guard duty game it

Guard Duty. Análisis en PC

Probamos esta curiosa aventura gráfica desarrollada por Sick Chicken Studios.

El mundo de las aventuras gráficas lleva ya un par de años de proliferación, donde pequeños estudios han optado por mostrarnos de qué son capaces gracias a diseños gráficos sencillos, aunque esto no quiere decir que siga siendo sencillo su trabajo. Sick Chicken Studios es un buen ejemplo de esto, ya que este estudio de dos personas lanzan el próximo 2 de mayo Guard Duty, una curiosa aventura gráfica que nos ofrece una gran variedad de elementos con un acabado claramente pixelado.

La madre de todas las resacas

En Guard Duty tendremos que ponernos en las botas de Tondbert, o eso haríamos si las encontráramos. Una tremenda resaca es lo primero y casi único que tendremos presente al principio de nuestra aventura y es que este guardia del castillo de Wrinklewood no recuerda mucho de lo que pasó la noche anterior. Lo que sí que parece claro, es que una vez conseguimos ponernos en pie e ir a trabajar es que alguien a secuestrado a la princesa Theremin y tenemos la ligera sospecha de que ha sido por nuestra culpa.

De esta manera comienza nuestra aventura, en la que tendremos que acompañar a Tondbert y ayudarle a recuperar a la princesa de un siniestro mago que parece querer desatar el caos en el mundo llevando a cabo un oscuro ritual. Esto nos llevará por el tiempo y el espacio y es que mil años después todo se unirá a la historia de Starborn, un agente de la resistencia ubicada en una estación espacial que intentar eliminar de la tierra un antiguo mal que tiene subyugada a la humanidad.

guard duty game it

Una aventura gráfica sencilla

Como decíamos Sick Chicken Studios es un estudio pequeño, formado en concreto por dos personas, por lo que no podemos pedir demasiadas florituras a esta aventura gráfica. Para empezar el proyecto nació en Kickstarter, donde pedían £2.000 para poder llevarla a cabo, y acabaron recaudando algo más de £4.000. Esto se puede observar fácilmente en hechos como que el doblaje de todas las voces se ha llevado a cabo por uno de los miembros, tanto de personajes masculinos como femeninos.

La jugabilidad es la habitual que podemos encontrarnos en el género, teniendo un inventario y debiendo gestionarlo correctamente para poder seguir avanzando en nuestra noble causa. Este es uno de los aspectos más sencillo y es que la dificultad es bastante baja, siendo muy sencillo avanzar y haciendo que el juego pueda terminarse en apenas unas 4-5 horas. Los que somos veteranos en el género sabemos que las aventuras gráficas suelen enredarse bastante, y que habitualmente para ir de A a B debemos pasar por C, D, E, F… llegando a veces hasta la Z (todavía tengo pesadillas en las que un pollo y una polea no funcionan juntos). En el caso de Guard Duty no hay demasiado caminos que tomar y, por norma general, lo que hay por hacer se realiza de manera directa y sencilla.

guard duty game it

Tendremos algunas partes de orientación y es que durante dos partes de la aventura deberemos, primero guiarnos en un bosque encantado y descubrir todos sus recovecos, y después guiarnos gracias a una brújula en medio de una montaña helada, fundamental para no perdernos. Esto da todavía más variedad a Guard Duty.

El hecho de que podamos disfrutar de dos escenarios tan distintos como la edad media y un futuro al más puro estilo cyberpunk añade un extra interesante a Guard Duty, aunque no nos pararemos demasiado en la parte futurista. El tontorrón de Tondbert es nuestro protagonista principal y lo cierto es que nos encariñaremos con él, gracias en parte a que se empeña en ser el caballero de brillante armadura que al final resulta estar bastante más oxidado de lo que le gustaría reconocer.

Trabajo comedido pero bien llevado

El apartado técnico de esta aventura gráfico es casi más sencillo que su jugabilidad y es que, como decíamos, está marcado por un estilo pixelado. Ni siquiera contamos con una pantalla completa donde ver toda la acción y es que tendremos a cada lado del monitor unas bandas negras que acotan un poco todo. Sin embargo no podemos quejarnos en el juego en sí y es que veremos escenarios bastante llenos, con divertidas situaciones y notas de humor prácticamente allá donde miremos. De hecho incluso hemos podido encontrar referencias a otros juegos, como es el caso de un assassin, con todas las pintas de estar sacado de la franquicia de Ubisoft, apoyado en un montón de paja.

En cuanto a la localización del juego, como era de esperar, está únicamente en inglés y es que no podemos pedirle más a una compañía tan pequeña que se ha ajustado a un presupuesto tan escueto (de hecho, el objetivo de la localización para varios idiomas estaba establecido en las £6.000, aunque solo para el francés y el alemán). El doblaje ha sido realizado tan solo por una persona como os comentábamos, y la banda sonora acompaña bastante bien las aventuras que viviremos.

guard duty game it

Conclusiones de Guard Duty

Esta curiosa aventura de Sick Chicken Studios nos ha dejado unas cuantas horas entretenidos, aunque como decimos más por el viaje en sí que por su dificultad y es que prácticamente no hemos estado nada de tiempo dando vueltas y viendo cómo poder continuar. Debemos reconocer que nos parece todo un mérito lo que han conseguido crear dos personas, con un personaje principal que se hace querer a pesar de lo patoso que es, uniendo además dos épocas tan distintas como el medievo y un futuro cyberpunk, distanciados por nada más y nada menos que 1.000 años.

Nos hubiera gustado que la aventura continuara, pero por ahora nos tendremos que conformar con lo que Guard Duty tiene que ofrecernos.

Politica notas Game It

Guard Duty
6.5
Guard Duty
The Good
  • Las divertidas aventuras de Tondbert.
  • Una historia que une dos épocas tan distintas.
  • No todo es lo que parece en un cuento de caballeros.
The Bad
  • Demasiado fácil y corto.
  • Interesante
    6.5
Categorías
AnálisisIndiesPCVídeos

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

    RELACIONADO