krom k-wheel game it

Krom K-Wheel. Unboxing y experiencia de uso

Nos ponemos al volante de uno de los últimos periféricos de Krom.

Si por algo destaca Krom es que estamos ante una marca que tiene claro su objetivo y es el de ofrecernos periféricos de lo más interesantes y variados, a un precio muy competitivo, al alcance de la mayor parte de los bolsillos. Esto ya es algo que vimos en el Krom Kumite y que vamos a ver, de manera todavía más clara, con el Krom K-Wheel, un volante para que podamos disfrutar de nuestros videojuegos de conducción favoritos sin la necesidad de gastarnos mucho dinero.

Características principales

Comenzamos viendo cuáles son las especificaciones técnicas que nos ofrece el fabricante.

krom k-wheel game it

Como podemos ver estamos ante un sistema que nos aporta la mayor parte de características necesarias para disfrutar de cualquier juego de conducción, tanto arcade como simulador, teniendo la posibilidad de utilizar pedales, un volante con 180º grados de giro, entradas para PC X-Input y D-Input, levas y palanca de cambios de marcha (para todos los gustos)… Esto debemos añadirle una gran compatibilidad y es que podremos disfrutar del Krom K-Wheel en PC, PS3, PS4 y Xbox One.

Unboxing

Krom sigue siendo fiel a su embalaje por lo que vemos que nos llega el producto en una gran caja, demostrándonos que estamos ante un dispositivo de gran tamaño. En su parte frontal y en la trasera predomina el color negro mostrándonos una imagen del volante y un completo esquema de sus partes respectivamente, algo habitual en la marca, con los laterales en color naranja donde vemos algo más detallado sus principales características.

Una vez abrimos la caja necesitaremos un tiempo para poder desempaquetar todo y es que viene perfectamente preparado para que durante el transporte no sufra golpes, así como envuelto en telas plásticas para que el polvo no sea un problema durante su almacenamiento.

Tras tomarnos un tiempo en sacarlo todo, tenemos todo listo para ver de qué es capaz.

Krom K-Wheel

Comenzamos nuestro repaso a las principales partes de este volante de Krom con los pedales, y es que como podéis ver en las imágenes que os mostramos a continuación estamos ante un set plástico. Esto no es algo necesariamente negativo ya que tendrá sus ventajas como un sistema bastante ligero, pero como los amantes de videojuegos como Rockband sabrán, la resistencia será menor a tener refuerzos metálicos. Si bien es cierto que no vamos a hacha tanta fuerza como en esos dispositivos, tampoco podemos pedirle más por el precio al que nos llega el Krom K-Wheel.

En la plataforma encontramos unos pequeños salientes que nos ayudarán a poder descansar nuestros pies mientras no estemos utilizando los pedales, generando algo de grip y mejorando la experiencia. Como podéis imaginar, tenemos uno perteneciente al acelerador y otro al freno, ambos gozando de una buena sensibilidad y haciendo que la experiencia en el juego sea bastante acertada, lo cual son muy buenas noticias.

Para poder utilizar estos pedales debemos conectarlo al volante mediante un cable engomado, el cual nos llega con un largo más que generoso, por lo que la instalación no debería ser un problema para nadie. Por si os estáis preocupando porque al utilizar los pedales puedan moverse del sitio, Krom ya ha pensado en esto y los ha dotado de pequeños salientes en su parte interior con goma antideslizante, mejorando así la experiencia (pasarse de frenada y pisar a fondo el freno podría ser un problema sin ellas).

Llegamos a la parte interesante de este Krom K-Wheel y es que el volante es lo que más nos ha gustado. Aquí nos encontramos con todo lo necesario para disfrutar de nuestro videojuego favorito de conducción, comenzando con una circunferencia bastante generosa (33 cm. de diámetro), por lo que el tamaño de nuestras manos nunca debería ser un problema. Además gran parte de este volante está dotado con una superficie gomosa para un grip perfecto, lo que nos asegura tener siempre el mejor agarre.

El Krom K-Wheel consta de hasta 180º de giro, entrando dentro de lo mínimo necesario para poder jugar con total comodidad a esta clase de juegos. Además cuenta con varios efectos de vibración, lo que aporta un extra de realismo al permitirnos sentir los baches del trazado en nuestras manos.

También encontramos un gran número de botones (12 en total, 8 analógicos y 4 digitales) y es que solo faltaba que pusieran en el logo de Krom uno para la bocina. A la derecha tenemos cuatro botones, imitando un mando de consola, y a la izquierda uno con las flechas del pad. Arriba vemos los que pertenecerían a los gatillos, mientras que justo debajo del símbolo de la marca vemos home, options y share, los habituales en los mandos de nueva generación. En su parte trasera vemos dos más.

Seguimos con el volante y es que Krom ha encontrado una solución óptima para que no tengamos problema entre si queremos cambiar de marchas al estilo clásico, con palanca, o si somos más de coches de competición como los F1: poner ambos sistemas. En la parte de atrás del volante, totalmente a mano, nos encontramos con dos leves para bajar y subir la marcha, mientras que a mano derecha, un poco más distanciada, una palanca para poder realizar la misma opción, dejando a nuestro gusto si queremos hacerlo de una manera u otra.

Como método de sujeción a donde vayamos a jugar, Krom ha estimado en utilizar un juego de ventosas, 7 en concreto (cuatro en su parte delantera más pequeñas y tres en la trasera un poco mas grandes) como sistema para mantener el volante pegado a la mesa y que así podamos jugar. Obviamente esto tiene sus ventajas como que abarata bastante el producto o podremos utilizarlo prácticamente en cualquier mesa con el espacio suficiente, pero debemos tener en cuenta que estamos ante un sistema que, sino lo pegamos bien, un volantazo y nos encontraremos con él en las manos, despegado de la mesa. Una vez más está claro que por el precio no podemos pedir más, y asegurándonos que las ventosas están bien pegadas no deberíamos tener mayores problemas, pero es un detalle a tener en cuenta si somos de los que nos “emocionamos” o vamos al límite habitualmente en las curvas.

Conclusiones y experiencia de uso

Durante horas hemos podido disfrutar de este Krom K-Wheel y lo cierto es que no tiene nada que envidiar a muchos otros periféricos del mercado. La marca pone en nuestras manos una manera estupenda de poder mejorar en nuestros títulos favoritos de conducción ofreciéndonos multicompatibilidad, sensibilidad y una experiencia de lo más fiel a la realidad, pero siempre con las limitaciones que el precio nos impone, como un sistema de sujeción menos fiable, materiales plásticos (aunque están preparados para aguantar muchísimas horas), un volante con 180º de recorrido…

Por todo esto y lo anteriormente mencionado, otorgamos los galardones de calidad/precio y recomendado al Krom K-Wheel. Podemos encontrarlo en Amazon.es a un precio de 70,75€ en estos momentos.

 

Krom K-Wheel
Krom K-Wheel
Categorías
Análisis HardwareHardwarePCPlayStation 3PlayStation 4Primeras impresionesTecnologíaUnboxingXbox One

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

    RELACIONADO