Gigabyte Z390 Aorus Pro, review y unboxing

Análisis de una de las mejores placas para la novena generación de a Intel
Gigabyte Z390 Aorus Pro

Estrenamos nuevo chipset Intel, nueva generación de procesadores y lo hacemos de la mano de nuestro fabricante favorito, Gigabyte. Y es que a lo largo de los años no son pocos los equipos de pruebas montados sobre placas base Gigabyte y la experiencia de uso que nos han dado han sido, como poco, sobresalientes y más aún si tenemos en cuenta que, como equipos de pruebas que son, tienen una vida bastante sufrida. Antes de seguir desviándonos del tema que nos concierne hoy, vamos a analizar una placa base de chipset Z390 que incluye bastantes prestaciones muy interesantes para equipos de alto rendimiento y overclocking y un diseño puramente gamer, la Gigabyte Z390 Aorus Pro.

Para ello vamos a contar con un Intel I9 9900K, una auténtica bestia parda cortesía de Intel, y una fuente de alimentación, algo especial, cortesía de BeQuiet.

Unboxing

Como en todas nuestras reviews comenzamos con la carta de presentación del producto, su embalaje. La Gigabyte Z390 Aorus Pro nos llega, como viene siendo habitual en la marca, en una robusta caja de cartón color negro mate con detalles en naranja cuya carátula está presidida por el halcón Aorus y la denominación de la misma. La trasera del embalaje nos muestra una imagen de la placa junto con una ingente cantidad de información de la misma.

Una vez retiramos la tapa vemos la placa base perfectamente embolsada y, bajo la bandeja de cartón que la alberga, toda la documentación y cableado que trae. En nuestro caso, al porvenir de otro medio, también encontramos el segundo shield m.2 de la misma. En total, los accesorios que vienen perfectamente embolsados son los siguientes:

  • 4x Cables Sata 3 6GB/s
  • Manual de usuario
  • Guía de instalación
  • Tornillos para M2
  • Chapa Aorus
  • Sensores de Temperatura
  • Extensiones para LEDs RGB

La Gigabyte Z390 Aorus Pro

Comenzamos por la alimentación de la placa, la Gigabyte Z390 Aorus Pro utiliza un diseño de 12+1 fases digitales para alimentar la CPU que incluye los controles digitales PWM y DrMOS. Para poder alimentar correctamente todo esto la Gigabyte Z390 Aorus Pro cuenta con un conector de 8 + 4 pines para alimentar la CPU, en lugar del clásico conector de 8 pines. Esto, además de ser indicativo de lo extremadamente preparada que está la placa base para alimentar la CPU en caso de que nos lancemos a hacer overclock, indica que no nos bastará con cualquier fuente de alimentación puesto que ésta deberá contar con dos conectores de CPU, uno de 8 pines y otro de 4+4 (de ahí que etiquetáramos de “especial” la BeQuiet que hemos usado para esta review y que aconsejamos encarecidamente).

Obviamente, si Gigabyte ha dotado de un conector extra para alimentar la CPU a lo bestia el resto de factores que influyen en la alimentación de la misma están a la altura. Y si hay algo que va de la mano de una gran demanda energética, es la producción de calor. Por ello vemos que el disipador del VRM de la placa es más robusto y alargado, contando con dos disipadores y sus respectivos heatpipes para conseguir disipar de forma eficiente todo el calor generado por el VRM al alimentar la CPU.

Por otro lado vemos que se han reposicionado algunos conectores como los conectores para bombas de refrigeración líquida que ahora se sitúan junto al conector de 24 pines, haciendo que sean más accesibles y, por ende, facilitando la gestión discreta del cableado de las mismas. Para terminar de hacer “recuento”de conectores para la refrigeración del equipo, además de los dos conectores aptos tanto para bombas como para ventiladores encontramos tres conectores de ventiladores en la zona inferior de la placa, dos más sobre el zócalo de la CPU y otro más junto al conector de alimentación del procesador. Por si todo esto fuera poco, encontramos un total de 8 sensores internos de temperatura y dos conectores para sensores externos ubicados junto al conector de 24 pines de la placa. Para ayudarnos a configurar todo esto de forma intuitiva Gigabyte pone a nuestra disposición el software Smart Fan 5 que permitiría un sinfín de posibilidades de control de la refrigeración del equipo para que los usuarios más expertos controlen hasta el más mínimo detalle de la refrigeración de su equipo.

