Darksiders Warmastered Edition. Análisis Nintendo Switch

Guerra busca su venganza por el mundo

Hoy en Game IT volvemos con nuestra querida Nintendo Switch, que en esta ocasión tiene el privilegio de recibir Darksiders: Warmastered Edition, el juego de los chicos de Vigil Games y THQ Nordic. Esta edición, que ya desembarcó hace tiempo en PS4, Xbox One, PC y WII U, incluye reedita el primero título de la saga protagonizado por el jinete Guerra.

Darksiders fue sin duda, uno de esos títulos laureados por jugadores y crítica, pero que, a pesar de su calidad, no llegó a encumbrarse como un referente en el mundillo. Sin embargo, está fuera de toda duda que es un juego magnífico que va a poblar de forma sobresaliente el catálogo de la híbrida de Nintendo.

El apocalipsis de Guerra

A pesar de que estamos ante un juego de hace unos cuantos años, esta edición está fundamentalmente orientada a aquellos que no lo hayan jugado, por lo que nos vamos a ahorrar spoilers ni desvelo de trama de ningún tipo, para que aquél que lo disfrute vaya lo más virgen posible.

Darksiders nos pone en la piel de Guerra, uno de los cuatro jinetes del apocalipsis, quien, debido a la traición de El Destructor, se ve forzado a acabar con él. Sin embargo, nos hemos visto desposeídos de nuestros poderes, por lo que a lo largo de nuestra historia tendremos que luchar por irlos recuperando.

A partir de aquí viviremos el camino del antihéroe, un personaje que se enfrenta por igual a ángeles y demonios, y cuyo único fin es la búsqueda de su venganza personal. Todo esto se narra de forma magnífica, en una de las historias mejor contadas que en su día vimos en PS3, y que aún hoy en día funciona perfectamente en Nintendo Switch.

The Legend of Hack’N Slash

Es el momento ahora de hablar de uno de los puntos que hacen tan bueno este Darksiders: su jugabilidad. Sin embargo, e irónicamente, esto fue uno de los lastres iniciales del título, y es que en su día THQ lanzó una demo de prueba de su primera hora, las más tediosa del título con diferencia, algo que dejó mal sabor de boca a muchos potenciales compradores.

Sin embargo, quien supo darle una oportunidad se encontró con una de los juegos más divertidos de su generación. Una propuesta que combinaba mecánicas y estructuras de hack’N slash como God of War, pero que bebe muchísimo de los juegos 3D de la saga The Legend of Zelda.

Con una estructura que combina escenarios semilineales con mazmorras enrevesadas, por momentos nos sentimos como si Guerra fuera Link y tuviéramos que salvar Hyrule. En cada una de estas mazmorras iremos acabando nuestros enemigos y sus respectivos bosses, mientras vamos recuperando poderes y conseguimos almas que le llevaremos al demonio Vulgrim, quien a cambio de estas nos dará mejoras y nuevos combos.

La variedad y la extensión del mundo no es algo ni mucho menos destacable, como decimos, estamos ante un juego con un desarrollo bastante lineal en su parte “abierta” (las mazmorras ya funcionan de otra manera), pero aun así resulta muy placentero recorrerlo a lomos de nuestro caballo Ruina, y empaparnos de la historia y sus personajes.
Por último, decir que, si nos queremos dar prisa e ir al grano, el título nos mantendrá enganchados al menos unas 15 o 20 horitas, una duración más que decente que crecerá bastante si nos gusta explorar y descubrir los distintos artefactos y secretos varios repartidos por el mapa.

Guerra portátil

Si algo hace especial a nuestra Nintendo Switch es su portabilidad, y es que por más que nos vendan dos consolas en uno, sus principales pilares son sus exclusivos y el poder jugarlos donde quieras. Por eso, en un caso como este, en el que el título ya salió hace años en PS4, Xbox One, PC e incluso Wii U su principal, y básicamente único atractivo, es disfrutarlo en nuestras manos y llevárnoslo en el tren, al parque o mientras nos desahogamos en el cuarto de baño.

Pues bien, los chicos de Vigil Games y THQ son totalmente conscientes de esto, y por ello se han molestado en traer una adaptación tan buena a la híbrida de Nintendo, la cual carece de problemas de rendimiento, tanto en modo sobremesa como en modo portátil.El apartado gráfico es realmente bueno, una remasterización visual digna de lo que podíamos esperar de un juego tan magnífico como este.

Debemos de hacer especial mención a que el título nos permite elegir entre mayor resolución o mayor rendimiento, con un modo de alta calidad que usa una resolución nativa de 720p / 1080p y corre a entre 25 y 30 frames por segundo, o un modo de alto rendimiento con una resolución algo menor, pero que corre a entre 50 y 60 frames por segundo. Sin duda un detalle maestro y que solo habla maravillas de su trabajo.

Por último, comentar que la BSO está a un nivel notable, al fin y al cabo, manteniendo el listón del resto del juego. Además, como en el original, contamos con textos y voces en español, con un doblaje magnífico y una localización excelente.

Conclusiones Darksiders Warmastered Edition

Cuando llegan juegos de este calibre siempre nos provocan una especie de sensaciones encontradas a la hora de recomendar o no su compra. Estamos hablando de un juego divertido, bien hecho, un juego sobresaliente en casi todos sus aspectos.

Sin embargo, este mismo juego ha salido hace años en otras plataformas, por lo que es complicado pensar en gente que no lo haya jugado en su momento si ha tenido interés. Entonces estamos en un punto en el que solo podemos aconsejar que lo compres si no lo has podido disfrutar en su día, y sobre todo gozar ese plus que te ofrece Nintendo Switch de llevarlo allá donde vayas.

Política de Notas
Darksiders Warmaster Edition
9
Darksiders Warmaster Edition
The Good
  • Su historia
  • La jugabilidad y la estructura
  • El doblaje
  • La optimización para el modo portátil
The Bad
  • Un juego que ya lleva años en el mercado
  • Impresionante
    9
Categorías
AnálisisNintendo SwitchVídeos

RELACIONADO