dirt 2.0 game it

DiRT Rally 2.0. Análisis Xbox One

Probamos el simulador de conducción más guarro que hay.

Si por algo destacan los amantes del motor es porque cada día tienen más y más opciones entre los que escoger a la hora de disfrutar de videojuegos que recreen sus aficiones favoritas. Con Codemasters hay un gran filón y es que llevan muchos años en esto del motor. DiRT Rally 2.0 continúa el legado de DiRT Rally y nos trae un título que podría decirse un híbrido entre esta primera etapa y DiRT 4, uno de los últimos juegos de la franquicia.

El modo historia y nuestro propio equipo

Debemos reconocer que la historia que podemos vivir en los títulos deportivos no es realmente apasionante, bueno es que ni se puede catalogar como historia, pero es posible que estemos ante uno de los puntos más flojos que nos ofrece DiRT Rally 2.0. A favor contamos con una total libertad y es que si queremos jugar una prueba de cualquier raly disponible, con nuestro coche favorito, podemos hacerlo al instante, sin tener que esperar a desbloquearlo ni nada. Nosotros escogemos cómo, cuándo y dónde.

Sin embargo para los que estamos más acostumbrados a labrarlos una carrera y un nombre en esto de los juegos deportivos, quizás se nos vaya a quedar un poco corto este modo. Sí, podremos construir nuestro propio equipo e ir ganando créditos los cuales utilizaremos para comprar nuevos coches, participar en campeonatos e ir mejorando los vehículos, pero tampoco es que vayamos a conseguir nada más ni que el juego nos motive para ello.

dirt 2.0 game it

Tendremos a nuestra disposición desafíos temporales, los cuales se formarán semanalmente y de forma aleatoria, pudiendo ser contra la IA del juego o contra otros jugadores online, pero ahí se acabará toda la experiencia.

El realismo y la búsqueda de la perfección

En cierto sentido el nombre con el que Codemasters ha decidido bautizar esta nueva entrada en la franquicia se asemeja bastante a la realidad y es que por momentos parece más una gigantesca actualización del primer DiRT Rally que una nueva entrega en sí. Es cierto que en materia de jugabilidad hemos visto mejoras bastante interesantes, dando mayor peso a las estadísticas del coche como su manejabilidad o, literalmente, su peso, antes un poco ignorado, lo que nos otorgará mayor o menor facilidad para hacernos con el coche, pero tampoco es que se haya avanzado mucho en los conceptos.

DiRT Rally 2.0 nos permitirá configurar bastantes cosas del coche, como son los tipos de neumáticos lo que tendrá sus riesgos, como por ejemplo las ruedas blandas que nos dará mayor agarre y velocidad, pero aumentará las posibilidades de que suframos un pinchazo en el peor momento. Las físicas han sido un poco más cuidadas que en su anterior entrega, donde era bastante realista dentro del trazado pero una vez que nos salíamos del camino nos mostraba sus vergüenzas. En este sentido estamos ante un juego tremendamente exigente y es que, para los más novatos, puede llegar a ser muy frustrante estar realizando una prueba a la perfección y por un pequeño despiste al final irse todo por la cuneta. Sin embargo esto son los rallyes, si queremos tener algo parecido a la realidad no podemos pedirle que sea clemente.

En cuanto a la manejabilidad del juego también se han realizado distintas mejoras si jugamos con volante o con mando, especialmente con este último. Con el volante notaremos sin lugar a duda el terreno que estamos pisando y, cuanto mejor y más potente sea nuestro coche, más nos costará girar y mantenernos en el trazado, dando una sensación realista. Sin embargo si queremos jugar con el mando tampoco tendremos problema y es que será bastante satisfactorio, algo muy interesante para los que no quieren o no tienen el presupuesto necesario.

Para intentar abarcar lo más posible tenemos ante nosotros dos tipos de juego principales: ralies o rallycross. El primer es de sobras por todos conocidos y nos trae hasta seis campeonatos repartidos entre Argentina, Nueva Zelanda, Australia, Polonia, España y Estados Unidos, mientras que el rallycross son pruebas en circuitos cerrados donde se alterna asfalto y tierra/barro y se compite directamente contra otros corredores (teniendo ocho a nuestra disposición). Si sois amantes de este deporte tendréis bastante claro las superficies que nos vamos a encontrar en este DiRT Rally 2.0 y es que la nieve no estará presente por ningún lado, un aspecto que le quita algo de peso al conjunto de pruebas y que también elimina una buena cantidad de variedad. Podremos disputar pruebas de día o de noche, así como lloviendo o en seco (cualquier prueba puede ser jugada de cualquier manera), pero esto limita bastante nuestras opciones.

dirt 2.0 game it

También tenemos la posibilidad de disfrutar de ralys históricos, tanto con coches clásicos como con pilotos famosos, siendo pruebas mucho más exigentes debido a las pocas ayudas que ofrecen estos coches más anticuados. En total contamos con un total de 50 coches a nuestra disposición, aunque esto se va a ir aumentado gradualmente mediante el lanzamiento de distintos DLCs.

Un buen lavado de cara

El aspecto visual es otro de los puntos en los que Codemaster ha querido poner bastantes esfuerzos y nos trae un título bastante mejorado con respecto al anterior, especialmente a todo lo que tiene que ver con el entorno. Los coches están recreados a la perfección, así como las colisiones que tienen unas físicas más realistas, pero en el apartado climatológico y la iluminación es, y con diferencia, donde se ha mejorado, poniendo especial hincapié en las partículas de agua durante la lluvia, o el polvo de la tierra por ejemplo. Los trazados donde debemos encender los faros son también mucho más realistas, pudiéndonos jugar una mala pasada si no estamos bien atentos. Y sí, los desperfectos también van a tener mucho más que decir en este DiRT Rally 2.0, teniendo muchas más posibilidades y viendo cómo, si cometemos errores, iremos perdiendo piezas hasta que perdamos alguna crucial.

dirt 2.0 game it

En cuanto al sonido, tal y como había pasado en anteriores entregas, estamos ante un título que cumple a la perfección, dándonos la sensación no solamente de que tenemos un bólido en nuestras manos, sino también de las distintas superficies por las que correremos con todos sus ruidos. El juego llega perfectamente doblado al castellano, algo que tiene especial aliciente si jugamos en el modo raly, donde el copiloto nos irá cantando todo el trazado y todo con una realismo perfecto.

Conclusiones de DiRT Rally 2.0

En general tenemos una nueva entrega que nos trae bastantes mejoras con respecto al anterior, siendo muy divertido de jugar pero que se queda un poco corto en algunos aspectos como en el modo carrera, donde nos da muy poco para que nos interese exprimirlo al máximo. Sin lugar a dudas un juego al que dedicarle un gran número de horas y que nos va a costar muchas de frustración hasta poder convertirnos en un auténtico conductor de ralies.

Política notas Game It

DiRT Rally 2.0
8
DiRT Rally 2.0
The Good
  • Una simulación de ralies como las de antes.
  • Unas físicas mucho más creíbles.
  • Gráficamente muy bueno.
  • Muchos más coches para elegir.
The Bad
  • Un modo historia que se queda corto.
  • Es fácil perderse si no estamos acostumbrados al género.
  • Muy bueno
    8
Categorías
AnálisisPCPlayStation 4VídeosXbox One

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

    RELACIONADO