AOC Q27T1. Análisis del monitor 2K con muy buena imagen

Volvemos a la carga probando un nuevo monitor, en esta ocasión estamos ante un AOC que además ha sido diseñado por Studio F.A. Porsche por lo que el diseño va a jugar un papel muy importante en él, pero sin perder de vista las prestaciones, especialmente a lo que calidad de imagen se refiere. Sin más, nos ponemos manos a la obra con el AOC Q27T1.

Antes de nada, agradecer a la marca la confianza depositada en nosotros para hacer este artículo.

Características técnicas

Veamos cuáles son las principales especificaciones que nos detalla el fabricante.

Ante nosotros tenemos un monitor de 27 pulgadas con una resolución máxima 2k, o lo que es lo mismo, 2560×1440, todo ello con un máximo de 75 Hz de refresco. Su panel es un IPS con un tiempo de respuesta de 5 ms., contando con varias tecnologías como es la antiparpadeos, y FreeSync. Tenemos un brillo de 350 nits, un contraste dinámico de 50.000.000:1, y uno estático de 1.000:1, todo con un ángulo de visión casi perfecto de 178 grados, 16,7 millones de colores en pantalla y sin apenas marco. Por último encontramos distintas conexiones: un DisplayPort 1.2 y 2 HDMI 1.4. Dentro vamos a encontrar todo lo necesario para poder utilizarlo, llegándonos con un cable HDMI y un DisplayPort para que usemos el que prefiramos, echando en falta, eso sí, una conexión USB, aunque sí encontramos un jack de 3,5 mm. para utilizarlo con cascos. Lo que tampoco encontramos son altavoces incorporados, algo que hacía tiempo que no veíamos.

Unboxing

Como suele ser habitual en esta clase de productos, el empaquetado está muy cuidado para que no tengamos problemas con el transporte. La caja ha sido decorada, mayormente en color gris, para dejarnos ver el monitor sin tapujos, mostrándonos su diseño desde el principio.

El paquete llega perfectamente protegido contra los golpes que pueda sufrir en el transporte, así como con varias fundas para que el polvo tampoco sea un problema. Destacar también que el pack incluye tanto un cable HDMI 1.4 como un DisplayPort 1.2 para que no necesitemos tenerlos de antemano.

Para ofreceros la mejor visión posible del AOC Q27T1, os dejamos a continuación nuestro vídeo análisis, donde podéis ver su funcionamiento y calidad de imagen en movimiento.

AOC Q27T1

Lo primero que vamos a poder apreciar es el diseño del AOC Q27T1 comenzando por su parte trasera. Aquí tenemos dos piezas fundamentales como son su peana, la cual ya viene montada, y la zona para gestionar el cableado. Como podéis ver la peana no cuenta con un pasacables ni nada por el estilo, pero tenemos una zona de lo más estilizada y bonita, con forma asimétrica que se funde con la parte trasera. Esta zona también está especialmente limpia, gracias principalmente, al diseño en puerta que oculta las conexiones y que nos permite tener todo conectado, de manera ordenada y para que visualmente se ensucie lo menos posible.

Para ello solo tenemos que retirar la cubierta, conectar los cables que queramos, y volver a ponerla. De esta manera se ven lo menos posible, dejando un escritorio bastante limpio y ordenado. Eso sí, no todo son buenas noticias y es que es posible que este sistema sea un poco engorroso si queremos quitar y poner nuestro headset, por no hablar de la peana, que hace que el monitor se mueva si nuestra mesa no es realmente firme. No es nada que llegue a molestar, pero siempre son detalles que debemos tener en cuenta. Otro punto de interés es que no es compatible con el estándar VESA, por lo que anclarlo a la pared va a ser imposible.

En cuanto a la parte delantera, pocas quejas vamos a poder ponerle. El AOC Q27T1 es un monitor muy bonito de ver, en parte gracias a sus finísimos marcos que dan la sensación de tener una pantalla de lo más aprovechada, contando realmente con solo un marco en su zona inferior, que es donde podemos ver la marca y los botones físicos para utilizar su OSD.

Las otras tres zonas tienen unos bordes tan finos que a veces tendremos dificultad para saber dónde acaba el monitor y comienza la imagen, algo que le hace ganar muchos puntos ya que da la sensación de que tenemos ante nosotros una pantalla muy bien aprovechada. Eso sí, ojo a estos marcos porque hay que tener en cuenta que si tenemos una cámara web de pegar a la pantalla, y es un poco anchota, es posible que nos coma unos milímetros de la imagen allá donde la pongamos.

En cuanto a los botones para manejar el OSD, no es nada nuevo que no hayamos visto ya en distintos monitores de la marca, contando con botones físicos que hay que presionarlos hasta escuchar el click. Aquí podremos variar el volumen de los cascos que tengamos conectados, activar o desactivar la tecnología Clear Vision, o navegar entre las distintas opciones que tenemos. Esta parte del monitor es una de las primeras donde vemos que el AOC Q27T1 no está pensado directamente para el gaming, y es que no vamos a encontrarnos ningún modo de ningún tipo para poder jugar con él, además de que la tasa de refresco solo llega hasta los 75 Hz, algo que ya se queda algo escueta hoy en día para el gaming.

Sin embargo esto no quiere decir que vaya a ser un mal monitor para jugar ni mucho menos. Entre otras cosas porque tenemos buenas capacidades, como es una calidad de imagen muy alta, y tecnologías como el AMD FreeSync para poder disfrutar sin el temido tearing. En cuanto a su inclinación, solo vamos a poder jugar con ella verticalmente, ya que no se mueve horizontalmente debido al diseño de su peana.

Conclusiones

Como decíamos al principio, puede que no esté específicamente orientado al gaming, pero lo cierto es que la calidad de imagen está fuera de toda duda. La intensidad de sus colores es de lo más potente, gracias en parte a su panel IPS, y a su capacidad de brillo que no llega hasta el HDR pero que sigue siendo muy buena. Esto lo convierte, junto a su diseño, en una opción muy buena para trabajar con él en oficina, especialmente si la calidad de imagen y la fidelidad de los colores es importante, pero también es un buen compañero para jugar, aunque no sea esta su principal tarea para la que fue diseñado. Lo hemos estado probando con distintos juegos y la verdad es que funciona muy bien, echando en falta algunas funciones como distintos modos de imagen y una tasa de refresco más alta, pero por el precio al que nos llega no es algo que podamos exigirle.

Con todo esto encima de la mesa, es fácil saber que estamos ante un monitor que nos va a dar grandes alegrías si lo que queremos es calidad de imagen y que sea fiel a los colores, siendo un buen compañero de viaje para diseñadores gráficos y fotógrafos. Obviamente hay mejores modelos, pero que tengan tan buena relación calidad precio va a costarnos y mucho encontrarlo. En cuanto a utilizarlo para el gaming aquí va a ir a un poco más justa la cosa, básicamente porque el refresco es algo bajo para los estándares de hoy en día con 75 Hz., pero tampoco es algo que no vaya a poder desempeñar dignamente gracias a tecnologías incluidas como AMD FreeSync.

Por todo esto y lo anteriormente mencionado, le otorgamos el galardón de diseño y calidad/precio. Podéis encontrar el AOC Q27T1 a un precio recomendado de 284,95€ en Amazon.es.

Salir de la versión móvil