ikea symfonisk game it

Ikea Symfonisk. Unboxing y experiencia de uso de lo nuevo de Ikea y Sonos

Probamos la nueva apuesta del gigante de los muebles y el ritmo de Sonos.

Cuando a nuestra redacción llegó la posibilidad de probar un producto de Ikea la cara que se nos quedó fue de sorpresa, pero una vez leímos atentamente descubrimos que Sonos, otro gigante de la industria, estaba implicado, no pudimos resistirnos ni lo más mínimo. Ikea Symfonisk es una nueva gama de productos de la compañía sueca de muebles más famosa que, en colaboración con Sonos, nos trae interesantes posibilidades ya no solo para decorar nuestras casas, sino también para convertirlo todo en un espacio más inteligente y optimizado. Nosotros vamos a hablaros de la lámpara y la balda/sujetalibros.

Como siempre, agradecer a la marca la confianza depositada en nosotros para realizar este artículo.

Unboxing

En esta ocasión el unboxing se divide en dos y es que tenemos, por un lado la lámpara y por el otro el sujetalibros. Comenzamos con el primero y vemos que Ikea nos trae una caja de cartón sin mayores florituras en las que podemos ver la gama y el producto que tenemos en su parte frontal, así como el color en el que nos llega. Una vez lo abrimos vemos que todo llega perfectamente protegido y es que estamos ante un producto bastante sensible no solamente por ser una lámpara con una parte de cristal, sino que también tiene componentes electrónicos que pueden sufrir con los golpes.

A mayores también vemos que todo llega envuelto en una bolsa de tela para protegerlo del polvo y que no sufra durante su almacenamiento. Una vez lo tenemos todo encima de la mesa no tenemos más que enchufar y comenzar a utilizar.

En cuanto al sujetalibros o estantería, tenemos exactamente el mismo embalaje, dejándonos la información técnica de qué es lo que viene incluido, el modelo y el color en el que nos llega. También una vez lo abrimos vemos que tenemos el sistema perfectamente protegido por una bolsa de tela, por lo que en este sentido Ikea ha realizado un gran trabajo para que cualquiera de estos dos productos nos llegue en perfecto estado a casa.

Una vez lo tenemos todo encima de la mesa no tenemos más que enchufar y conectar para empezar a disfrutar.

Diseño

Esta parte de nuestras reviews suele venir incluida en el grueso del artículo, pero hemos creído que debíamos separarlo del resto porque estamos ante un producto con unas características bastante únicas. En primer lugar tenemos el Ikea Symfonisk lámpara, un altavoz que no solamente nos trae el sonido de Sonos a casa, algo que ya es símbolo de calidad, sino que también nos viene con un diseño que no va a desentonar en prácticamente ningún hogar.

Podemos encontrarlo tanto en color negro como en blanco, con una pantalla de vidrio soplado artesanalmente por un experto, por lo que cada pieza será única gracias a las pequeñas variaciones en su confección. Además contamos con un cable mallado, lo que hará que el tiempo no haga mecha en él.

En cuanto a la balda o sujetalibros, son muchas las posibilidades que nos da y es que no solamente podremos ubicarlo en cualquier punto de la casa, gracias a su versatilidad, pudiendo ponerlo en estanterías, paredes, usarlo como repisa… sino que también nos ofrece el sonido de Sonos. Está claro que estamos ante un producto más sencillo que la lámpara en cuanto a diseño, pero en su sencillez radica también las posibilidades, ya que no va a desentonar en ningún lado.

Eso sí, hay que dejar claro que necesitaremos comprar el gancho o el soporte para pared ya que estos se venden por separado, aunque su precio es bastante comedido y es que son 6 o 10 euros respectivamente.

Ikea Symfonisk

Una vez hemos dejado de lado el diseño nos toca hablar de los dispositivos en sí, empezando una vez más por la lámpara y es que es el que más juego nos va a dar. En ella podremos poner una bombilla de tipo E14 con una potencia máxima de 7W, que conociendo cómo son las luces LED de hoy en día nos puede llegar a dar una gran iluminación. Está pensada para ambientar una habitación como es el salón de estar o un dormitorio, pero realmente puede encajarnos en cualquier lado.

Al ser un elemento de Sonos es compatible con la familia de dispositivos de la compañía, pudiendo utilizarlo como un sistema de sonido en casa, pudiendo poner dos lámparas y que funcionen como altavoces traseros en un home cinema, o creando un sonido estéreo al parear dos al mismo tiempo. Hay que tener en cuenta que todo funcionará mediante la aplicación para móvil de Sonos, disponible tanto para Android como para iOS, lo que nos obligará a utilizar aplicaciones de streaming de música en la que nos pedirán suscripciones premium para poder usarlas, por lo que es algo a tener en cuenta a la hora de comprar cualquiera de los dos dispositivos Ikea Symfonisk. Por si os lo estabais preguntando, no es necesario tener la lámpara encendida para poder escuchar el altavoz y es que si queremos ver una película o escuchar música con poca luz, la lámpara está pensada para que la bombilla esté apagada y siga sonando igualmente si queremos.

En cuanto a su instalación es bastante sencilla y es que la propia aplicación de Sonos nos guiará en todo momento por los pasos necesarios para poder hacer uso del altavoz, utilizando la conexión WiFi integrada y sin necesidad de estar conectado físicamente al router, aunque podemos utilizar su conexión RJ45 si así lo deseamos. También es compatible con la aplicación Ikea Home Smart.

Por otro lado tenemos la balda o sujetalibros, estando ante exactamente las mismas capacidades y compatibilidades que la lámpara, pero con un sistema mucho más sencillo, pudiendo utilizarlo como parte de un home cinema, hacer un sistema estéreo de audio con dos unidades…

Conclusiones y experiencia de uso

Ikea y Sonos se han unido para ofrecernos una experiencia magnífica, dando la sensación de que cualquier elemento de nuestro hogar pueda ser mucho más de lo que parece a simple vista. Tanto la lámpara como la balda/sujetalibros nos traen un sonido estupendo y es que la experiencia de Sonos en este campo es indudable, hasta al punto de que nunca creímos que una lámpara podría sonar tan bien. Bromas aparte, estamos ante una experiencia única, permitiéndonos no solamente disfrutar de nuestra música en cualquier parte de nuestra casa y con total comodidad, sino que además, si ya somos usuarios de Sonos, nos permite incluir nuevos dispositivos y experiencias gracias a poder utilizarlos como parte de nuestro home cinema o de cualquier red que tengamos.

No todo es perfecto y es que hay que tener en cuenta que cualquier plataforma de sonido streaming que utilicemos necesitaremos una cuenta premium, pero si ya somos usuarios la combinación es simplemente perfecta.

Por todo esto y lo anteriormente mencionado, otorgamos los galardones de producto premium y diseño a Ikea Symfonisk. Podéis encontrar tanto la lámpara como la balda/sujetalibros en la propia tienda de Ikea a un precio de 179€ y 99€ respectivamente.

Ikea Symfonisk
Ikea Symfonisk
Categorías
Análisis HardwareAndroidHardwareiPhone OSMóvilPrimeras impresionesTecnologíaUnboxing

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

    RELACIONADO