Google Pixel 3a XL, análisis y experiencia de uso

Analizamos el Google Pixel 3a XL, la apuesta de Google por acercar la experiencia Pixel a la gama media

En octubre de 2016 Google rompía con la conocida saga Nexus, dando vida a Pixel, una nueva saga que, en lugar de estar producida por otros fabricantes, está enteramente diseñada y producida por Google. Sin embargo, una de las mayores críticas que tiene la gama Pixel a día de hoy, es su elevado precio, que se vio incrementado con respecto a su predecesora. Sin embargo, en el Google I/O de este año, la compañía decidió poner fin a este escollo, lanzando dos nuevos terminales al mercado, el Pixel 3a y el Pixel 3a XL, con unas prestaciones y un precio más cercanos a la gama media actual.

Es precisamente el Google Pixel 3a XL, la versión de mayor tamaño de esta serie, el dispositivo con el que hoy iniciamos una nueva colaboración con Google, a quien agradecemos la confianza depositada en nuestro medio.

Unboxing

El Google Pixel 3a XL cuenta con un sencillo embalaje en cuyo frontal veremos un render de la trasera del dispositivo, junto con el logo de Google y el nombre del dispositivo. Así, ya desde un inicio, Google nos transmite una sensación de sencillez que nos acompañará en todo momento en el uso del Google Pixel 3a XL. En los laterales de la caja también nos encontraremos renders, en este caso del perfil del dispositivo, un diseño poco usual, mientras que la parte inferior de la caja alberga una imagen del Google Pixel 3a XL sobre una mesa, junto con el hashtag #teampixel.

Una vez retirada la cubierta superior, nos encontraremos con un pequeño estuche que alberga el dispositivo, y debajo del cual se esconden varias cajas en las que encontraremos un adaptador de pared, un cable USB tipo C, un manual de instrucciones, una púa para acceder a la bandeja de la SIM, unos auriculares y un adaptador de USB A a USB C. Como vemos, pese a estar ante un dispositivo de gama media, Google no ha descuidado los accesorios incluidos en la caja, donde únicamente podemos echar de menos una funda, como sí incluyen otros fabricantes como OnePlus o Xiaomi.

El Google Pixel 3a XL

Comencemos el repaso del Google Pixel 3a XL a través de la tabla de especificaciones técnicas del mismo

 

Pantalla6,00″ OLED

FHD+ (2160×1080) (402 PPI)

Vidrio contorneado 2.5D

Profundidad de 24 bits o 16 millones de colores

ProcesadorQualcomm Snapdragon 670
2,0 GHz + 1,7 GHz, 8 núcleos y 64 bits
GPUAdreno 615
RAM

RAM LPDDR4x de 4 GB

Almacenamiento64GB no ampliables
RedGSM/EDGE: cuatribanda (850, 900, 1800, 1900 MHz)

UMTS/HSPA+/HSDPA: bandas 1/2/4/5/8

CDMA EvDO Rev A: BC0/BC1/BC10

LTE: bandas 1/2/3/4/5/7/8/12/13/17/20/25/26/28/32/38/40/41/66

Admite hasta CAT 11 (hasta 600 Mbps DL; CAT 5, 75 Mbps UL)

eSIM

SensoresActive Edge™

Sensor de proximidad y sensor de luz ambiente

Acelerómetro/girómetro

Magnetómetro

Pixel Imprint™: sensor de huellas digitales trasero para desbloquear el dispositivo rápidamente

Barómetro

Hub de sensores Android

Háptica

PuertosUSB-C™ USB 2.0

Nano SIM única

Clavija de audio de 3,5mm

Nano SIM única

Realidad aumentada y realidad virtualARCore
Conexión inalámbrica y ubicaciónWi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac 2×2 MIMO (2,4 GHz y 5 GHz)

Bluetooth® 5.0 + LE (códecs HD: AptX y AptX HD)

NFC

Google Cast

GPS, GLONASS, Galileo, QZSS

Software

Android 9 en el momento de la review, actualización a Android 10 ya disponible

Actualizaciones de seguridad durante un mínimo de 3 años

Cámara trasera12,2 MP Dual Pixel

Anchura de píxel de 1,4 μm

Autoenfoque y detección de fase con tecnología Dual Pixel

Estabilización de imagen electrónica y óptica

Apertura ƒ/1,8

Campo de visión de 76°

Vídeo 1080p a 30 fps, 60 fps y 120 fps; 720p a 30 fps, 60 fps y 120 fps; 4K a 30 fps

Cámara frontal8 MP Pixel

Anchura de píxel de 1,12 μm

Enfoque fijo

Apertura ƒ/2,0

Campo de visión de 84°

Vídeo 1080p a 30 fps, 720p a 30 fps, 480p a 30 fps

Batería3700 mAh

Adaptador de 18 W de USB-C™ con USB-PD 2.0

Carga rápida de 18 W

Dimensiones160,1 × 76,1 × 8,2 mm, 167 gramos

Como podéis ver, el corazón de este terminal, que cuenta con unas dimensiones de 160,1 × 76,1 × 8,2 mm, y un peso de 167 gramos, alberga un Qualcomm Snapdragon 670 de 8 núcleos, acompañado por 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno, una combinación que podríamos enmarcar en la gama media actual.

