Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2, análisis a fondo de lo nuevo de Be Quiet

El chasis perfecto para los más exigentes.

Hoy es un día muy especial porque os traemos una caja a la que le teníamos muchísimas ganas por todo lo que ofrece, ya que sus posibilidades la convierten en una caja muy atractiva no solo en lo visual, si no también en un chasis muy interesante si queremos tener una configuración extrema. Se trata de la Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2, una evolución del modelo anterior que nos ofrece un diseño sobrio, acompañado de un espectacular diseño a lo que se añade una alta modularidad que nos permitirá adaptarla a cualquier tipo de configuración. Además, esta nueva revisión incorpora un interesante añadido, la carga Qi que tan de moda se está poniendo en varios dispositivos.

Antes de comenzar queremos dar las gracias a Be Quiet por la confianza depositada al cedernos el producto para su análisis.

Especificaciones técnicas

Veamos que es lo que nos aporta el fabricante acerca de esta Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2.

Como podemos observar estamos ante un chasis en formato full tower que es compatible con placas de alimentación E-ATX y fuentes en formato ATX. Cuenta con conexiones USB 3.0 y 3.1 tipo C a lo que hay que sumarle un cargador Qi en la parte frontal. Es compatible con sistemas de refrigeración líquida de hasta 420 mm y tendremos hasta ocho slots de expansión PCI. Como podemos ver estamos ante un chasis extremadamente completo ya que nos incluye tres unidades de los famosos Silent Wings y un sistema de iluminación LED opcional.

Unboxing

La presentación de esta Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2 se hace en una enorme caja de cartón con los colores de la compañía, negro y naranja, ofreciendo una imagen del producto en la parte principal acompañada de varias de sus características destacadas como son los ventiladores, el rehobús integrado o la insonorización. En uno de los laterales podemos encontrarnos con las especificaciones técnicas que hemos mencionado anteriormente, mientras que en el otro nos encontraremos con características destacadas en varios idiomas, que son las que encontraremos algo más ampliadas en la parte trasera.

Una vez abierta, como siempre en estos casos, viene completamente protegida por espuma corchos gruesos de tal manera que el cristal y el propio chasis sufran el menor daño posible durante su transporte. Todos los accesorios que incluye esta Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2 vienen dentro de la caja por lo que tendremos que abrir el panel de vidrio templado para poder acceder a ellos. Encontraremos los LEDs y múltiples accesorios como bahías para los discos duros para poder ampliar la capacidad de almacenamiento

Be Quiet Dark Base Pro rev2

Antes de comenzar os queremos dejar con un pequeño análisis donde podréis, de una manera rápida, ver en acción este chasis.

Llega el momento de ver a fondo todo lo que desde Be Quiet nos ofrecen con este enorme chasis. Comenzamos con sus medidas las cuales son de 577 x 243 x 586 mm y tiene un peso de 14.39 kg lo que nos indica que estamos ante un chasis grande y robusto. Pese a que sus medidas puedan parecer algo grandes, no lo transmite visualmente ya que su diseño es uno de los más cuidados y elegantes que han pasado por la redacción. No nos olvidemos que estamos ante una full tower y que para recibir esa categoría tiene que cumplir con ciertas medidas, pero si nos decidimos a comprarla no encontraremos el típico “monstruo” que se ha centrado más en el tamaño que en buscar un diseño que combine perfectamente estas dos características. Be Quiet siempre se ha esforzado en los diseños y con su torre tope de gama no puede ser de otra manera, incluyendo partes de aluminio cepillado en el frontal y en la parte de arriba o incluyendo un panel de vidrio templado que siempre mejora la estética final del chasis permitiendo ver el interior.

Esta Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2 la podremos encontrar en color negro con detalles en tres colores distintos (naranja, negro y plata), aunque es posible que saquen una edición limitada como ya lo hicieron en el modelo anterior que llegaría en color blanco. Su diseño está basado en tres premisas que son aprovechamiento total del espacio interior, un eficiente sistema de airflow y un sistema de reducción de ruido y os vamos a explicar por qué consideramos que lo han conseguido.

Si algo nos gusta, es que el silencio no esté reñido con el rendimiento y para ello tenemos que contar con ciertos factores que nos permitan atenuarlo lo máximo posible. La Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2 incluye varios de estos factores como son paneles insonorizados y unos ventiladores que se encuentran entre los mejores del mercado y no son otros que sus Silent Wings 3 de 140 mm que ofrecen un flujo de aire máximo de 131, 79 m³/h con una sonoridad máxima de 28.1 dBa, por lo que la mayoría del tiempo el equipo será prácticamente imperceptible. Viene con tres unidades instaladas que podremos controlar gracias a un eficiente sistema de regulación capaz de gestionar hasta 8 ventiladores, que se puede personalizar desde la parte delantera del chasis, pudiendo adaptar la velocidad al uso que estemos haciendo en ese momento del equipo. No queremos olvidarnos de que esta Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2 incluye un sistema de iluminación RGB personalizable que se pueden controlar mediante nuestra placa base y que podremos regular gracias a un botón en el panel frontal.

