Antec DP501

Antec DP501 y Antec Prizm Cooling Matrix, análisis completo

Analizamos un interesante chasis y una matriz de ventilación RGB

En esta ocasión os traemos un dúo de artículos que son bastante interesantes sobre todo en sistemas donde el presupuesto es algo reducido pero no queremos renunciar a la calidad ni las prestaciones que requerimos a los equipos de ultima generación. Os hablamos del chasis Antec DP501 y del sistema de refrigeración Antec Prizm Cooling Matrix, una pareja que auna diseño con rendimiento manteniendo un buen precio.

Especificaciones técnicas

Veamos que nos aporta el fabricante sobre el chasis Antec DP501.

Como podemos ver estamos ante un chasis en formato semitorre ATX fabricado en plástico y vidrio templado. Cuenta con siete puertos de expansión PCI, pudiendo instalar dos unidades de 3,5″ o cuatro de 4,5″. También es compatible con sistemas de refrigeración liquida de hasta 360 mm e incluye filtros anti-polvo en las principales entradas de aire.

Respecto al sistema Antec Prizm Cooling Matrix nos encontramos con los siguientes datos técnicos.

Tenemos un sistema de ventiladores PWM de 120 mm con rodamientos hidráulicos y con sistema de iluminación ARGB. Tienen un controlador que permite la conexión de dispositivos PWM (para los ventiladores) y dispositivos ARGB por si queremos añadir más iluminación RGB.

Antec DP501

Comenzamos por el chasis, el cual es una pequeña torre en formato ATX con un diseño minimalista que encantará a aquellos que opten por la discreción sin renunciar a unos pequeños elementos iluminados. En cuanto a dimensiones, nos encontramos con una caja realmente pequeña que aprovecha al máximo sus medidas de 443 x 210 x 484 mm, teniendo un peso de tan solo 5.57 Kg. Pese a sus dimensiones reducidas, en el chasis Antec DP501 podremos instalar un hardware de alta gama sin mucho problema, siempre que no queramos instalar muchos dispositivos adicionales y esto lo decimos porque el espacio inferior es bastante reducido y no permite mucho margen de maniobra. Los detalles iluminados los encontraremos en el frontal y en el lateral (justo debajo del panel de vidrio templado) y le dan una acabado espectacular ya que al ser una iluminación del tipo ARGB podremos tenerla sincronizada mejorando el efecto visual.

La Antec DP501 nos permite instalar placas ATX, mATX y micro-itx, lo más normal para la mayoría de los sistemas que montan los usuarios. Como dijimos antes, no tenemos problemas a la hora de instalar hardware de alta gama, pues es compatible con disipadores de hasta 165 mm de altura y con tarjetas gráficas de hasta 360 mm o fuentes de alimentación de 160 mm. El interior esta perfectamente diseñado para poder hacer uso de los huecos para pasar los cables y poder hacer un montaje limpio. Cabe recalcar que estamos ante un chasis que no supera los 60€  por lo que no encontraremos elementos como por ejemplo gomas para los pasacables, pero por el contrario si que tenemos vidrio templado, iluminación ARGB y un sistema de tornillería tool-free, cosas que encontramos en cajas más caras y que es de agradecer en una gama de entrada.

En el apartado de expansión y almacenamiento nos encontramos lo normal para este tipo de chasis, una caja inferior en la que podremos instalar dos unidades de 3,5″ o dos de 2,5″ mientras que en la parte trasera encontramos la posibilidad de instalar otras cuatro unidades de 2,5″. Por su parte tenemos siete slots PCI para poder instalar dispositivos y aquí nos encontramos con un detalle que nos ha gustado bastante y no es otro que, como suele suceder en chasis de la gama de entrada, las chapas no son «reemplazables» por lo que si la quitamos ya tendremos ese slot sin su plaquita. Pues Antec ha incluido tres de ellas para que podamos volver a tapar esos huecos en caso de que nos hayamos equivocado o simplemente hayamos cambiado de gráfica.

Pese a ser un chasis de tamaño reducido tiene la posibilidad de instalar bastantes ventiladores o sistemas de refrigeración liquida. De serie solo nos incluye un ventilador en la parte trasera, pero claro por el precio al que llega con todo lo que nos trae, es mas que entendible. Podremos poner radiadores de hasta 360 mm en la parte delantera o de hasta 280 mm en la parte superior, de sobra para mantener las temperaturas a raya.

Finalmente en el apartado de conectividad, nos encontramos con un frontal que nos ofrece dos puertos USB 3.0 y conexiones para audio y micrófono. También incluye un botón que nos servirá para ir cambiando entre los distintos efectos ya que en la parte trasera nos incorpora un controlador de iluminación muy útil para poder centralizar las conexiones ARGB de todos los dispositivos que dispongan de ella y que mediante este botón podamos alternar entre los efectos teniéndolos siempre sincronizados.

Para cerrar este punto, os dejamos con un montaje algo «retro» ya que se trata de un equipo de hace algunos años con un i7 3770k y una GTX 670.

Antec Prizm Cooling Matrix

Una vez que hemos visto el Antec DP501 es hora de ver el que diríamos que es su complemento perfecto o la solución perfecta para adaptar a los radiadores de las refrigeraciones líquidas. Esta matriz de ventilación se compone de dos ventiladores de 12o mm unidos por una estructura con sistema de antivibración y con iluminación ARGB.

Estos ventiladores de 120 mm vienen con unos rodamientos de fluido dinámico que minimizan el ruido manteniendo un rendimiento óptimo sin que se dispare la sonoridad. Esto se traduce en un flujo de aire máximo de 77.2 CFM, una presión estática de 1.83 mmH2O a una velocidad de 1800 rpm con una sonoridad que no supera los 32.9 dBA.

A su gran rendimiento se le suma que son ventiladores controlados por PWM por lo que siempre tendremos un funcionamiento acorde con la demanda del equipo. También añaden el efecto RGB a sistemas que no tienen esta funcionalidad. Lo hacen mediante una conexión ARGB que puede ser gestionada gracias al concentrador PWM/ARGB que nos incluye.

Gracias a el, podremos centralizar el control de los ventiladores  y la iluminación (hasta 5 dispositivos en cada caso) seleccionando de manera física la velocidad de la iluminación y la animación de la misma, dejando el control PWM a la placa base para que podamos definir los niveles de rendimiento desde la aplicación de la propia placa.

Conclusiones

Si algo nos gusta de Antec son sus propuestas para todos los bolsillos y buena prueba de ello es su propuesta de un chasis con casi todo lo que un usuario busca a un precio muy comedido. Si hablamos del chasis Antec DP501 quizás lo único malo a destacar es su pequeño espacio inferior, que nos hace sudar a la hora de montar y gestionar el cableado, pero el resto  por el precio que tiene es perfecto. Si hablamos del Antec Prizm Cooling Matrix no podemos decir otra cosa que estamos ante un sistema eficiente y estéticamente impecable. Por eso desde Game It queremos otorgar los galardones de Producto Recomendado, Diseño y Calidad / Precio a la Antec DP501 y al Antec Prizm Cooling Matrix.

Categorías
Análisis HardwareHardwareUnboxing

Diseñador web amante de los videojuegos y el hardware en general. Todo empezó con una NES y un pc con 256mb de ram. Lo demás... ya es historia!

    RELACIONADO