Para alimentar este conjunto, Google ha optado por una batería de 3700 mAh compatible con carga rápida de 18 W. Por otro lado, a diferencia de la tendencia actual del mercado, Google ha optado por utilizar un único sensor en su cámara trasera; sin embargo, como veremos más adelante, estamos igualmente ante una cámara plenamente capaz.

Por último, pero no menos importante, cuenta con una pantalla OLED Full HD+ de 6.0 pulgadas con esquinas redondeadas, con unos marcos lo suficientemente grandes como para no necesitar de notch.

Una pantalla a la altura de la gama alta

Tal y como indicábamos en el apartado anterior, Google ha optado por un panel de 6 pulgadas, ligeramente más pequeña que la de su hermano mayor, el Google Pixel 3 XL. Sin embargo, dada la presencia de marcos bastante considerables en este Google Pixel 3a XL, este dispositivo cuenta con unas dimensiones totales mayores que las del dispositivo premium de Google.

A pesar de estar ante un dispositivo de gama media, Google ha optado por una pantalla de gran calidad con panel OLED, una tecnología que solemos ver en dispositivos de gama alta, pero quizás no tanto en la gama media. Además, esta tecnología de pantalla permite mantener una de las señas de identidad de la gama Pixel: Now playing, una funcionalidad que nos permitirá mostrar en la pantalla de bloqueo el título de la canción que está sonando actualmente.

Por otro lado, nos encontramos con una resolución de 2160×1080 píxeles, lo que se convierte en una densidad de 402 PPI, más que correcta para la gama en la que se encuentra.

La experiencia que ofrece este panel es más que adecuada para el día a día, ofreciendo una nitidez más que adecuada, con una muy buena respuesta incluso en ángulos difíciles. Además, el control de brillo automático funciona a la perfección, ofreciendo una respuesta rápida y efectiva, lo que, en combinación con el contraste del panel y el nivel de brillo máximo, hace que podamos utilizar cómodamente el Google Pixel 3a XL en todo tipo de situaciones, incluyendo exteriores.

Menos cámaras no siempre es peor

Uno de los aspectos que más llaman la atención sobre este Google Pixel 3a XL, es que tan sólo cuenta con una cámara trasera, algo que está dejando de ser habitual incluso en las gamas más bajas. En este caso, Google ha apostado por un sensor de 12,2 megapíxeles con apertura ƒ/1,8, autoenfoque y detección de fase con tecnología Dual Pixel, y estabilización de imagen electrónica y óptica. Por su parte, la cámara frontal también es única, contando con un sensor de 8 megapíxeles con apertura ƒ/2,0.

A pesar de no montar una doble (o incluso triple) cámara, lo cierto es que la gama Pixel suele ser un referente en cuanto a fotografía, y este Google Pixel 3a XL no podía ser menos, y es que Google se ha esmerado al máximo en el software de la cámara, y esto es algo que se nota incluso en las situaciones más desfavorables. Además, la aplicación de cámara de Google es una de las más preciadas del mercado, por ofrecer una gran sencillez de uso, siendo capaz al mismo tiempo de ofrecer grandes resultados incluso sin tener grandes conocimientos de fotografía.

Así, este Google Pixel 3a XL nos permite obtener instantáneas muy nítidas, con un efecto desenfoque que, pese a ser logrado únicamente mediante software, es capaz de ofrecer resultados más que competentes con formas sencillas, aunque a la hora de lograr desenfoques con formas complejas, como plantas, el resultado no es del todo bueno. Por otra parte, el modo nocturno resulta sorprendente, logrando instantáneas muy nítidas y sin apenas ruido, aunque alterando ligeramente los colores, y es que, pese a que en las fotos que os mostramos a continuación la iluminación de la calle era amarilla, el resultado la convierte en blanca.

