Huawei P30, análisis y experiencia de uso

El Huawei P30 es uno de los dispositivos de gama alta de Huawei

Hoy iniciamos en Game It una nueva colaboración, en este caso con Huawei, uno de los gigantes del momento en lo que a telefonía móvil se refiere. En esta ocasión, tenemos entre manos el Huawei P30, uno de los dispositvos de gama alta que la firma de origen asiático sacó al mercado hace tan sólo unos meses.

En primer lugar, nos gustaría darle las gracias a Huawei por la confianza depositada en nuestro medio.

Unboxing

El Huawei P30 cuenta con un embalaje sobrio que combina los colores blanco y dorado y en el que, como es habitual últimamente en la gama alta, no veremos ningún tipo de render o fotografía del dispositivo. En su lugar, simplemente nos encontraremos con una discreta serigrafía que nos indica el modelo que hay en su interior, junto con el logotipo de Leica, una de las más reconocidas marcas fotográficas que firma las cámaras de este dispositivo.

Une vez retirada la cubierta superior, nos encontraremos con un estuche de cartón blanco que alberga el dispositivo, y debajo del cual se esconden el cargador, cable tipo C, manual de usuario, auriculares y una púa para extraer la bandeja SIM. Lo cierto es que se aprecia la inclusión de auriculares, aunque se echa en falta la inclusión de una funda, como sí lo hacen algunos productos de la competencia como el OnePlus 7 Pro.

El Huawei P30

Comencemos el repaso del Huawei P30 a través de la tabla de especificaciones técnicas del mismo.

Pantalla6,10″ OLED
FHD+ (2340 x 1080) (422 PPI)

Vidrio contorneado 2.5D

ProcesadorKirin 980 Octa-core con NPU dual
Núcleos2 x Cortex-A76 Based 2,6 GHz + 2 x Cortex-A76 Based 1,92 GHz + 4 x Cortex-A55 1,8 GHz
RAM

6 GB LPDDR3

Almacenamiento128 GB
Conectividad802.11a/b/g/n/ac (wave2), 2,4 GHz y 5 GHz

Bluetooth 5.0, BLE, SBC, AAC, aptX, aptX HD, LDAC y HWA Audio

Tipo C, USB 3.1 GEN1

Toma de auriculares 3,5 mm

GPS (L1 + L5 banda dual) / AGPS / Glonass / BeiDou / Galileo (E1 + E5a banda dual) / QZSS (L1 + L5 banda dual)

NFC

Software

EMUI 9.1 (Basado en Android 9)

Cámara traseraLeica Triple Camera
40 MP (lente gran angular, apertura f/1.8) + 16 MP (lente ultra gran angular, apertura f/2.2) + 8 MP (teleobjetivo, apertura f/2.4,OIS), admite el enfoque automático (enfoque láser, enfoque por detección de fase, enfoque por contraste), admite AIS (estabilización de la imagen mediante IA de HUAWEI)
Cámara frontal

32 MP, apertura f/2.0

Batería3.650 mAh (Valor típico)
Dimensiones149,1 x 71,36 x 7,57mm, 165 gramos
Protección IPIP53

Certificado como resistente a las salpicaduras, al agua y al polvo en situaciones específicas

Como podéis ver el corazón de este terminal, que cuenta con unas dimensiones de 149.1×71.36×7.57mm y un peso de 165 gramos, alberga un Huawei Kirin 980 (Octa-core con unidad de procesamiento neuronal dual, 2 x Cortex-A76 Based 2,6 GHz + 2 x Cortex-A76 Based 1,92 GHz + 4 x Cortex-A55 1,8 GHz) acompañado de 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno. Para aquellos que no sean familiares con la línea de procesadores propios de Huawei, cabe destacar que este Kirin 980 se sitúa en el mismo rango de prestaciones que el Qualcomm Snapdragon 855.

Para alimentar a este completísimo conjunto, Huawei ha optado por una batería de 3650 mAh con tecnología SuperCharge. El apartado de cámara, uno de los signos de identidad de Huawei, se compone de tres cámaras traseras firmadas por Leica, con un sensor principal de 40 MP gran angular y apertura f/1.8, un segundo de 16 MP con lente ultra gran angular y apertura f/2.2, y un sensor teleobjetivo de 8 MP con apertura f/2.4. Por su parte, la cámara frontal monta un sensor de 32 MP con apertura f/2.0.

Por último, pero no menos importante, cuenta con una pantalla OLED Full HD+ de 6.1 pulgadas con esquinas redondeadas, que alberga un notch en forma de gota de agua en la parte superior, y también un sensor de huellas dactilares bajo el panel.

