Black Shark 2, review del último móvil gaming del mercado

Analizamos el Black Shark 2, el móvil gaming con mejor refrigeración que ha pasado por Game It
Black Shark 2

Tras una breve pausa, volvemos al mundo de la tecnología portátil con un terminal cuyo target es, ni más ni menos, que el propio ámbito gaming: el Black Shark 2. Estamos ante un terminal que, obviamente, se inspira en su predecesor para ir puliendo los pequeños defectos oyendo el feedback de sus compradores para conseguir llegar a un mayor número de usuarios.

El Black Shark 2

Una vez vista la carta de presentación del dispositivo llega el momento de desgranar qué es capaz de ofrecernos este Black Shark 2, y lo hacemos con la tabla de especificaciones técnicas del mismo.

Como veis, la carta de presentación de este Black Shark 2, con un Snapdragon 855, 8/12 Gb de RAM y 128/256 Gb de almacenamiento es, como poco, impresionante. Esto se complementa con una pantalla AMOLED de 6,39 pulgadas, una doble cámara trasera con dos sensores de 12 MP con distintas aperturas para que una de ellas haga la función de telefoco (2X) y la otra normal, una cámara frontal de 20 MP y f/2.0 y una batería de 4000 mah. Todo ello compactado en unas generosas dimensiones de 163 x 75 x 8,77mm.

En lo respectivo al diseño el Black Shark 2 cuenta con un bonito acabado en el que destaca un bisel en verde brillante que hará que disfrutes mirando el terminal jugando con los reflejos de la luz, un botón para activar el modo gaming del mismo y una combinación luminosa de dos bandas luminosas, ubicadas en los laterales del terminal, y un logotipo, en forma de S, en la trasera del mismo. Asimismo encontramos una zona pulida, en color negro, en la trasera del dispositivo que contrasta con el acabado mate general de dicha zona y un frontal totalmente despejado y carente de botones y sensores (el sensor de huella se ubica en la propia pantalla) para ofrecer un acabado más homogéneo y estéticamente atractivo. La iluminación del Black Shark 2 es totalmente configurable, tanto la iluminación del logotipo central como la de las dos bandas laterales, cuya función principal es la de LED de notificación. La combinación de los tres elementos luminosos harán las delicias de los amantes del RGB y, dado que la autonomía del terminal no supone ningún problema, podrán abusar de ambas sin perjuicio para el día a día. En el lateral izquierdo del Black Shark 2 encontramos el botón de desbloqueo y un botón (denominado botón Shark) que activará el modo de juego del terminal. En el lateral derecho encontraremos los botones de volumen y en la zona inferior el conector Type C del Black Shark 2 y la bandeja para la doble SIM del dispositivo.

En lo referente a software, el Black Shark 2 nos llega con Android 9 prácticamente puro y sin apps de propietario, más allá del software gaming del dispositivo y las opciones que nos permiten gestionar la iluminación del terminal por lo que chapó en este sentido. Pasamos a los dos sistemas de desbloqueo que más feedback requieren, el desbloqueo facial y el lector de huellas, queremos elogiar el funcionamiento del primero de ellos siendo el último «solo» correcto. El desbloqueo facial no solo es sumamente rápido y efectivo sino que cuenta con un ángulo tan amplio que, dependiendo de la configuración del terminal, puede ser «demasiado efectivo». Y es que en la configuración de dicho desbloqueo podemos activar un check que permite que el terminal realice la lectura de cara cuando la pantalla se enciende por una notificación, pero también lo realiza cuando la pantalla se activa porque el terminal detecte un movimiento brusco y te «caza» prácticamente desde cualquier posición desbloqueándose la pantalla. Esto se «soluciona» (no llega a ser un problema) destildando este check y disfrutaremos de un desbloqueo facial simplemente brutal. Con respecto al lector de huellas, en esta ocasión la marca ha decidido integrarlo en la pantalla para un mejor aprovechamiento del frontal del terminal. El lector funciona bien, aunque no es ni el más rápido ni el más fiable que hemos probado, por lo que lo dejamos en correcto pero no sorprendente.