La estética es uno de los puntos flojos de este Google Pixel 3a XL

Tal y como indicábamos al inicio de este análisis, el Google Pixel 3a XL es la apuesta de Google por la gama media, una gama de la que se había alejado con la llegada de la serie Pixel para sustituir a los conocidos Nexus. Así, para lograr un dispositivo más asequible, la firma no sólo ha recortado en lo que a especificaciones se refiere, optando por un procesador de gama media o por la inclusión de una sola cámara, sino que también ha optado por un diseño muy sencillo que se aleja de la tendencia actual. Así, mientras que materiales antes catalogados como premium, como pueden ser el cristal, la cerámica o el metal han aterrizado en las gamas media y baja, Google ha optado por volver al plástico, logrando eso sí, un conjunto agradable mediante la combinación de partes mate y brillo, que le permiten también bajar el peso de este terminal para compensar sus grandes dimensiones. Por otro lado, también opta por la colocación den sensor de huellas en la parte trasera, una ubicación de lo mas razonable, teniendo en cuenta que los sensores de huellas en pantalla apenas han salido de la gama alta, y que Google apuesta por el uso de botones o gestos en pantalla, dejando a un lado los botones físicos de navegación.

Rendimiento y autonomía en perfecta autonomía

El Google Pixel 3a XL cuenta con un discreto core, formado por un procesador Qualcomm Snapdragon 670, GPU Adreno 615, 4 GB de RAM LPDDR4x y 64 GB de almacenamiento interno. Este conjunto sobradamente capaz de llevar a cabo tareas del día a día como ejecutar aplicaciones de mensajería instantánea, correo electrónico o juegos casuales como el Pokémon Go. A continuación, os mostramos los resultados de los diversos tests sintéticos a los que hemos sometido a este dispositivo.

En lo que a autonomía se refiere, contamos con una batería de 3700 mAh, capaces de aguantar sobradamente un día de intensa actividad que incluye la gestión de un perfil personal y otro de trabajo, así como uso de varias cuentas de correo, redes sociales, mensajería instantánea y juegos como el Pokémon Go.

Como complemento a la autonomía de este dispositivo, Google ofrece un sistema de carga rápida a 18 W, y, a diferencia de otros fabricantes, incluye el cargador necesario para ello dentro del propio paquete, de modo que no necesitamos ningún accesorio adicional para sacarle el máximo partido a las capacidades de carga de este dispositivo. Por otro lado, y como era de esperar teniendo en cuenta el enfoque de este dispositivo, el Google Pixel 3a XL no cuenta con soporte para carga rápida.

Android puro con actualizaciones garantizadas

Uno de los puntos fuertes de la gama Pixel es el increíble soporte que reciben, en lo que a actualizaciones de software se refiere. Así, aunque en el momento de analizar este terminal contaba con Android 9 Pie, hace tan sólo unos días que Google ha liberado la primera versión estable de Android 10, y el Google Pixel 3a XL ha recibido la correspondiente actualización ese mismo día. Además, Google garantiza actualizaciones de seguridad durante 3 años, lo que hace que este terminal sea idóneo para aquellas personas que busquen un teléfono estable y duradero.

Además, al tener a Google detrás, la integración de este Google Pixel 3a XL con los servicios de la compañía estadounidense es envidiable, ofreciendo funcionalidades tan interesantes como el Now Playing, que hace uso de Google Assistant para reconocer en todo momento las canciones que suenan de fondo, o la posibilidad de apretar los bordes laterales para lanzar el asistente de voz.

Conclusiones

El lanzamiento de este Google Pixel 3a XL fue toda una gran noticia para los amantes de Android, que vimos cómo por fin la experiencia Pixel se acercaba a usuarios con un presupuesto más limitado, incapaz de afrontar los más de 800 euros que cuesta el Google Pixel 3, y, lo cierto es que, tras haberlo tenido en nuestras manos durante 2 semanas, se trata de un terminal que no nos ha defraudado. Así, el Google Pixel 3a XL cuenta con un rendimiento más que adecuado para los componentes escogidos y la gama de precio en la que se enmarca, una cámara a la altura de la gama alta a pesar de no utilizar múltiples sensores, y un envidiable soporte de actualizaciones.

En un primer momento, el precio de este Google Pixel 3a XL puede parecer un poco elevado si sólo nos fijamos en su estética y su hardware, pero la excelente integración con los servicios de Google y, sobre todo, el compromiso de actualización de 3 años por parte de Google, hacen que este terminal se trate de una apuesta segura, que nos garantiza que tendremos móvil para rato.

El Google Pixel 3a XL puede adquirirse en la web oficial de Google por 479 euros, mientras que la versión de menor tamaño, el Google Pixel 3a tiene un precio ligeramente inferior: 399 euros.

Por todo lo anterior, queremos otorgarle a este Google Pixel 3a XL nuestros galardones de Recomendado y Calidad/Precio.

Categorías
Análisis HardwareAndroidMóvil

Desarrolladora de aplicaciones móviles de lunes a viernes y analista de todo tipo de cacharros en mis ratos libres

    RELACIONADO