Cómo mejorar nuestra cobertura Wifi sin comprometer la seguridad: construyendo nuestros propios amplificadores de antena caseros

En verano tenemos la suerte de disfrutar de algo más de tiempo libre, podemos descansar un poco más y solemos conectarnos un poco más internet. Ya sea en nuestros...

red wifiEn verano tenemos la suerte de disfrutar de algo más de tiempo libre, podemos descansar un poco más y solemos conectarnos un poco más internet. Ya sea en nuestros hogares o a donde nos dirijamos en vacaciones, es cuando mayor atención le prestamos al rendimiento de nuestras redes Wifi preguntándonos constantemente ¿de qué manera puedo mejorar la cobertura y a la vez salvaguardar en la medida de mis posibilidades la seguridad de mi red wifi?

A menudo nos encontramos con muchos problemas con respecto a la distribución de la Wifi, y es que, aunque sabemos que el router debería estar en el centro de nuestra casa para que de la mejor cobertura en todas las habitaciones, no siempre es posible por la ubicación del enchufe telefónico (RJ 11) o RJ45 si somos de operador de cable como Ono, el cual suele encontrarse con mucha frecuencia en nuestros comedores (los cuales suelen estar cerca de la entrada principal), o en la salita de estar (al otro lado del piso). Para colmo de males, siempre nos encontramos con el sempiterno problema del excesivo gusto por la estética de la señora de la casa y por tanto, tendremos dificultades para cablear como es debido.

A pesar de lo dicho, ¿debemos darnos por vencidos y asumir la cruda realidad que nos ofrece nuestra conexión? ¿O podemos hacer algo para evitarlo que no nos cueste demasiado dinero? A lo largo del presente reportaje desvelaremos dos opciones que por separado o incluso en su conjunto, incrementarán esas dichosas rayas de cobertura que tan de cabeza nos traen a veces.

Pero antes, veamos unos consejos de seguridad.

En primer lugar, debéis cambiar el nombre de usuario y contraseña que muchos routers traen por defecto, combinaciones como user: «admin» password: «1234» o similares se las saben todo el mundo, por lo que es recomendable entrar y cambiarlas para evitar accesos no indeseados que se aprovechen de nuestra wifi.

En segundo lugar, debéis cambiar el SSID (la identificación de nuestro router) y ocultarlo (sólo nosotros lo sabremos y debemos meterlo a mano en cada dispositivo), ya que las compañías no se molestan en ponerles nombres complicados, y optan por Ono_XXXX, Jazztel_XXXX o incluso la marca del router Zyxel_XXXX y similares, los cuales suelen dar pistas a los amantes de las wifis ajenas para entrar en vuestros sistemas.

En tercer lugar, hacer pruebas con los canales Wifi, a veces se consigue mejorar la calidad del servicio si pillamos un canal que esté siendo usado por pocos vecinos.

Finalmente, quien tenga los suficientes conocimientos informáticos debe hacer dos cosas más: la primera de ellas intentar cambiar el servidor DHCP por IP estáticas (esto supone introducir en cada dispositivo una ip estática, la puerta de enlace, la máscara y las DNS) pero en caso de que no sepáis, al menos,  cambiar el rango de ips. Por ejemplo, si las compañías no se marean en cambiar el SSID del router o la contraseña del mismo (pasos 2 y 1 respectivamente), tampoco lo hacen con los rangos de IP y así, suelen asignar al router la IP: 192.168.0.1 o la 192.168.1.1 o incluso la 192.168.1.254, es decir, son direcciones muy conocidas, por lo que, si al router le ponéis una rara, del tipo 192.168.XXX.XXX por ejemplo, 192.168.111.24 estáis dificultando a los intrusos poder entrar en vuestro sistema. Otro aspecto todavía más avanzado es que recopiléis las MAC de cada uno de vuestros dispositivos (es un identificador único de cada aparato como por ejemplo: ff:dd:ee:0a:4c:89) y habilitáis el filtrado MAC creando una lista blanca de los dispositivos que sólo podrán conectarse a la wifi.

Sabemos que todo esto para un usuario no experto resulta el colmo de complicado pero nada más lejos de la realidad, cuando se le pilla el tranquillo es muy fácil y conseguiremos algo de seguridad extra en nuestra red. No obstante, huelga decir que con los conocimientos adecuados, todo lo mencionado puede «crackearse», pero ya no lo hará cualquier usuario con lo cual, nos quitaremos de un plumazo a los «piratillas de poca monta».

Y ahora bueno, tras estos breves consejos vayamos al meollo del asunto y aumentemos la calidad de nuestra Wifi.

Método 1: Construir unos amplificadores de antena para nuestra Wifi.

Se requiere un folio, impresora con tinta, unas tijeras, fiso, y un trozo de papel de aluminio.

Antenas amplificadoras GameIt

Plano para construir dos amplificadores de antena.

Os dejamos el plano (insertarlo en una hoja de word para que ocupe todo el folio), y un par de imágenes una vez construido. Como se puede apreciar, se forra parcialmente de papel de aluminio el rectángulo (el cual ya se abombará hasta obtener la forma deseada, con la pieza con forma de engranaje), se realizan los agujeros correspondientes (siguiendo las rayas marcadas) y después, con algo de paciencia y pulso, se van metiendo las 6 pestañas de la pieza con forma de engranaje (recomendamos empezar por las dos del centro, pegarlas y aseguradas bien con fiso, y luego realizar la de los extremos que le darán la curvatura necesaria al amplificador). Recordad que en el engranaje con mucho cuidado, debéis cortar por las rayas, la cruz que hay y sin pasarse, para que luego no se quede holgado en la antena.