En lo referente a tests sintéticos, por algún motivo que desconocemos nos arroja error cada vez que intentamos instalar tanto antutu como geekbench, así que solo os podemos ofrecer 3DMark.

Una pantalla para minimizar el tiempo de respuesta

La pantalla del Black Shark 2 cuenta con un panel AMOLED de 6,39 pulgadas y resolución 1080 x 2340 pixels, con un nivel de brillo bastante alto una densidad de 400 ppp. En lo referente al brillo, destacar que aunque cuenta con unos niveles máximos bastante decentes el ajuste de brillo automático “tira a la baja”, por lo que aunque es totalmente visible incluso en las peores condiciones lumínicas es cierto que, personalmente, lo preferimos un poco más elevado. Obviamente esto no es ninguna pega exagerada, ya que bastará con realizar el ajuste manual, pero esperamos que esto sea algo que se subsane vía actualización.

En el resto de aspectos del panel como puede ser el color o los ángulos de visión, el Black Shark 2 ofrece una experiencia más que satisfactoria aunque echamos en falta una frecuencia de respuesta más elevada para un terminal denominado como “gaming”. Y es que, a pesar de que se ha mejorado la pantalla con respecto a los de la competencia el punto que se ha decidido reforzar es la capacidad táctil del mismo, y de qué manera. El panel táctil del Black Shark 2 es extremadamente rápido y fluido y cuenta con una precisión envidiable, y es algo que se disfruta tanto en videojuegos como en la propia navegación por el menú del dispositivo o de cualquier app. Por otro lado, sí que echamos en falta una frecuencia de respuesta más elevada del panel (qué menos que 90 Hz para un terminal gaming) pero entendemos que había que escoger entre una de las dos opciones (o abarcar las dos y subir el precio del terminal) y han tirado por la sensibilidad y precisión del panel táctil. No vamos a entrar en valoraciones acerca de qué elección habríamos tomado al respecto en este sentido así que os dejamos que vosotros mismos juzguéis.

La pantalla carece de noch debido a que se han dejado dos pequeños marcos en las zonas superior e inferior que dejan espacio para la cámara frontal y un sistema estéreo de altavoces (uno en cada extremo). Este sistema de sonido ofrece un sonido bastante correcto y potente, aunque no exagerado.

Una doble cámara que cumple pero no fascina

Antes de empezar a hablar del apartado de la cámara de este Black Shark 2, queremos incidir en que no deja de ser un terminal con un target muy específico (el gaming) y que por ende este apartado es «secundario» en ese sentido. Una vez dicho esto, y tal y como hemos mencionado anteriormente, el Black Shark 2 cuenta con una doble cámara trasera con sensores de 12 Mp con aperturas f/1.7 y f/2.2 siendo el primero de ellos el que tiene un campo de visión más ámplio y el segundo el encargado del telefoco (2X) y modo retrato. La verdad es que esta última distribución es cuanto menos curiosa, ya que hacen que se encargue del modo retrato la lente con menor apertura y mayor zoom lo que penalizará bastante en condiciones lumínicas adversas y hará que te tengas que alejar bastante de la persona u objeto a fotografiar con el famoso efecto bokeh.

El funcionamiento de las cámaras es bastante notable en condiciones de buena luz, se consigue un bokeh bien definido en la mayoría de las situaciones y no tenemos problema a la hora de enfocar ni con el autofoco en el modo vídeo (en el que podremos llegar a grabar a 4K a 30 fps y 1080p a 30 fps, pero no a 1080 a 60fps). El principal problema es cuando la luz comienza a escasear, ya que el terminal comenzará a sufrir tanto en la calidad de imagen resultante como en el autoenfoque en el modo vídeo. No obstante, y a pesar de que todo esto puede parecer una gran pega, hacemos alusión al target del teléfono y el precio final de éste. Os dejamos una galería de imágenes en la que hemos probado tanto el bokeh como las diferentes lentes en el mismo escenario.

