I am the Hero

I am the Hero. Análisis PS4

Es la hora de las tortas

Ha llegado el momento de convertirse en héroes y darles una lección a los malos, da igual cuantos sean y lo que pretendan, porque nosotros somos el héroe. Así es como Crazyant, de la mano de Ratalaika Games, nos introduce brevemente en su aventura I am the Hero. Un beat’em up con combos diseñado con un estilo pixel, que, junto con la ambientación, narrativa y personajes, celebran el culto a la edad dorada del género. Historia, retos, cooperativo, oleadas son algunos de los ingredientes con los que cuenta este beat’em up para dejar un buen sabor de boca, sin embargo, hay que saber cómo añadirlos correctamente y sobretodo que sean de calidad.

Despachar sin pensar

El grueso de I am the hero es su modo historia, lo cual no quiere decir que la misma tenga que ser su principal atractivo, todo esto se explicará más tarde. La primera escena que se nos presenta es la del protagonista presentándose así mismo breve, pero conciso. Seguido de esto, visualiza a un grupo de sospechosos dirigiéndose a un edificio y sin dudarlo, se abalanza sobre ellos dando paso al comienzo de la aventura. Breve pero conciso son las palabras más importantes para entender este videojuego. Lo que queda a continuación es una marabunta de golpes y pobres diálogos que nos llevarán hasta el último jefe para despachar.

I am the Hero

La duración de este modo ronda la hora la primera partida, la segunda menos aún. Esta característica no tiene por qué arruinar la experiencia de juego más aun sabiendo el terreno por el que se mueve, el de los beat’em up. Este género, nunca se ha caracterizado por llevar historias que dejen al jugador pasmado delante de la pantalla, más bien ha transcendido a lo largo de los años por ser un género al que esto no le daba más importancia que el dar palizas por las calles y dejar que el jugador disfrute plenamente de ello. Tales son los casos de videojuegos tan famosos como Double Dragon o Teenage Muntant Ninja Turtles para Supernintendo. Videojuegos que se caracterizan por las peleas callejeras, el 1 vs 100, combos y recuperar vida con alimentos que se caen al suelo.

La esencia de I am the hero es el gameplay, el tratar que el jugador disfrute con las características citadas anteriormente y en este caso, lo logra. El gameplay es sencillamente adictivo con una cantidad y combinación de combos interesante además de una curva de dificultad muy bien llevada, pareciendo muy fácil al principio con un par de oponentes en pantalla, para después evolucionar en una pantalla casi saturada con enemigos de características variadas. Por el contrario, el jugador contará con una progresión de habilidades de habilidades especiales y personajes desbloqueables que, curiosamente, son los mismos enemigos del videojuego cada uno, como era de esperar, con su habilidad especial la cual ahora sirve de apoyo, pudiendo también intercambiar con el protagonista cada vez que se vea necesario, o sirviendo como una vida extra cuando este pierda la vida.

I am the Hero

 

Lo bueno dura poco

Como sugerí al principio, el modo historia, por suerte o por desgracia, iba ser el grueso y después de saber lo que este modo tiene que ofrecer, resulta curioso que lo sea. Pues sí, I am the hero cuenta con otros dos modos de juegos, modo reto y arena. El inconveniente con esto es que son modos muy vacíos, el modo reto consiste en derrotar al mismo jefe en el menor tiempo posible y el modo oleada consiste en eso, oleadas de enemigos. No hay más profundidad en ambos modos de manera en que pueda enganchar al jugador o volver a jugarlos una vez se hayan probado, ofreciendo de una escasez de contenido alarmante para muchos.

 

El arte de repartir palizas

Una baza muy a favor es el apartado artístico. El conjunto de sus apartados artístico transporta al jugador a la época de las arcades. Sus gráficos pixel junto a los escenarios crean a primera vista ese acercamiento que, aun no exprimiendo todo lo que este estilo es capaz de mostrar, son bonitos. Los diseños de los personajes están basados directamente en estereotipos cómicos, los escenarios están basados en diferentes localizaciones y se les da bastante juego con las limitaciones de la cámara. La banda sonora dota al título de energía con rock electrónico en 8 bits.

I am the Hero

Conclusión I am the Hero para PS4

I am the hero es un título muy ameno que se puede disfrutar mucho pero no durante demasiado tiempo. Su carencia de contenido, modos de juego y trofeos hace que sea necesario forzarse a jugarlo después de pasarse todos los modos. Su gameplay es maravilloso con un sistema de combos satisfactorio, pero con una I.A. un tanto fallida pues algunos enemigos tienen en varias ocasiones a desplazarse a los bordes de la pantalla obligando al jugador a perseguirlos disminuyendo también la dificultad. Si el beat’em up es un género de tu agrado, I am the hero es un título a probar interesante aún más por su reducido precio.

I am the Hero
6
I am the Hero
The Good
  • Gameplay adictivo
  • Banda sonora
  • Gran variedad de enemigos y personajes
The Bad
  • Corta duración
  • Escasez de contenido
  • Interesante
    6
Categorías
AnálisisPlayStation 4

Apasionado de los videojuegos, lector empedernido, escritor amateur y Draenei guerrero armas

    RELACIONADO