Gamergy 2 game it 3

Gamergy bate récord de asistencia en 2019 y te contamos la experiencia de asistir

El evento más importante de España y de parte del mundo ha superado los 61.0000 asistentes en su décima edición, dejando muy buenas sensaciones

La décima edición de la feria de videojuegos más grande de Madrid ha cerrado con una cifra de visitantes nunca antes alcanzada en el panorama nacional: más de 61.000 asistentes pasaron por los pabellones y disfrutaron de los múltiples stands y de sus más de 17 torneos con premio. Muchos empiezan a considerar Gamergy como uno de los eventos de e-sports más importantes del mundo, y no es para menos, la buena gestión y la capacidad de adaptarse a las tendencias, han hecho de la fórmula un éxito.

Los culpables de este crecimiento, en parte, son los youtubers de moda. Desde que ElRubius decidiera organizar el primer Stars Battle Royale la pasada edición y reunir a 100 participantes para competir en el torneo, la asistencia ha aumentado exponencialmente. Pudimos comprobarlo el viernes 21, mientras cubríamos la mencionada cita en el Orange Stadium de IFEMA. Las gradas estaban abarrotadas de un público heterogéneo: niños de entre 10 a 14 años verdaderos fans, admiradores adolescentes, padres acompañantes, veinteañeros y treintañeros gamers y una larga lista de perfiles donde todo el mundo tiene cabida.

El furor de la competición se trasladó fuera de su núcleo y los dos pabellones de extenso tamaño, que componían Gamergy, se vieron inundados de todos esos espectadores entre ronda y ronda. También de otros que iban llegando dispuestos a competir en las zonas de torneo o hacer algunas compras en los puntos de venta. Los stands de clubes siguieron la senda y no tuvieron descanso entre repartir objetos promocionales gratuitos y realizar sorteos que provocaban una aglomeración instantánea.

Gamergy 2 game it 2

¿Cómo es asistir a Gamergy?

La experiencia de asistir a Gamergy podía asemejarse a un tour combinado con actividades. Nada más entrar al recinto, después de haber pasado los controles pertinentes, podían verse algunas zonas destacadas como la de Nintendo Switch, la tienda de Game, una zona para sentarse y poder disfrutar de distintos juegos de mesa, así como competir en algún torneo de la misma temática. Ya en su interior, se agolpaban los puestos más random, como la tienda de Nerf de pistolas de agua ubicada dentro del autobús de Fortnite, o los dedicados a tecnología como el de Avermedia o, justo en frente, el de Razer, que resultaba un festival de luz y color.

Si se continuaba hacia el fondo, el asistente podía encontrarse con el puesto de la tienda online Xtralife. Allí organizaban un concurso que consistía en hacerse una foto en su photocall ataviado con algún elemento de cosplay que ellos mismos proporcionaban y después, subir esta imagen a las redes sociales. La recompensa era suculenta, nada menos que la opción de ganar una Nintendo Switch, por lo que numerosos asistentes se daban cita en la cola previa a la entrada.

Un poco más atrás, se abría un espacio inmenso patrocinado por Mapfre, con grupos de ordenadores y un juego en cada uno de ellos. El reto que planteaban era muy distinto dependiendo del título escogido, pero la mayoría se centraban en premiar al jugador que más bajas realizara en la partida, estableciendo un ranking y premiándole con puntos canjeables por obsequios según su actuación.

Para conectar los dos extensos pabellones, se había establecido un pasillo y en él podían encontrarse distintas tiendas dedicadas al merchandising. En concreto, los artículos que más abundaban eran de temática otaku: figuras, posters, pulseras, chapas en su mayoría de anime. Llamaba la atención uno de los tenderetes donde además de vender, organizaban una tómbola. El juego consistía en introducir la mano en una caja y sacar de ella una bola, dependiendo del color de esta, el cliente podía elegir entre un premio u otro, pero el artículo que recibía era de algo totalmente aleatorio.

Ya en la segunda zona, el asistente se topaba con los stands de los clubes, los dedicados a e-sports, el grandísimo Orange Stadium, y otra zona de gradas para poder sentarse a ver las retransmisiones de las finales que tuvieron lugar el domingo. No podía faltar el espacio de comida, aunque algo escaso para la cantidad de asistentes, pero provisto de food trucks donde podían adquirirse crepes, bocadillos, pizzas, perritos y demás productos asociados con la comida rápida.

Sin duda, Gamergy ha resultado una experiencia adaptada a los jugadores más competitivos y a los aficionados a los deportes electrónicos. Un evento que con toda certeza volverá a repetirse el año próximo y que quizás vuelva a alcanzar un nuevo pico de asistencia. Todo depende de si siguen siendo capaces de contentar a su público y de reunir en su haber conocidas personalidades del mundillo que puedan arrastrar consigo a sus fans de rigor. La duda que siempre asalta es si serán los mismos videojuegos presentes los protagonistas o si, en lo que dure 2019, se colará alguna sorpresa para revolucionar el consumo.

Categorías
eSportsEventos

Periodista, ilustradora, diseñadora y marketing manager. Amo las buenas historias por lo que disfruto jugando, leyendo o simplemente escuchando. Crecí en un cibercafé siendo la única chica que comandaba un equipo en Counter Strike y en soledad, recorriendo las costas de Monkey Island y el mundo de Baldur's Gate.

RELACIONADO