Ventaja: Se adapta a cualquier bolsillo (todo el proceso de fabricación incluyendo todos los materiales y la energía necesaria es inferior a 0.5€).

Desventaja: Se necesita mucha paciencia para construirlo y maña pero si disponéis de estas cualidades, en 5 minutos tenéis un amplificador de antena, así que en 10 tenéis los dos.

Método 2: Utilizar un Punto de acceso.

Vista frontal del TL-WA801ND con las antenas amplificadoras

Aquí tenemos nuestro TL-WA801ND equipado con los amplificadores de antena que hemos construido.

Podemos desconectar la wifi de nuestro router si no tiene mucha potencia o mejor todavía, utilizarla para que otro punto de acceso (en nuestro caso recomendamos el TP-Link TL-WA801ND que es el que hemos utilizado y adquirido en Wipoid, ahora explicaremos por qué, aunque también probamos en otro sitio el TP-Link TL-WA830RE que es incluso más fácil de configurar para un usuario que no sabe todavía mucha informática).

Nosotros optamos por el desconectar la wifi del router y enganchar por cable el punto de acceso. Lo hicimos así, porque sin el wifi el router principal trabaja mejor y además, colocamos las antenas amplificadoras en el punto de acceso que os hemos mostrado en el paso 1 con lo cual, ganamos muchísima potencia en comparación con el router suministrado por nuestra compañía de internet, el cual el pobre, no es capaz de atravesar los gruesos muros del sitio donde está ubicado ni la maraña de cableado eléctrico de la casa, cosa que el TL-WA801ND sí puede aunque lógicamente, va perdiendo potencia conforme nos alejamos de él y de ahí, que necesitemos los amplificadores que hemos construido).

Vista superior del TL-WA801ND con las antenas amplificadoras

Y ahora la vista aérea del TL-WA801ND. Fijaos cómo se puede se le puede dar curvatura a algo que en principio es plano con algo de ingenio.

Somos conscientes no obstante, que es mucho más fácil replicar la señal wifi de nuestro router utilizando los mismos parámetros de seguridad ya configurados previamente y que para ello, es más manejable el WA830RE que el WA801ND de la foto, pero nosotros tenemos los conocimientos suficientes para hacer configuraciones avanzadas en el WA830RE que no permite el WA830RE. Además, disponemos de un conector PoE que nos permite suministrar corriente eléctrica al punto de acceso mediante cable de red hasta una distancia máxima de 30 metros, es decir, podemos separar por cable el punto de acceso WA801ND del router por cable, hasta 30 metros sin perder calidad, y luego el punto de acceso aumentará el radio de alcance de nuestra red wifi. Este accesorio PoE no está incluido en el modelo WA830RE al estar destinado a usuarios con conocimientos de informática más básicos.

Ventaja: Un punto de acceso fiable y a bajo precio (el modelo WA801ND cuesta 28.5€ en Wipoid.com, un precio más que competitivo).

Desventaja: Si no tienes muchos conocimientos de informática, es preferible el modelo WA830RE que tiene un botón de sincronización con la wifi de tu router principal, lo que lo hace más fácil de configurar.

Esperamos que todos estos consejos que os damos en GameIt,  os sirvan para crear la red wifi de nuestros sueños. Al menos os invitamos a probar el método el 1, ya veréis como ganáis cobertura.

Categorías
ArtículosGame ItHardwarePC

Hubo un tiempo en que los antiguos soldados de la vieja escuela vagábamos sin rumbo entre los diferentes campos de batalla con el único objetivo de sobrevivir un día más, conscientes, que el único factor que separaba a camaradas de enemigos, era una mera cuestión de suerte. Así, nos curtimos en miles de batallas y en todas ellas aprendíamos algo nuevo incluso, cuando mirábamos las caras de terror que algunos cadáveres, postrados de cualquier manera, nos indicaban todo lo que habían perdido y lo que les hubiera gustado haber hecho si hubieran sobrevivido. Yo también soy uno de esos soldados, en particular el de un ejército que otrora fue uno de las más grandes, poderosos y por qué no decirlo, temible de la industria del videojuego. Sí, fui y sigo siendo un soldado del ejército imperial de SEGA, de hecho, todavía guardo con mucho orgullo, el informe azul y las condecoraciones. Todavía tengo grabada a fuego en mi memoria, todas y cada una de las barbaries que he visto o incluso he llegado a protagonizar en todas esas cruentas batallas, pero no tenía elección, sabía que cada soldado que cayese dejaba atrás a una familia pero también sabía que era absolutamente necesario para seguir con vida, de hecho, este mundillo es en realidad una encarnizada, constante y sangrienta guerra. Pero estoy aquí, y puedo contarlo, nadie puede reprocharme nada, soy un sobreviviente y por supuesto, pienso seguir dando guerra por mucho tiempo, al fin y al cabo, aunque los camaradas y los enemigos cambien, hay algo que nunca cambiará, y ese algo son los colores de la tierra que me vio nacer, ese azul intenso lleno de loopings que me lo ha dado todo y al que obviamente, se lo debo todo. Así que, seguiré jurando a mi gloriosa bandera AZUL mientras me quede un hálito de vida, seguiré luchando en otros mil campos de batalla más si hace falta y sobre todo, seguiré luciendo ese brillante uniforme azul que me lo ha dado todo y del que me siento muy orgulloso hasta el fin de mis días. Lo único que lamentaré si algún día, en alguno de esos campos de muerte dejo este mundo, será teñir mi amado uniforme azul de rojo.

RELACIONADO