Daemon X Machina. Análisis Nintendo Switch

Uno más dentro del género

Daemon X Machina es un shooter de mechas en tercera persona creado en exclusiva para Nintendo Switch por parte del equipo de Marvelous First Studio. En este título encarnaremos a un mercenario cuyo objetivo es salvar la tierra de los Inmortals, siendo estos inteligencias artificiales que amenazan la supervivencia de la humanidad. Los disparos, las explosiones y el frenetismo marcarán el acelerado ritmo de este título.

Una historia interesante pero mal contada

Todo comienza cuando la luna colisiona y deja caer sus fragmentos sobre la tierra, causando una explosión que deja el mundo prácticamente destruido en su totalidad. En este momento surgen los anteriormente mencionados Inmortals y la organización Orbital, encargada de proteger a la humanidad de dicha amenaza. La historia se centra principalmente en cómo los mercenarios de dicha organización completan misiones encargadas por las compañías militares a cambio de recompensas armamentísticas, aportando en cada misión un granito de arena a una trama que se centra principalmente en la interacción de las diferentes facciones, teniendo momentos dramáticos, giros de guion inesperados y más cuestiones rebuscadas.

Sin embargo, aunque todo parece muy atractivo de buenas a primeras, lo cierto es que es una historia que se hace tremendamente aburrida y causa un total desinterés en el jugador, ya que avanza muy lentamente y tiene muchos momentos irrelevantes que nos sacan completamente de la trama. Además, los personajes no ayudan a sentirnos parte de lo que ocurre en el juego, da la sensación de que el protagonista no pinta nada en la trama, y los demás personajes no es que tengan un gran carisma que haga que nos enamoremos de ellos. De manera adicional, la interacción con los demás mercenarios es demasiado caótica, ya que una buena parte de las conversaciones ocurren mientras estamos en plena misión, y dado que si apartas la mirada de tu robot medio segundo te pueden aniquilar en un momento, se hace bastante incómodo estar atento a ambas cosas simultáneamente.

Todos estos aspectos hacen de esta trama algo repetitivo, tedioso y que aunque en un principio puede parecer atractiva, su manera de contarla la arruina completamente.

Disparos y explosiones por doquier

La acción se centra principalmente en esquivar disparos mientras aniquilamos a los enemigos utilizando espadas y armas de fuego. Para ello, disponemos de un arma en cada brazo y otra en los hombros, cada una con su barra de energía y munición. Por otro lado, podremos hacer uso de algunos recursos del mapa, como lanzar coches o derrumbar edificios, que harán un daño significativo a los enemigos. Finalmente, cuando nuestro mecha ya no pueda dar más de sí y explote, nuestro personaje humano saldrá del robot y luchará con un dron que tendrá habilidades propias, aunque todo se resume en disparar y lanzar granadas.

Cabe destacar que el control del mecha es muy fluido, lo que hace que maniobrar con él sea una experiencia realmente satisfactoria a nivel jugable. Además, acertar a los objetivos es una tarea sencilla y las batallas son muy frenéticas, algo que sin duda se agradece en un juego centrado en la acción. No obstante, las misiones son muy repetitivas y el objetivo de ellas es prácticamente siempre el mismo, lo que hace que perdamos el entusiasmo al jugar mucho tiempo seguido. Igualmente, la dificultad está bien medida y encontraremos enemigos finales realmente poderosos que nos harán sudar en más de una ocasión, además de existir un modo multijugador que nos aportará nuevas misiones y jefes, haciendo que el título sea muy rejugable.

Multitud de opciones de personalización

En Daemon X Machina contaremos con un armamento militar muy extenso, pudiendo elegir desde pistolas y francotiradores hasta espadas gigantes y lanzacohetes, pasando por muchos otros tipos de armas que iremos desbloqueando según avancemos en la historia. Además, podremos conseguir también otros mechas y piezas de armadura que mejorarán nuestras estadísticas y nos darán diferentes bonificaciones. Por otro lado, también podremos personalizar los rasgos de nuestro protagonista, aunque solo lo veremos en la base y cuando destruyan nuestro robot en el campo de batalla.

En este apartado no se le puede achacar nada negativo al título, incluso me atrevería a decir que es el aspecto más destacable del mismo. Además, al ser tan personalizable y ofrecer tanta variedad de armaduras y armas, aporta mucha diversidad a la jugabilidad, y hace que el título sea algo menos monótono a nivel jugable.

Banda sonora y apartado gráfico

En cuanto a los temas que nos acompañan durante las batallas, la mayoría de ellos tienen un ritmo rápido que va muy acorde con lo que ocurre en pantalla, además de tener una calidad notable que resalta especialmente en los momentos clave. Por otro lado, los efectos de sonido son muy realistas y no molestan en ningún momento, algo que en este juego en concreto es muy relevante, puesto que escucharemos disparos y explosiones en todo momento, por lo que es de agradecer que ese sonido sea de calidad. De manera adicional, creemos que se ha realizado un buen doblaje tanto en la parte de las voces en inglés como en los textos, al menos en español, que son los que hemos utilizado nosotros.

Respecto al apartado gráfico, estamos ante un título bastante ambicioso puesto que, aunque no llega al nivel en el que pueden estar los mejores juegos de Switch gráficamente, mantiene un alto nivel de calidad y detalle tanto en los robots como en los escenarios, algo que sin duda aporta mucha riqueza al título y hace sentir todo más vivo y dinámico. A pesar de ello, e incluso después de haberse mejorado tras la demo, en modo portátil todo es bastante peor. Nos encontramos con caídas de frames más habituales, robots menos detallados y en general una experiencia de juego bastante más frustrante, por lo que recomendamos encarecidamente jugarlo en vuestra televisión.

Conclusiones

Daemon X Machina nos ofrece frenetismo con un sistema de combate muy bien cuidado, todo ello acompañado por un apartado artístico y sonoro notable. No obstante, el ritmo del título lo hace bastante aburrido y repetitivo, sacándonos constantemente de una historia que por lo general es bastante interesante. Todo ello lo convierte en un juego más dentro del género, sin destacar en nada en especial, por lo que seguro que los amantes de los mecha lo sabrán disfrutar como es debido. Sin embargo, no estamos seguros de que pueda ser una experiencia tan satisfactoria para jugadores no familiarizados con este tipo de títulos.

Política notas Game It

Daemon X Machina
6
Daemon X Machina
The Good
  • Buena jugabilidad y manejo del mecha
  • Muchas opciones de personalización
  • Banda sonora acorde a la acción
  • Gráficamente muy a la altura
The Bad
  • Avance excesivamente lento de la trama
  • Misiones muy repetitivas
  • Frame rate irregular, sobre todo en modo portátil
  • Personajes poco carismáticos
  • Interesante
    6
Categorías
AnálisisNintendoNintendo Switch

RELACIONADO