Respecto al espacio interior pasamos al siguiente nivel. Al ser una revisión, hereda muchas características que se hicieron bien en el modelo anterior y añade otras que mejoran más este chasis. Comenzamos con un carenado que nos permite ocultar todo el cableado de la fuente de alimentación además de crear una zona donde de refrigeración directa aislada del resto del equipo, cosa que no encontrábamos en su versión anterior. Seguimos con un sistema de montaje modular que nos permite instalar el equipo boca abajo o hacia el lado que queramos ya que si algo hace distinta a esta Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2 es precisamente esto. El poder desmontar completamente el chasis y adaptarlo a nuestras necesidades es algo que simplemente nos fascina. Teniendo de base un espacio interior que permite la instalación de refrigeración líquida de hasta 420 mm, tarjetas gráficas de hasta 472 mm y disipadores de CPU con una altura máxima de 185 mm que mejor que poder instalarlos en la dirección que queramos. La alta modularidad de este chasis nos permite disfrutar de la instalación de nuestro equipo, sin tener que pasarlo mal para colocar un radiador o un disipador porque no dispongamos del espacio suficiente, tan solo tendremos que desmontamos esa zona y la podemos instalar sin problemas. Simplemente de 10.

Seguimos con la organización del cableado y las posibilidades de expansión. Para la primera nos encontraremos con unas guías que son ideales para el cableado sleeved pero que también nos facilitará la instalación del cableado plano. Tendremos espacio suficiente para instalar mucho hardware y poder organizar los cables de manera que queden bien y no molesten en el flujo de aire. Hubiera sido todo un acierto que se incluyera algún tipo de tapa para ocultar aun mas el cableado, pero no podemos ponerlo como un pero importante. Como hemos dicho antes, la capacidad de expansión es increíble permitiendo colocar hasta 5 bahías adaptables de 3,5″ o la instalación de alguno de los accesorios incluidos para  instalar el deposito de nuestra refrigeración liquida entre otros. Un punto que nos ha sorprendido es que solo tengamos siete ranuras de expansión PCI sin posibilidad de instalar una gráfica en vertical, que hubiera sido una buena idea para todos aquellos que les gusta este tipo de instalación.

En la parte frontal nos encontramos una puerta de aluminio cepillado que oculta algo que parece que muchos fabricantes se están olvidando de ello, como son las dos bahías de 5,25″ que incluye y un filtro removible antipolvo para mantener todo el equipo lo mas limpio posible. Estos filtros los encontramos distribuidos por toda la torre por lo que estaremos seguros de que con un mínimo mantenimiento, tendremos un equipo limpio durante mucho tiempo.

Finalmente la parte de arriba nos ofrece una propuesta que a nosotros nos ha encantado. Primeramente nos encontramos con los puertos USB 3.0, conexiones de micrófono y auriculares y un puerto USB 3.1 type C. Pero lo que realmente te deja impresionado es que han colocado un cargador inálambrico Qi en la parte superior para cargar nuestros dispositivos compatibles mientras estamos jugando, un autentico acierto por parte de Be Quiet!

Conclusiones

Si hay algo que nos queda claro en este chasis es que podemos montar en él cualquier cosa. Su nivel de compatibilidad es increíble, además de que cuenta con una estética sobria y unos materiales de calidad que consiguen ser la nota de distinción con sus competidores, sin olvidarnos de los ventiladores Silent Wings 3 que bajo mi punto de vista, son de lo mejor que podemos encontrar en el mercado. Como todo, la calidad tiene un precio y quizás es algo elevado (más de 220€) si no tenemos en mente dar uso a muchas de sus características como puede ser dar la vuelta a la placa base o el cargador Qi entre otras.  Si no nos importa hacer este desembolso y queremos directamente un chasis de calidad, pocos en el mercado se pueden colocar en su posición. Por eso desde Game It, queremos otorgar al Be Quiet Dark Base Pro 900 rev2 los galardones de Producto Premium y Producto Recomendado. Si queréis haceros este espectacular chasis lo tenéis disponible desde 240€ en Amazon.es.

 

Categorías
Análisis HardwareHardwarePCUnboxingVídeos

Diseñador web y amante de los videojuegos y el hardware en general. Todo empezó con una NES, un perro y un fontanero. Entrar en ese mundo y saber que todo depende de tu habilidad no tiene precio.

    RELACIONADO