Dark Souls Remastered. Análisis PS4

Volvemos a Lordran
Dark Souls Remastered

La saga Souls ha conseguido en los últimos años alcanzar una legión de seguidores. Pese a su nacimiento como título de nicho de mercado, FromSoftware consiguió abrirse camino gracias a una propuesta totalmente original en su época. Mientras las compañías buscaban facilitar sus juegos para atraer al gran público, el estudio japonés con Hidetaka Miyazaki a la cabeza llevó a cabo una idea basada en la elevada dificultad y en provocar al jugador una mezcla de angustia y exasperación. Lejos de evitarlo, miles de seguidores se engancharon a una propuesta que nos llevaba a morir una y otra vez, buscando la recompensa de un trabajo duro. Tras una primera prueba con la llegada de Demon’s Souls para PS3, la popularización de esta saga de rol y acción llegó con el primer Dark Souls. Ahora, tras siete años desde su lanzamiento original, FromSoftware y Bandai Namco nos traen Dark Souls Remastered, que nos permite volver a revivir la experiencia con gráficos renovados. A continuación os dejamos su análisis donde nos centraremos en las novedades que se incluyen en esta nueva versión.

Revivir el comienzo

En Dark Souls Remastered podremos volver a Lordran, la tierra maldita donde se desarrolla esta aventura. En esta nueva versión, el argumento y los escenarios se mantienen exactamente igual, salvo alguna hoguera incluida en ciertos lugares. Aquellos que todavía se acuerden o hayan revisitado el juego hace poco sabrán los lugares donde se encuentran los botines ocultos o los enemigos que aparecen en nuestro camino.

A nivel jugable, es una propuesta de las que nos vienen ofreciendo la gente de FromSoftware en los últimos años. Un juego de rol y acción basado en recorrer distintos lugares mientras luchamos con una buena cantidad de enemigos, de los cuales hasta el más débil nos puede jugar una mala pasada.

Dark Souls Remastered

El combate en Dark Souls Remastered se mantiene igual, algo que puede gustar o no dependiendo de cada persona. Al igual que en el original, volvemos a contar con un personaje cuyos movimientos son toscos y torpes, penalizando mucho más los errores. Si bien, los seguidores de la franquicia estarán contentos con esta decisión, al mantener la jugabilidad original, los nuevos jugadores podrán verse un poco desesperados por ella, sobre todo si lo jugamos tras haber pasado Dark Souls 3, que tiene un control mucho más ágil y refinado.

A nivel jugable, como ya habíamos dicho, esta remasterización no ha sufrido grandes cambios. La principal novedad viene en su apartado multijugador, donde se ha ampliado hasta seis el numero de jugadores los que pueden participar a la vez. Estos serán hasta cuatro jugadores que podrán aliarse para acabar con los enemigos, a lo que hay que sumar dos posibles invasores que quieran acabar con nosotros. Este aumento no deja de ser un contenido opcional, ya que para poder sumar los seis jugadores tendremos que realizar la compra de un objeto llamado Dedo Reseco, disponible por la módica cantidad de 2000 almas, si no se limitará a los cuatro jugadores que estaban disponibles en el original. Donde mayor cambio se ve en el aumento de jugadores es en la Arena de Oolacile, ya que ahora las batallas entre jugadores ahora se pueden disputar en equipos de tres.

Dark Souls Remastered

Hay que destacar el gran rendimiento de este modo multijugador. Gracias a la implementación de servidores dedicados, las partidas cuentan con una gran estabilidad y no sufren de excesivos fallos ni ralentizaciones. En este apartado, esta mejora es un gran paso con el juego original, cuya infraestructura online dejaba bastante que desear. También se ha incluido una de las mejoras que se pudieron disfrutar en Dark Souls III, el emparejamiento con contraseña. Gracias a esto, la búsqueda de amigos será mucho más fácil, a diferencia del original donde en algunas ocasiones era una odisea.

Lordran a 1080p y 60 fps

Como buena remasterización, el apartado técnico es donde se ven las principales novedades. A nivel visual, en Dark Souls Remastered encontramos una resolución de 1080p (las versiones de PS4 Pro, Xbox One X y PC llegan a los 4K), lo que ofrece un aumento considerable de los 720p con los que contaban las versiones de PS3 y Xbox 360. Además de esto, también podemos ver una buena serie de mejoras entre las que se incluyen nuevos efectos de iluminación o texturas renovadas. Esto nos permite volver a disfrutar de un gran apartado artístico, que ya maravilló en su día con una pequeña renovación.

A pesar de todas estas mejoras, el título ya tiene unos años y se nota. Algunos de los escenarios, aunque se ven claramente mejor que el original, no están a la altura de una obra de esta época. Quizás, una obra de la importancia de esta se prestaba más a un remake, dejando a un lado las limitaciones técnicas que pueden tener al tratarse de una remasterización únicamente.

Entre las novedades más destacables en el aspecto gráfico, destaca sobre todo el framerate. En el original, el rendimiento era su principal fallo, dejándonos muchas veces vendido ante los enemigos por las excesivas ralentizaciones que sufría en algunas zonas. Dark Souls Remastered está a gran nivel en este aspecto, llegando a conseguir un tasa de 60 fps bastante estables.

Dark Souls Remastered

En el apartado sonoro, el título no cuenta con demasiados cambios. Podemos disfrutar de nuevo de los temas de la gran banda sonora original. Siguiendo el estilo de la franquicia, la música busca apoyar la ambientación y, dando lugar a la épica, cobrando importancia en los encuentros contra jefes y otros momentos de tensión. También mantiene los decentes efectos de sonido y un buen doblaje en inglés del original. El título llega totalmente traducido al español, tanto en textos como en subtitulos.

Conclusión de Dark Souls Remastered

Con esta nueva versión podemos volver a Lordran en la mejor versión de esta primera entrega de la saga. A pesar de que podía haber estado algo mejor trabajada, la posibilidad de volver a disfrutar de uno de los juegos que marcaron una época es todo un lujo. Decenas de horas de juego, todo el contenido que maravilló en su día por su endiablada dificultad o un gran apartado artístico hacen de este un título muy recomendable, tanto para aquellos que quieran volver a vivir de nuevo la experiencia como los nuevos jugadores interesados por la propuesta.

Política de notas
Dark Souls Remastered
8
Dark Souls Remastered
The Good
  • La posibilidad de volver a disfrutar un juego de este tipo
  • La misma experiencia que el original...
  • ... pero con un apartado técnico renovado
The Bad
  • Una remasterización que podía haber estado algo más trabajada
  • Muy Bueno
    8
Categorías
AnálisisPlayStation 4Vídeos

RELACIONADO