ELURetro #4. Tetris. Historia, curiosidades y efectos mentales

Tetris. ¿Hay alguien que no conozca el Tetris? ¿Quién no se ha dormido y casi soñado con la musiquilla que tantas veces nos ha amenizado las tardes de domingo?...

Tetris. ¿Hay alguien que no conozca el Tetris? ¿Quién no se ha dormido y casi soñado con la musiquilla que tantas veces nos ha amenizado las tardes de domingo? Porque yo soñaba hasta con la música de los menús… Es alucinante el efecto que este jueguillo soviético ha tenido en la historia de los videojuegos, nada más y nada menos que el cartucho más vendido de Game Boy (más de 35 millones de copias). Y si ahora nos morimos por ser carismáticos personajes que se enzarzan en imposibles aventuras para defender a su ejército, o para encontrar un tesoro, o para salvar a su amada… hubo una época en la que nuestra obsesión era encajar esas malditas piezas de cuatro bloques. Todo el mundo ha probado el Tetris, hasta nuestros padres, y por ello merece un hueco en nuestros corazones y, como no, en Es La Última. Lo que sabían y lo que no sabían de Tetris, en ELURetro para todos ustedes.

Historia

El padre de Tetris es Alekséi Leonídovich Pázhitnov, un ingeniero informático ruso que trabajaba en el Centro de Computación Dorodnitsyn de la Academia de Ciencias de la URSS, en Moscú.  Mientras trabajaba ahí desarrolló el juego para el terminal Elektrónika 60, una especie de ordenador de la época creado, como no, en la Unión Soviética, y se dice que lo hizo en una tarde. A su pequeña creación la denominó Tetris debido, por un lado, al uso de los tetraminós para jugar, que son figuras geométricas formadas por 4 cuadrados, y por otro al tenis, el deporte favorito de Pázhitnov. ¿Que en qué se parece el tetris al tenis? No lo sé. La versión original viene con 7 tetraminós, los que podéis ver a continuación, aunque posteriormente en otras versiones que se hicieron se incluyeron más, incluso formas tridimensionales, pero eso ya no es el Tetris que a todos nos gusta… Estas piezas tienen nombres: I, J, L, O, S, T, Z, según su forma.

Tetris se empezó a hacer popular cuando un amigo de Pázhitnov, llamado Vadim Gerasimov, lo portó a IBM PC. Distribuyeron copias gratuitas del juego en Hungría, ya que les resultaba muy difícil venderlo, y ahí Robert Stein, que se dedicaba a vender Software en Inglaterra, quiso hacerse con la licencia para venderlo. Hubo un lío enorme de patentes y derechos y todo porque el juego no pertenecía a su creador, sino a la propia URSS, pero aun así se vendieron y compraron licencias, por lo que diversas empresas ganaros dinero con Tetris menos cualquier ser con apellido ruso. En 1989 salió su versión para Game Boy gracias a Henk Rogers, otro sujeto que se vio en medio del lío de licencias. Fue el juego de lanzamiento de la portátil de Nintendo, siendo éste el mayor pepinazo que vivió Tetris. Como ya dijimos al principio, fue el juego más vendido de esta consola.


Fue en 1995 cuando Pázhitnov, que llevaba 4 años viviendo en EE.UU por la desaparición de la Madre Patria Soviética, fundó The Tetris Company junto a Henk Rogers y fue esta empresa la que se hizo por fin con todos los derechos del juego, así que si alguien quiere saber algo con Tetris tiene que tratar con Pázhitnov, aunque hoy en día abundan las copias gratuitas y caseras.

Una versión mucho más completa y desmenuzada de la historia del juego la podéis encontrar en NeoTeo y en el documental Tetris: Desde Rusia con Amor.

Curiosidades

  • Cada versión de Tetris usa un color distinto para las piezas, pero para los que hemos dejado los ojos en la versión de Game Boy todos son verdes.
  • Según Richard Haier, psicólogo y profesor en la Universidad de California, que ha sido entrevistado por Punset en Redes, ayuda a
    elevar el nivel de lógica y la velocidad mental, o sea, como jugar al Brain Training pero en divertido. Textualmente dice:  «Tetris, para el cerebro, es bastante complejo. El juego requiere muchos procesos cognitivos como la atención, la coordinación de ojos y mano, la memoria y la solución de problemas visuales y espaciales todo junto y muy rápido. No es sorprendente que veamos cambios en el cerebro». Fíjate, y yo pensaba que viciar al Tetris me destrozaba las neuronas cual raya de cocaína (es broma, no lo pensaba). Recientes estudios apoyan esta teoría.
  • Cuando se comercializó en EE.UU se utilizaba como slogan: ‘Fabricado en Estados Unidos, creado en el extranjero’.
  • ‘Desde Rusia con amor’ fue otro slogan con el que se comerció el juego.
  • El juego de Game Boy, como todos recordamos, tiene 3 tipos de canciones para escuchar. La más popular es la Type A, aquella con la que ya soñamos, y es una canción poular rusa llamada Korobéiniki, también conocida como Koróbushka. Curiosamente, esta canción fue elegida por un japonés, Hirokazu Tanaka. La Type C es una variación de la Suite de N° 3 de Bach en B Menor. La Type B es otra canción rusa.
  • Parece ser que Tetris comparte muchas similitudes con los problemas matemáticos más complejos y no tiene una solución sencilla.
  • En 2002 un hombre fue encarcelado durante cuatro meses por negarse a apagar su teléfono móvil en un vuelo, estaba jugando al Tetris.

El ‘Efecto Tetris’

Se denomina Efecto Tetris a ‘la habilidad de cualquier actividad, a la que una persona haya dedicado suficiente tiempo, de controlar los pensamientos, imágenes mentales y sueños del individuo’. Osea, que esa manía que habéis desarrollado para colocar las cosas en una mesa de forma que encajen perfectamente, o los productos del supermercado en la cinta de la caja, o cundo os aburrís en clase empezáis a ver las piezas del tetris… o cosas más bestias, es debido a que habéis jugado mucho al tetris. Pues ‘efecto tetris’ no se refiere sólo a eso, ni a que de tanto ordenar los objetos en el Diablo también hemos desarrollado la capacidad de ser muy ordenaditos para todo, si no que se usa para todo tipo de situaciones análogas, dicen que hasta por estar constantemente preparando hamburguesas (supongo que con otras comidas pasa lo mismo). Lo que pasa que es posible que hasta finales de los 80 nadie se hubiera pasado tantas horas haciendo la misma actividad y por eso lleva ese nombre esta especie de pequeño y pasajero trastorno de la percepción. Podría poner más ejemplos de videojuegos, pero enseguida se empieza a leer esto de revés y alguno que otro se creerá que los videojuegos nos vuelven locos.

 

Vía: Wikipedia y todos los enlaces que os he facilitado a lo largo del artículo.

Categorías
RetroUncategorized

RELACIONADO