nos irá introduciendo poco a poco las mecánicas. También existe el modo competición, que se tratará de una lucha económica con otro jugador ubicado en un solo planeta, y por último el modo infinito, donde podremos conquistar nuestra roca en el espacio y hacer con ella lo que queramos, sin necesidad de cumplir objetivos ni estar esperando al siguiente planeta.

Dentro de lo que es la gestión del planeta, Imagine Earth es un juego sumamente variado, donde vamos a poder administrar un gran número de cosas. Para empezar están los ciudadanos, núcleo importante de cualquier juego de estas características. Su felicidad va a repercutir directamente en nuestras ganancias, haciendo que tener un buen número de comodidades para ellos siempre sea una buena idea.

La gestión económica se llevará a cabo de distintas maneras, construyendo explotaciones de distintos tipos, fuentes de energía, creadores de bienes para nuestros ciudadanos… A medida que el juego avanza iremos consiguiendo nuevas edificaciones que se encargarán de ponerlos las cosas más complicadas. También tendremos un árbol de tecnologías para desarrollar mejoras para que se consuma menos energía, o se cree más comida… las opciones en este sentido son enormes y al principio vamos a ir un poco perdidos, pero con la práctica nos damos cuenta que estamos ante un juego de gestión sumamente completo.

Imagine Earth tiene ciertas semejanzas con Civilization, aunque aquí la cuadrícula está formada por triángulos. De esta manera vamos a poder ir expandiendo nuestro territorio desde la zona de aterrizaje, y construir edificios, granjas y núcleos urbanos necesarios para conseguir prosperar. También nos encontraremos con la necesidad de gestionar un inventario, el cual vamos a ir llenando con producciones como bombas para destruir montañas, curas para las plagas que se pueden desatar en la población… Otro de los puntos en común con el Civilization será la diplomacia; durante nuestros viajes vamos a encontrarnos con otras civilizaciones las cuales van a pedirnos cosas. Dependerá de nuestro tacto y las ganas que tengamos en ayudarles que tengamos una buena relación o no. Esto se traduce en una mejora o empeora en los precios de venta con ellos. Además también hay reuniones del consejo donde se tratan temas de nuevos impuestos y tecnologías, con cada raza teniendo su propia idea que repercutirá directamente en nuestra situación con ellos. Llegados un momento, nos va a ser posible incluso comprar acciones de otras razas, lo que va a hacer que nos quedemos con parte de sus beneficios. Como decíamos, una enorme variedad.

Cada detalle cuenta

Otro de los aspectos que también se nota que ha sido muy cuidado es el apartado técnico. Imagine Earth cuenta con un gran número de construcciones y planetas, por lo que es importante mantener la variedad para que no aburra al jugador. Los planetas están bastante bien personalizados, contando cada uno con varios tipos de biomas, lo que añadirá facilidades o complicaciones a nuestro asentamiento.

En general da la sensación de que los planetas son entes vivos, con animaciones que les dotan de características y que ayuda al jugador a meterse en situación. La banda sonora por su parte pasa un poco más desapercibida pero suele ser bastante normal en esta clase de títulos.

En cuanto al idioma, el juego llega traducido al castellano, con algunos pequeños problemas que pueden darnos dolores de cabeza. Por ejemplo en algún momento se nos pide que creemos una bomba en la fábrica, pero resulta que a la hora de traducir los edificios lo llamaron taller, por lo que o conocemos bien el juego o vamos a estar dando vueltas como estúpidos hasta que encontremos el edificio que es. No es algo que pase mucho, pero puede afear la experiencia.

Conclusiones de Imagine Earth

Imagine Earth es un simulador planetario en el que vamos a gestionar colonias humanas. De esta manera vamos a tener un enorme número de posibilidades, ya no solo de edificios, sino también de que todas nuestras acciones tienen consecuencias. Los desastres naturales pueden acabar con nuestro asentamiento, si contaminamos demasiado se derretirán los polos, e incluso las plagas pueden terminar con nuestra civilización. Sin embargo todas estas variables añaden diversión, con pocos peros que ponerle. Quizás uno de los más grandes sea la traducción al castellano, que no ha sido bien revisada, o que no tengamos posibilidad de avanzar la velocidad más rápido, dejándonos momentos en los que no hay mucho que hacer.

Nota: 8

Lo Mejor

  • La gran cantidad de posibilidades en cuanto a gestión.
  • Lo bonitos y variados que son los planetas.
  • Los desastres a los que haremos frente, tienen su encanto.
  • Que nuestras acciones tengan consecuencias en el clima.

Lo Peor

  • Algunos fallos en la traducción pueden darnos quebraderos de cabeza.
  • En algunos momentos, poder aumentar la velocidad sería todo un detalle.
Salir de la versión móvil