Una vez visto el diseño y peculiaridades de la alimentación y refrigeración se refiere pasamos al almacenamiento. La Gigabyte Z390 Aorus Pro cuenta con dos puertos m.2 y ambos cuentan con una solución térmica shield, para mantener correctamente refrigerado el disco durante su funcionamiento y evitar así que baje de rendimiento por sobrecalentamiento, a la vez que alargamos la vida útil del disco. Por todos es sabido el incremento de rendimiento de este tipo de unidades SSD frente a los SATA por lo que no vamos a hacer mayor hincapié. Recalcar también la plena compatibilidad con la tecnología Optane de Intel que aumenta considerablemente el rendimiento de los discos duros mecánicos con tan solo poner una memoria de este tipo. Y para cerrar el apartado de conexiones para almacenamiento la placa cuenta con un total de 6 conectores SATA 6Gb/s que soportan RAID 0, RAID 1, RAID 5, y RAID 10.

Otro punto importante es la conectividad USB de las placas base puesto que cada vez son más los dispositivos que hacen uso de puertos internos y cada vez demandamos más velocidad de transferencia. En lo que a conectores internos se refiere lo único que despunta es la inclusión de un puerto USB 3.1 para que podamos exprimir al máximo, si lo tenemos, el puerto type C del frontal de nuestro chasis. El resto, dos puertos usb 2.0 y uno 3.0 es, básicamente, el estándar que teníamos hasta ahora. En el panel trasero se la placa, además de encontramos el marco integrado en el propio panel de conectores, encontramos un type C, dos puertos usb 3.1 gen 2, tres USB 3.1 gen 1, y 4 USB 2.0 por lo que tenemos, a priori, un USB 3.1 gen 2 más que en generaciones anteriores.

Continuamos con la RAM, con una larga lista de memorias compatibles y asegurando un funcionamiento estable de hasta 4.266 MHz además de contar con el zócalo reforzado en metal para aumentar su durabilidad y un sistema que asegura que la placa no se vaya doblando con el paso del tiempo y la ligera presión que hacemos cada vez que se instalamos un módulo.

Este mismo blindaje lo encontramos en los puertos PCIe, para asegurar la mayor vida útil de los mismos y soportar el cada vez más elevado peso de las gráficas de alto rendimiento. Y por último, en lo que a aumento de la durabilidad se refiere, los pines de todos los conectores de la Gigabyte Z390 Aorus Pro se han fabricado con más cantidad de metal y más robustos, aumentando también la superficie de contacto para un mejor funcionamiento.

En lo que a tratamiento de audio se refiere en la Gigabyte Z390 Aorus Pro se han utilizado condensadores de alta fidelidad y la última tecnología de Realtek, con Smart Headphone Amp que detecta automáticamente les impedancia de los altavoces o auriculares conectados y adapta el audio en consecuencia, para obtener un audio excepcional y un tratamiento de entrada de audio que garantice una grabación nítida y con un volumen alto para que se te escuche perfectamente en el fragor de la batalla.

Por último, pero no por ello menos importante, la iluminación. Ese gran añadido estético que todo gamer o entusiasta del hardware espera ver en su setup y, por ende, en su placa. La Gigabyte Z390 Aorus Pro hace uso de la aplicación RGB fusión para gestionar tanto la iluminación multizona de la placa base como la de los dispositivos compatibles que tengamos instalados haciendo uso de los diferentes puertos para LED de la placa base (o que detecta directamente la app como las gráficas Aorus o RAM, etc etc).

Tests

Llega el momento de pasar la batería de tests completa al equipo que hemos montado en esta Gigabyte Z390 Aorus Pro:

Comenzamos con CPU Z, tanto para la info del procesador instalado como para verificar el rendimiento del mismo.

Continuamos con una completa batería de los está más exigentes de 3Dmark

Cinebench

Y estresamos el equipo al completo con Aida64 para verificar las temperaturas de funcionamiento de la placa al estresar el procesador instalado (las altas temperaturas del procesador las explicamos en la review del mismo).

Conclusiones

Gigabyte vuelve a darlo todo y vuelve a acertar, la placa base Gigabyte Z390 Aorus Pro es una placa de primerísima calidad que ofrece todo lo necesario para satisfacer las necesidades de los jugadores o entusiastas más exigentes, con implementaciones para aumentar la durabilidad de los puertos que más sufren y totalmente preparada para soportar las altas demandas energéticas que conlleva el overclock. Recordad que para aquellos que busquen un plus de conectividad inalámbrica también hay un modelo de esta misma placa que integra wifi y Bluetooth.

Por todo esto, otorgamos los galardones de Producto Premium, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It a la placa base Gigabyte Z390 Aorus Pro. Podemos encontrarla en Amazon.es a un precio de 194,90€ a la hora de escribir estas líneas

Gigabyte Z390 Aorus Pro
Gigabyte Z390 Aorus Pro
Categorías
Análisis HardwareGame ItHardwarePCTecnologíaUnboxingUncategorized

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO