Debris Infinity

Debris Infinity. Marcianos españoles en Xbox One

Lo más clásico vuelve en 2019

Desde que Asteroids se lanzase de la mano de Atari allá por el año 1979, las naves espaciales han estado muy presentes en la industria del videojuego desde sus albores hasta la actualidad. No se parecen en nada las actuales reinterpretaciones del género con los vectores que presentaba Asteroids, pero el espíritu sigue siendo el mismo. Un claro ejemplo es Debris Infinity, un proyecto español que tras su estreno en PC y Nintendo Switch llega ahora a Xbox One.

Millones de puntos

Seguro que la inmensa mayoría de los que leéis estas líneas habéis jugado a algún shoot’em up o a algún arcade clásico como Pac-Man. En estos títulos no hay un objetivo final, no hay una princesa a la que salvar, el único desafío es conseguir el mayor número posible de puntos y Debris Infinity no es diferente.

La premisa es muy sencilla, estamos a los mandos de una nave, con el stick izquierdo manejamos su movimiento y con el stick derecho la dirección en la que disparamos.  En primer lugar, tendremos que acabar con meteoritos que rebotan en los límites del mapa, lo que los hace bastante predecibles, después aparecerán meteoritos más grandes que se dividirán cuando les disparamos, a estos se le suman unos enemigos que nos persiguen, hileras de estrellas que nos dejan sin espacio por donde escapara o enemigos que atacan en círculos entre muchos otros. Para combatir todo esto, además del disparo clásico, contamos con un contador de energía que nos mientras se mantenga lleno nos permitirá ralentizar el tiempo para salir de apuros o acabar de un solo golpe con todos los enemigos en pantalla.

Debris Infinty

Esto es básicamente todo lo que sucede en el juego, el resto de diferencias dependen del modo de juego que elijamos. No son demasiadas las opciones que nos ofrece Debris Infinity, pero todas son bastante adictivas. En primer lugar, está el modo clásico, en el que cada vez es mayor el número de enemigos en pantalla y más peligrosos. Por otra parte, está el modo Time Attack en el que tenemos que lograr el mayor número de puntos posibles en tres minutos sin olvidar que cada vez que recibamos daños perderemos puntos. Por último, el modo oleadas en el que tendremos un tiempo limitado para acabar con cada una de las oleadas y el tiempo restante se sumará para la siguiente.

Aunque como decimos, parte del encanto de estos juegos es el retarnos a superar nuestra mejor puntuación, echamos en falta en Debris Infinity quizá algún otro modo de juego que aporte más variedad alargando así la vida del título. Otro de los alicientes es la opción de jugar todos estos modos en modo cooperativo.

Debris Infinity

¿Dónde están los patrones?

La gran mayoría de los juegos arcade funcionan en base a un patrón. Cualquier jugador que le haya echado las suficientes horas a Pac-Man sabe cúal será el comportamiento de los fantasmas en cada momento, el ritmo de aproximación de los marcianos en Space Invaders o el ángulo de rebote de la pelota de Arkanoid. Esto hace que sea posible perfeccionar la partida para alcanzar las mejores puntuaciones. Pues bien, con tan solo jugar una par de partidas a Debris Infinity ya podemos observar que hay aspectos que no son controlables y que nos pueden costar el recibir varios golpes. Por ejemplo, cuando rompemos un meteorito grande las partes en las que se divide no salen disparadas en una dirección que podamos prever, por lo que en caso de estar carca no tenemos manera de saber si nos van a impactar o no. Puede parecer algo estúpido, pero cuando buscas lograr la mejor puntuación después de 45 partidas seguidas cualquier cosa que nos puedas controlar es susceptible de provocar que el mando terminé chocando contra la pared a altas velocidades.

Lo cierto es que, aunque a nivel jugable hemos encontrado algunas cosas mejorables que podrían llevar a Debris Infinity a un nuevo nivel, en el apartado técnico el juego cumple sin problemas gracias a un aspecto visual muy llamativo con una resolución 4K en Xbox One X,  repleto de colores y partículas volando por la pantalla y una música frenética que nos ayuda a mantenernos centrados en lo que pasa alrededor de nuestra nave.

Debris Infinity. Conclusiones de un matamarcianos sin más

Si hacemos un repaso de lo que ofrece Debris Infinity nos damos cuenta de que es cierto que luce bien y es bastante divertido, pero no nos trae nada nuevo. Esquivar y golpear es su mayor premisa y lo hace de una manera correcta, pero igual que ya lo han hecho otro puñado de juegos antes.

Sin duda el reto de mejorar nuestra puntuación puede mantenernos enganchados un buen puñado de horas, pero poco más encontramos que sea meritorio de destacar en la obra de SVC Games.

Política de notas

Debris Infinity
6.5
Debris Infinity
The Good
  • Visualmente llamativo
  • Modo cooperativo
  • Sencillo y adictivo
The Bad
  • Escasa variedad de modos
  • No innova en nada
  • Interesante
    6.5
Categorías
AnálisisVídeosXbox One

RELACIONADO