El ámbito gaming, el punto fuerte del Black Shark 2

Llega el momento de meternos en faena con la finalidad de este terminal, y es que es aquí y no en otro sentido donde realmente vamos a aprovechar este dispositivo. Como habéis podido ver en las especificaciones técnicas el Black Shark 2 cuenta con potencia suficiente para correr cualquier juego del PlayStore sin ningún tipo de problema y con un framerate elevado, pero eso no es todo. Para que la experiencia sea lo más satisfactoria posible se han cuidado varios aspectos del terminal de cara a disfrutar al máximo de nuestra partida a nivel software, refrigeración y autonomía.

Y es que de nada sirve tener un terminal móvil muy potente si tenemos que estar todo el día pegados a un enchufe, para evitar esto se ha dotado a este Black Shark 2 de una batería de 4000 mah que ofrece una autonomía brutal. Para ello hemos sometido al Black Shark 2 a un trato aún más brutal que el que solemos aplicar a cualquier terminal móvil que pasa por la redacción, utilizándolo para gestionar varias cuentas de correo electrónico, redes sociales, mensajería, llamadas y varias partidas rápidas de PUBG Mobile (con los gráficos a tope), Pokemon Go y Fortnite. Por si esto fuera poco también le hemos dado bastante caña al Black Shark 2 con las apps de Netflix y YouTube, y aún así hemos conseguido hacerle 7 horas de pantalla al bicho (día y medio de uso), simplemente brutal. Si optamos por un uso más estándar del dispositivo vemos como esta cifra se va a las 8 horas de pantalla, con más de un 20% restante, lo que nos deja margen para superar holgadamente las 9 horas de pantalla

Bueno, ya tenemos un móvil potente y con una autonomía brutal, pero…. ¿No os ha pasado alguna vez que mientras jugáis el terminal se pone tan caliente que resulta hasta molesto (o incluso asusta? Seguro que sí. Por eso se ha mejorado aún más el sistema de refrigeración líquida de su predecesor hasta tal punto que el terminal no llega a pasar de «ligeramente tibio» tras media hora de juego en PUBG mobile, simplemente excepcional.

Por último, pero no menos importante, el accionamiento del botón Shark del dispositivo nos lleva a un dash orientado al gaming que cierra todas las apps para que toda la potencia del terminal se centre en el ámbito gaming, nos muestra todos los juegos instalados y nos permite configurar opciones tan útiles como evitar que nos entren llamadas sin tener que restringir el acceso a la red y, por ende, disfrutar de una partida online. Todo esto se consigue a través de una interfaz muy cómoda e intuitiva.

Conclusiones

El Black Shark 2 es un terminal con muy buenos acabados y materiales, potencia y autonomía a raudales y un sistema de refrigeración excepcional. Es cierto que a nivel fotografía y lector de huella podría mejorar pero también es cierto que la orientación gaming «justifica» las carencias en el apartado fotográfico y el excelente funcionamiento del reconocimiento facial compensa las carencias del lector de huellas. Si nos centramos en el ámbito gaming encontramos todo lo necesario para conseguir una experiencia más que satisfactoria, con potencia más que suficiente para mover cualquier juego, una autonomía abrumadora y un sistema de refrigeración brutal, a lo que hay que sumarle las bondades del Shark mode y sus opciones de configuración. Bien es cierto que esperábamos un panel con una frecuencia de respuesta más alta, de 90 a 120 Hz, que deslumbrara en el ámbito visual pero tampoco nos desagrada la buena respuesta táctil del panel.

Por todo esto, otorgamos los galardones de Producto Premium, Producto Recomendado y Calidad Precio al Black Shark 2

Black Shark 2
Black Shark 2
Categorías
Análisis HardwareAndroidGame ItHardwareTecnologíaUncategorized

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO