Excubitor

Excubitor. Análisis PC

Analizamos Excubitor, el nuevo tower defense de Tesseract Interactive

De la mano de Tesseract Interactive como desarrolladores y Kasedo Games como editores, Excubitor llega a nuestros PCs este 26 de mayo tras haber sido aprobado por la comunidad de Steam Greenlight. Si queréis saber más del título, a continuación os presentamos las claves más destacadas del mismo.

Un nuevo horizonte para la humanidad

Excubitor nos transporta al futuro, concretamente al siglo XXII, cuando un agujero de gusano aparece inesperadamente en el sistema solar; al otro lado nos espera un lejano sistema planetario, dominado por una estrella gigante y repleto de unos valiosos cristales azules conocidos como voidshards, una importante fuente de energía. Como no podía ser de otra forma, la humanidad no duda en expandirse más allá del agujero de gusano, estableciendo una serie de colonias mineras para explotar el nuevo y apreciado recurso.

El juego comienza en el año 2182, cuando se nos encomienda la misión de proteger a la nave de exploración Antares de cualquier peligro mientras busca nuevos yacimientos de voidshards. Para ello, contaremos con Hammerhead, una rápida y potente nave de guerra preparada para enfrentarse a las hordas de enemigos que nos esperan.

Defiende y ataca

Excubitor, como juego de tower defense que es, muestra desde el primer momento el elemento clave y fundacional del género: defender la nave Antares ante una sucesión de oleadas de enemigos construyendo distintos tipos de torres, estratégicamente colocadas por el escenario. Sin embargo, es innegable la intención del título de querer ir más allá, añadiendo al principio defensivo de los tower defense un componente genuinamente ofensivo: la nave Hammerhead.

Excubitor

Sin duda, aquí radica la noción que, para bien o para mal, nos aleja de los juegos más contemplativos del género. Ya no bastará con pensar qué clase de defensa erigimos y dónde la erigimos, sino que además tendremos que combatir por nosotros mismos, en primera línea de batalla o como última muralla a superar por el enemigo. Así, mientras defendemos las zonas más vitales de cada escenario construyendo distintos tipos de defensas, nos moveremos todo lo rápido que podamos con nuestra nave para ofrecer apoyo ofensivo allá donde nos necesiten.

Hay que destacar que esta combinación defensa/ataque funciona bien en Excubitor, creando una experiencia de juego dinámica que gustará a los que busquen partidas vertiginosas, pero que quizás no convenza del todo a aquellos que prefieran el tono más tranquilo de los tower defense más clásicos.

Otro de los aspectos que no podemos pasar por alto en este análisis son los propios escenarios del juego. Es cierto que hay algunos más interesantes que otros, pero Tesseract Interactive ha estado especialmente acertado en la creación de varios de los escenarios del título, especialmente en los más “cerrados”, donde nos veremos forzados a usar los elementos del propio escenario a nuestro favor o a superar las dificultades para maniobrar con nuestra nave si queremos salir victoriosos.

Excubitor

La intención de crear algo más que un simple tower defense también queda patente en los interludios entre misión y misión, cuando tendremos acceso al arsenal y a la propia Hammerhead. Con el botín conseguido en cada escenario, lo podremos invertir en nuevas armas, en mejorar las que ya poseamos o, incluso, reforzar nuestra nave de guerra. Dependiendo de nuestro estilo de juego, tendremos a nuestra disposición diferentes opciones para crear la Hammerhead perfecta.

Una galaxia muy, muy lejana

Excubitor es un juego que, técnicamente, cumple sobradamente con lo que podría esperarse de él. Visual y sonoramente logra que tengamos una inmersión completa en el extraño sistema planetario que nos presenta, con unos gráficos detallados y futuristas que harán las delicias de cualquier aficionado a la ciencia ficción. No sólo eso: la forma de presentar las misiones y los distintos planetas que visitamos durante el juego demuestran un cuidado que no siempre se ve en el género. No hay duda de que Tesseract Interactive se ha esforzado en los detalles del producto que presenta, y eso siempre es de agradecer.

Conclusiones de Excubitor

Excubitor no va a revolucionar el mundo del videojuego, eso está claro. Sin embargo, sí que intenta aportar su propio granito de arena a un género interesante pero a veces excesivamente repetitivo como los tower defense, y esto lo hace de manera inequívocamente bien. La mezcla entre elementos defensivos y ofensivos del título es resultona, y crea una experiencia de juego enérgica pero, a la vez, estratégicamente desafiante.

Excubitor
7.5
Excubitor
The Good
  • La combinación entre elementos ofensivos y defensivos.
  • Algunas batallas son realmente emocionantes.
The Bad
  • Ocasionales bajadas de frames.
  • Nota
    7.5
Categorías
AnálisisIndiesPCVídeos

Arqueólogo sin látigo, bajista con demasiados proyectos, escritor a ratos, traductor DLANero, jugón apasionado. Edición limitada, de oferta en Steam.

RELACIONADO