Una pantalla que supone un salto tanto cualitativo como cuantitativo

Como decíamos en el apartado anterior, Huawei ha optado por un panel de 6.1 pulgadas, lo que supone un salto con respecto a las 5.8 pulgadas del Huawei P20, aunque mantiene la diagonal del P20 Pro. Además de en lo que a tamaño se refiere, la tecnología del panel también ha sufrido una mejora con respecto al modelo del pasado año, y es que en esta ocasión nos encontramos con un panel OLED, la tecnología que domina actualmente el modelo de gama alta. Sin embargo, a diferencia de otros modelos de la competencia, Huawei ha optado por mantener la resolución de pantalla en 2340×180 píxeles (Full HD+), lo que otorga una densidad que apenas sobrepasa los 400 ppp. A pesar de que estas cifras puedan parecer un poco bajas si lo comparamos con otros modelos actuales, lo cierto es que se trata de una diferencia que no notaremos en el día a día, pero que nos permitirá exprimir un poco más la batería con respecto a paneles de mayor resolución.

La experiencia que ofrece este panel es más que adecuada para el día a día, ofreciendo una nitidez más que adecuada, con una muy buena respuesta incluso en ángulos difíciles. Además, el control de brillo automático funciona a la perfección, ofreciendo una respuesta rápida y efectiva, lo que, en combinación con el contraste del panel y el nivel de brillo máximo, hace que podamos utilizar el Huawei P30 cómodamente en exteriores.

Los valores de color por defecto de este Huawei P30 con más que correctos en mi opinión, pero en caso de que queramos hacer algún ajuste manual, Huawei nos ofrece la posibilidad de variar la temperatura y el modo de color del panel. En el primer caso, podremos escoger entre dos modos predefinidos: normal y vívido, mientras que en el segundo podremos escoger la temperatura de color, o escogiendo entre los modos cálido y frío.

Tal y como indicábamos anteriormente, el Huawei P30 cuenta con un notch de tipo gota de agua que, aunque cuenta con un tamaño relativamente pequeño, puede llegar a molestar a algunos usuarios. Para minimizar su impacto, Huawei nos ofrece la posibilidad de «ocultarlo» oscureciendo las partes circundantes al mismo.

Por otro lado, como es habitual en la gama alta, el sensor de huellas dactilares se encuentra bajo el panel de este Huawei P30, permitiendo así un gran aprovechamiento del frontal del dispositivo. En este caso, el fabricante ha optado por un sensor óptico que, si bien no responde con la calidad de un ultrasónico, ofrece resultados más que satisfactorios siempre y cuando tengamos las manos limpias y secas.

La triple cámara todavía tiene margen de mejora

Huawei ha sabido posicionarse en los últimos años como una de las marcas que ofrecen mejores resultados en lo que al apartado fotográfico se refiere.

El Huawei P30 apuesta en esta ocasión por una combinación de tres cámaras firmadas por Leica, un fabricante que destaca por su calidad. Así, nos encontramos con un sensor de 40 MP gran angular con apertura focal f/1.8, un segundo sensor de 16 MP ultra gran angular f/2.2, y un aparentemente modesto sensor de 8 MP f/2.4 estabilizado con OIS, que es también el encargado de ofrecer zoom óptico x3.

Por su parte, cuenta con una única cámara frontal, en este caso de 32 megapíxeles con apertura f/2.0.

A pesar de que la configuración de sensores escogida por Huawei no es nueva (resulta muy similar a la de otros modelos del mercado como el Xiaomi Mi 9), no deja de causar algunas dudas entre los usuarios. Así, a pesar de contar con un sensor de 40 MP, su uso sólo es posible en los modos Normal y Profesional, mientras que otros modos como el Gran angular, Retrato o Noche, no permiten utilizar el sensor de mayor resolución.

La aplicación de cámara de Huawei no ha sufrido cambios con respecto a dispositivos anteriores de la marca. Así, encontraremos un sencillo carrusel como modos de cámara tales como Gran angular, Noche, Retrato, Foto o Vídeo, mientras que algunas opciones cotidianas como el HDR quedan bastante ocultas, y posiblemente inaccesibles para un usuario poco experimentado.

La triple cámara trasera de este Huawei P30 nos permite obtener fotografías muy nítidas, con un logrado efecto desenfoque del fondo, siempre que las condiciones lumínicas sean adecuadas. Sin embargo, en aquellos casos en los que la luz no resulta tan adecuada, como durante las primeras horas de la mañana, o incluso de noche, todavía existe margen de mejora. Por poner un ejemplo, tomar fotografías durante los nublados amaneceres gallegos en modo automático puede convertirse en una auténtica aventura, pues o logramos cielos quemados, o el paisaje se ve oscurecido para lograr captar el cielo de manera fidedigna. Por su parte, como era de esperar, el modo noche ofrece imágenes con cierto nivel de ruido, y donde incluso se puede apreciar el tan conocido efecto acuarela en caso de instantáneas donde aparezcan árboles o plantas. En lo que al color se refiere, las instantáneas nocturnas ofrecen un color bastante acertado, aunque con cierto tono amarillento.

