Code Vein

Code Vein. Análisis del nuevo Souls anime de Bandai Namco

Rol, acción, vampiros, anime...

Si hay un tipo de juegos que ha conseguido generar expectación en los últimos años es la formula Souls. El equipo de FromSoftware ha desarrollado un subgénero en si mismo. Durante estos años, hemos visto como otras compañías apostaban por propuestas simulares a estas, como The Surge, Nioh o Lords of the Fallen. Tras apoyar a FromSoftware para la distribución de la saga Dark Souls, Bandai Namco decidió dar el paso y trabajar en su propuesta. Estamos hablando de Code Vein, el juego desarrollado por el equipo japones de Shift (responsables de la saga God Eater), que llega para dar su propio estilo a los Souls añadiendo algunas novedades a la formula y un estilo anime tanto al apartado gráfico como a la historia.

La sangre lo invade todo

Code Vein se ambienta en una versión apocalíptica de un futuro cercano. Un extraño fenómeno conocido como las Espinas del Juicio provocó la caída del mundo tal y como conocemos. La humanidad se encuentra en su peor momento. Este desastre ha convertido a muchos en monstruos y para luchar contra ellos se ha creado a los Renacidos, seres que conservan su forma humana con la capacidad de revivir tras la muerte y nuevos poderes. Pero estos poderes no son gratis. A cambio de estos, los Renacidos pierden sus recuerdos y tienen una constante sed de sangre que les obliga saciarla si no quieren convertirse en los monstruos que moran por todo el mundo. En lugar de sangre humana, también pueden satisfacer su sed con perlas de sangre, el fruto de una extraña planta.

Code Vein

La historia del juego nos pone en la piel de una de estas criaturas. Al comienzo, el protagonista se unirá a un grupo que lucha por combatir el duro destino de los Renacidos. El circulo de muerte y renacer que se ve empañado por la frustración y desesperación de tener que buscar continuamente sangre de la que nutrirse. Aunque la trama de Code Vein puede llegar a gustar, en general no está del todo bien desarrollada. Intentando darle un nivel de dramatismo exagerado para un juego de este tipo, el equipo de Bandai Namco ha conseguido caer en muchos de los tópicos de los animes más trágicos. Aunque en estos juegos la narrativa suele estar subordinada totalmente a la acción, en Code Vein se le da una importancia excesiva, con largas cinemáticas y escenas con diálogos.

Una de las peculiaridades en la narrativa de Code Vein viene con los vestigios. A medida que conseguimos unos objetos por los distintos escenarios podremos desbloquear una serie de recuerdos de otros personajes, entre los que se encuentran nuestros compañeros. Así descubriremos más detalles sobre la trama o el pasado de los personajes. Uno de los problemas se encuentra en la forma de contar la historia. Cuando restauramos los vestigios, nos trasladaremos a un mundo onírico en el que descubriremos escenas estáticas con diálogos. En lugar de recorrer estas zonas sin poder realizar ninguna acción, más que avanzar para seguir descubriendo la historia, podrían haber hecho una cinemática y nos ahorrábamos el tener que caminar para nada.

Code Vein

Grandes opciones de combate

A nivel jugable, Code Vein tiene como clara inspiración los Souls. Este juego comparte una gran cantidad de elementos con la saga de FromSoftware. Cuenta con un combate con dos tipos de golpes (débil y fuerte), bloqueo o esquive. Todo ello basado en la stamina. Un combate que será muy familiar para los jugadores de este subgénero, una vez que se acostumbren al pequeño cambio que supone la distinta configuración de botones clásica. Pero en donde ha querido diferenciarse el equipo de Shift es en la progresión del personaje. A medida que matamos enemigos vamos recibiendo neblina que podremos usar para subir de nivel. Pero, en este caso no podremos elegir que estadística aumentar, sino que aumentarán de manera automática.

Donde reside la principal diferencia es en la elección de la clase o códigos de sangre, como se conoce en Code Vein. Estos códigos otorgarán una serie de estadísticas y habilidades diferentes (llamados dones). Pero, a diferencia de lo que suele ocurrir, podremos ir cambiando de código de sangre en cualquier momento entre los que tengamos desbloqueados. Una novedad que aporta variedad y muchas posibilidades de progresión del personaje, ya que nos permite cambiar en cualquier momento el estilo de combate de nuestro personaje. Además, los dones asociados a cada código de sangre podremos aprenderlos de manera permanente y usarlos así en cualquiera momento, sin importar el código utilizado. Por esto, será de ayuda ir rotando entre los disponibles para contar con habilidades que se puedan adaptar a cada tipo de encuentro.

 

Una de las principales pegas del juego es que acaba siendo muy fácil. Lo que buscan los seguidores de este tipo de juegos es el reto. Morir constantemente para aprender las mecánicas de cada enemigo. Y esto, en Code Vein, no lo encuentras. Aunque tendremos que tener una atención permanente a los enemigos, los más veteranos no pasarán demasiadas penurias salvo en contadas ocasiones.

Una de las causas de lo accesible de la propuesta es el compañero con el que compartimos el viaje. Contamos con un variado elenco de personajes entre los que podremos elegir para ayudarnos durante la aventura. Aunque no deja de ser algo opcional, ya que puedes decidir no usar este apoyo, el equipo de Bandai Namco ha elaborado la experiencia para que juguemos acompañados de este compañero. Esto se puede ver en ocasiones donde tendremos que lidiar si o si con múltiples enemigos, o con las habilidades especiales que podremos hacer en compañía de cada compañero. Nuestro ayudante no sería un problema si no fuera, por lo general, de demasiada ayuda. En ocasiones nos encontraremos como un simple espectador mientras nuestro compañero se «ventila» a todos los enemigos, por su excesiva pericia en el combate.

Code Vein

 

La estética anime llega a los Souls

Gráficamente el juego tiene un aspecto bastante original. En un subgénero, como son los Souls, en el que abunda una misma temática, basada en la fantasía medieval, nuevas propuestas como puedan ser Code Vein o la saga The Surge ofrecen un poco de aire fresco. Es en este apartado donde encontramos, junto con la historia, su parecido con el anime o manga. El diseño de personajes y sus animaciones tiene un estilo que recuerda a muchas series oscuras de la animación japonesa. El gran trabajo hecho con los personajes hará las delicias de los seguidores del anime.

A pesar de seguir el mismo estilo posapocaliptico, con monstruos en cada esquina, que nos viene acostumbrando este tipo de juegos, la novedad principal es la ambientación en el presente o futuro cercano. A lo largo de nuestra aventura, además de oscuras cuevas, iremos recorriendo algunos entornos urbanos que podrían ser de la actualidad. En ellos podremos encontrar desde edificios, calles o incluso coches, aunque todo con un aspecto destrozado.

Code Vein

 

A pesar del gran diseño de personajes, los entornos deslucen el trabajo en el aspecto gráfico. Cada zona cuenta con un aspecto demasiado homogéneo, lo que provoca una sensación de recorrer los mismos lugares una y otra vez. Este aspecto puede deberse, principalmente, por la baja calidad de las texturas del escenario. Además, al entrar en algunas zonas, el juego tiene pequeñas ralentizaciones y caídas de frames. Aunque no son muy importantes, dependiendo del momento pueden llegar a causarnos algún problema.

En cuanto al apartado sonoro ofrece un buen nivel. Siguiendo con el estilo de los Souls, durante nuestros recorridos por los distintas zonas la banda sonora no suena, dejando todo el protagonismo a la acción. Será en los momentos de más tensión donde aparezcan algunas melodías que le dan un toque de epicidad al combate. La banda sonora cuenta con una variada selección de temas que van desde orquestadas al estilo más roquero. El juego cuenta con un buen doblaje, tanto en japonés como inglés, aunque el juego llega totalmente localizado a nuestro idioma.

Conclusiones de Code Vein

Bandai Namco se introduce en el subgénero de los Souls con una propuesta muy interesante. La combinación que hace de la jugabilidad de rol y acción y el estilo anime ofrece un soplo de aire fresco entre una marea de juegos que solo buscan imitar el éxito de la saga Dark Souls. Aunque el juego cuenta con una historia que podría ser algo más interesante, alejándose de algunos tópicos del anime, la aventura brilla por su combate. El sistema de combate está bastante bien desarrollado, siendo divertido a la par que completo, y ofrece una gran variedad de posibilidades para llevar a cabo nuestros enfrentamientos. Aunque no es perfecto, ya que no alcanza los estándares de calidad de los títulos de From Software, puede ser una forma estupenda para iniciarse en los Souls.

Política de notas
Code Vein
8
Code Vein
The Good
  • Combate entretenido y bien desarrollado
  • La personalización de personajes ofrece grandes posibilidades
The Bad
  • Algunas caídas de fps en determinadas zonas
  • La historia podía ser algo mejor
  • Muy bueno
    8
Categorías
AnálisisPlayStation 4
Sin comentarios

RELACIONADO