AOC CQ32G1. Análisis y experiencia de uso de este monitor curvo

Cuando hablamos de monitores no podemos dejar de lado una marca como AOC, capaz de ofrecernos un gran abanico de posibilidades, desde monitores baratos hasta verdaderas maravillas para el...

Cuando hablamos de monitores no podemos dejar de lado una marca como AOC, capaz de ofrecernos un gran abanico de posibilidades, desde monitores baratos hasta verdaderas maravillas para el gaming. Hoy vamos a ir un poco más encaminados hacia esto último y vamos a hablaros del AOC CQ32G1, un monitor con resolución 2K, 144 Hz de refresco y 32 pulgadas en formato curvo, viendo qué es lo que tiene que ofrecernos.

Antes de nada, agradecer a la marca la confianza depositada en nosotros para poder hacer este artículo.

Características principales

Veamos cuáles son las especificaciones técnicas que nos aporta la marca.

aoc cq32g1 game it

Como podemos ver estamos ante un monitor que monta un panel VA, lo cual quiere decir que vamos a tener un buen refresco de 144 Hz., un buen tiempo de respuesta de 1 ms, y una buena representación de los colores, obviamente sin llegar hasta la calidad que nos ofrece en ese sentido en un panel IPS, pero también nos olvidamos de los problemas que puedan aparecer en ese tipo de paneles como son las fugas de luz o la representación del color negro.

Tenemos un monitor de 32 pulgadas con una resolución 2K o, lo que es lo mismo, 2560 x 1440, lo que posiblemente exceda la recomendación de tamaño y es que a esta resolución deberíamos utilizar como máximo una pantalla de 27 pulgadas ya que para utilizar en PC, una plataforma mucho más cercana en cuanto a distancia que la consola, deberíamos hablar de un 4K para aprovecharlo todo mejor.

En cuanto a conexiones el AOC CQ32G1 tiene dos HDMIs, uno 1.4 para dispositivos más estándar y un 2.0 para consolas de última generación o PCs más modestos, así como un puerto DisplayPort para aprovechar al máximo los 144Hz de refresco que nos ofrece. También contamos con un jack 3,5 mm. para utilizar cascos si así lo deseamos y tenemos la torre algo inaccesible, echando de falta alguna conexión más como un USB el cual no tiene presencia alguna.

Por último hablar de su curvatura de 1.800R que lo convierte en una opción bastante cómoda ya que ayuda a que todo esté a la misma distancia y que no deforma la imagen, el VESA 100 x 100 y distintos tipo de tecnología como el flicker-free (antiparpadeo para que nuestra vista no se canse) y FreeSync (que os recordamos que ahora es compatible con Nvidia y que nos ofrece la eliminación del temido tearing).

aoc cq32g1 game it

AOC CQ32G1

Son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de utilizar un monitor y es que muchas veces nos centramos demasiado en los componentes de la torre, dejando de lado ciertos aspectos que pueden influir, y mucho, en la experiencia final del usuario. Componentes como la torre de alimentación, la placa base o el monitor a menudo se dejan de lado, centrándose más en la tarjeta gráfica o en el procesador y la memoria, aspectos importantes también pero que no deben ser los únicos en atraer nuestro presupuesto casi completo en detrimento de los otros. Vayamos por partes.

El diseño del AOC CQ32G1 es algo distinto al que nos tiene acostumbrados la marca, dejando de un lado aspectos como tamaño y curvatura, y es que vemos que tenemos un monitor sin bordes, salvo por su parte inferior, donde también se sitúan los botones que nos permitirán utilizar el OSD, dejando de lado el incómodo joystick que hemos visto en varios modelos. Seguimos con las conexiones en la parte posterior, en una zona un tanto inaccesible, aunque hay que tener en cuenta que no es algo que vayamos a variar a menudo, por lo que una vez tenemos todo conectado no volveremos a utilizarlo en mucho tiempo, o eso se supone.

La peana también es un elemento importante del diseño, y en esta ocasión no nos ofrece todo lo que hemos visto en otros modelos, contando con un pasacables pero sin opciones como ponerlo en modo vertical, aunque sí que nos dejará cambiar el ángulo verticalmente, pero sin poder variar la altura a la que lo encontraremos. Nos deja con pocas opciones de configuración en este sentido, aunque debería ser lo suficiente como para poder disfrutar de él sin muchos problemas.

Atendiendo a su panel estamos ante una opción con varias ventajas y no demasiados inconvenientes y es que no tenemos la calidad total de los IPS con unos colores profundos y definidos, pero sí las prestaciones como una baja latencia de los TN, unos buenos ángulos de visión (178º) y un refresco de 144 Hz., el cual es uno de los puntos fuertes de este monitor gaming.

La verdad es que para juegos el AOC CQ32G1 cumple a la perfección desde el primer momento y es que una vez que conectamos el DisplayPort, ya vemos que el puntero del ratón se mueve de una manera mucho más suave de lo habitual, estando pensado para ordenadores con cierta potencia. Si bien es cierto que contamos con una entrada HDMI 2.0, nos parece más pensada para consolas de última generación para poder sacarle partido a los 60 FPS habituales en estas plataformas, siendo el DP la opción perfecta para los ordenadores con mejor rendimiento.

Al buen panel y su estupendo refresco, debemos añadirle las tecnologías como flicker-free o FreeSync que hacen que los juegos se disfruten al máximo. Aunque la mayor parte de juegos de hoy en día viene con sincronización que hace que se elimine el temido tearing, no siempre está de más que nos ofrezcan la posibilidad de no tener que depender de esta opción que, es habitual sí, pero no siempre está. FreeSync, tecnología que ahora además es compatible con las tarjetas Nvidia, nos permite disfrutar lo más posible sin estos problemas, haciendo que monitor y gráfica actúen como uno solo.

La curvatura juega un papel fundamental en los ángulos de visión, no solamente en cuanto al ángulo propiamente dicho, donde vemos que no hay problemas, pero sí que los colores pueden variar un poco dependiendo de la posición en la que nos encontremos. Gracias a esta curvatura, si estamos bien centrados la representación será perfecta, sin tener fugas de luz ni ningún impedimento que arruine la experiencia en los bordes de la pantalla.

Como puntos negativos podemos encontrar varios aspectos, comenzando por el brillo y es que estamos ante una capacidad que se nos ha quedado bastante justa, llegando tan solo a los 300 nits. Si bien es cierto que lo mínimo exigible hoy en día lo podríamos situar en los 250, no hubiera estado de más tener algo más de capacidad, necesitando al menos 400 nits para el rango mínimo del HDR, una capacidad que a los juegos les sienta de maravilla si podemos usarlo, sino que cuando estamos en un lugar con mucha iluminación vemos que se queda algo corta.

Otro punto puede no ser exactamente negativo, siendo algo que va por gustos. La resolución 2K, como decíamos al inicio de nuestro artículo, puede quedarse algo corta en un monitor de este tamaño y es que las 32 pulgadas unido al poco espacio que tendremos entre nosotros y el dispositivo, hace que se vean algunos dientes de sierra, especialmente en momentos en los que vayamos a leer textos o en juegos donde siluetas tridimensionales. En muchos juegos esto pasará algo más desapercibido, como por ejemplo en FPS o en títulos de acción en tercera persona, pero en algunos más pausados como los RTS o las aventuras gráficas, se va a ver bastante más evidente. Si nuestro periférico favorito es el mando tampoco vamos a tener tanto problema, ya que solemos echarnos un poco más para atrás, pero es un detalle a tener en cuenta. También será un punto dependiente de nuestra gráfica y es que no todos vamos a poder jugar a 4K y 120 FPS, así que lo dejamos a vuestra elección.

En las imágenes que os dejamos a continuación podéis ver cómo se ve a una distancia «normal» para un PC el texto, así como un primer plano de las mencionadas siluetas tridimensionales, primero en este monitor de 32 pulgadas en 2K y después cómo se vería en un monitor 4K de 32 pulgadas a la misma distancia.

OSD

Como es habitual en los monitores de AOC, tenemos un menú que nos permitirá configurar parámetros como el contraste, brillo, modos de juego, cine… los cuales podremos utilizar gracias a los botones que nos encontramos en su esquina inferior derecha. Si bien es cierto que los iconos son bastante difíciles de ver a simple vista y que la manera de saber qué hace cada uno es pulsándolo, estamos ante algo que pocas veces vamos a tocar una vez lo configuremos. Os dejamos a continuación algunas imágenes con lo que nos ofrece el OSD de este AOC CQ32G1, algo que está a la orden del día en casi todos los monitores de la marca.

Conclusiones

AOC pone ante nosotros un monitor de lo más interesante y que nos ayudará a sacarle el máximo partido a nuestro ordenador con más potencia, y es que está claro que sus 144 Hz. no están pensados para cualquier sobremesa de andar por casa. Tenemos una elección de panel con el VA muy interesante que nos da prácticamente lo mejor de los TN y los IPS, sin necesidad de hacer muchos sacrificios y a un precio competitivo, una peana que no nos ofrece tantas opciones como en otros modelos pero que cumple con el mínimo exigible, y muchas opciones de configuración en su OSD. No todo es perfecto y es que la resolución 2K con este tamaño ya es opción personal de cada uno, aunque el brillo sí que se nos queda un poco corto a nuestro entender.

Por todo esto y lo mencionado anteriormente, otorgamos al AOC CQ32G1 los galardones de calidad/precio y producto recomendado. Podéis encontrarlo en Amazon.es a un precio de 399,90€.

Categories
Análisis HardwareHardwarePCTecnología

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.
    No Comment

    Leave a Reply

    *

    *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Últimos posts

    RELATED BY