En lo que a modo manual se refiere, Huawei nos ofrece la posibilidad de ajustar los parámetros habituales, así como de almacenar nuestras instantáneas en formato RAW, sin hacer uso del postprocesado proporcionado por Huawei.

Un gran equilibrio entre rendimiento, estética y autonomía

Uno de los puntos más influyentes a la hora de decantarnos por un dispositivo u otro, es sin duda el rendimiento ofertado por cada uno de ellos. En en caso de este Huawei P30, hemos de decir que el rendimiento no va a ser un problema en la elección, ya que se trata de un dispositivo muy capaz, que ofrece un rendimiento a la altura en todo tipo de situaciones, incluyendo algunos de los juegos más exigentes del mercado. Tal y como hemos indicado al inicio, este dispositivo cuenta con un procesador Huawei Kirin 980 (Octa-core con unidad de procesamiento neuronal dual, 2 x Cortex-A76 Based 2,6 GHz + 2 x Cortex-A76 Based 1,92 GHz + 4 x Cortex-A55 1,8 GHz) acompañado de 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno. A continuación, os ofrecemos los resultados de los diversos tests sintéticos a los que hemos sometido a este dispositivo.

Como vemos, se trata de un resultado más que adecuado para un dispositivo que se plantea como una de las alternativas más potentes del mercado.

En lo que a autonomía se refiere, contamos con 3600 mAh, que nos ofrecen más de 24 horas de autonomía, con hasta 10 horas de pantalla. Haciendo un uso intensivo, con el perfil de trabajo activado, varias cuentas de correo sincronizadas, uso intensivo de redes sociales y aplicaciones de mensajería, y juegos como el Pokémon Go, conseguimos exprimir unas 5-6 horas de pantalla, logrando llegar al final del día con cierto margen.

Como es habitual en los dispositivos Huawei, este dispositivo cuenta con un agresivo sistema de ahorro de batería, enfocado a exprimir al máximo la duración de la misma. Sin embargo, este sistema puede causar algunos problemas en lo que a experiencia de usuario se refiere. En nuestro caso, nos hemos encontrado con pausas inesperadas a la hora de reproducir música, o con que Waze no funcionaba en el modo coche de Android Auto. Estas optimizaciones pueden ser desactivadas por el usuario, aunque requieren de cierto esfuerzo por su parte.

Como complemento a la autonomía de este dispositivo, Huawei ofrece uno de los sistemas de carga rápida más avanzados del mercado. Sin embargo, una de las grandes decepciones que nos ofrece este modelo, es que no cuente con soporte para carga rápida. Para poder hacer uso de esta funcionalidad, Huawei vende por separado una funda que añade compatibilidad con carga rápida, aunque su precio no es nada despreciable: 69,99 euros.

Por último, en lo que a estética se refiere, Huawei ha optado por una trasera de cristal con efecto espejo con bordes curvados, lo que, junto con sus comedidas dimensiones, hace que el terminal se sienta muy cómodo en la mano. Sin embargo, este efecto cristal hace que el terminal sea un auténtico terminal para las huellas.

EMUI + Android 9, una gran combinación

El Huawei P30 utiliza la versión 9 de Android, aunque no lo parezca a smple vista, pues los terminales del gigante asiático cuentan con una de las capas de personalización más notables del mercado: EMUI, en este caso en su versión 9.1.

Esta capa de personalización es visible desde un primer momento, pues afecta tanto al lanzador de aplicaciones, como a los menús de ajustes rápidos y ajustes avanzados, pasando por la gestión de las capturas de pantalla. Se trata de una capa de personalización que, aunque decimos, es perceptible a simple vista, está muy cuidada, sin llegar a ser excesiva en ningún momento.

Además de la agresiva gestión de batería que hemos comentado en apartados anteriores, el gran problema, desde mi punto de vista, de esta capa de personalización, es que su lanzador de aplicaciones no cuenta con cajón de aplicaciones, lo que lleva a otros pequeños problemas, como que las aplicaciones no puedan ser ordenadas alfabéticamente, o que el soporte al perfil de trabajo de Android se haya añadido con calzador ya que, en lugar de contar con su propio espacio en el launcher, EMUI lo integra creando una simple carpeta en el escritorio, donde añade automáticamente todas las aplicaciones de trabajo.

Conclusiones

En términos generales, el Huawei P30 es un terminal de gran calidad, que ofrece una experiencia de usuario más que sobresaliente en términos de rendimiento, autonomía y pantalla, junto con una cámara muy solvente en buenas condiciones de luz, aunque con cierto margen de mejora en condiciones de baja luminosidad.

El Huawei P30 puede adquirirse por 537,92 euros en Amazon

Por todo lo anterior, otorgamos nuestro cuádruple galardón a este Huawei P30: Diseño, Recomendado, Producto Premium y Calidad/Precio.

Categorías
Análisis HardwareAndroid

Desarrolladora de aplicaciones móviles de lunes a viernes y analista de todo tipo de cacharros en mis ratos libres

    RELACIONADO