Mad Catz RAT DWS. Análisis del ratón modular inalámbrico

rat dws

Volvemos a la carga con un nuevo producto de Mad Catz, esta vez subiendo todavía más el listón y analizando uno de los ratones que nos han parecido más interesantes en su haber. Se trata del Mad Catz RAT DWS, un ratón gaming inalámbrico y modular que nos va a ofrecer muchas opciones de personalización, acompañado de unos componentes brutales y un software de gestión a la altura.

Antes de comenzar, agradecer a la marca la confianza depositada en nosotros.

Especificaciones técnicas

Veamos cuáles son las características que nos aporta el fabricante.

Tenemos un ratón inalámbrico que es capaz de utilizar una conexión de 2.4 Ghz gracias a su dongle o por Bluetooth 5.0, ofreciéndonos hasta 200 y 300 horas respectivamente mediante pila. Exteriormente nos encontramos con 14 botones programables, pudiendo crear hasta cuatro perfiles, contando en sus dos principales los Switch Dakota, que ya hemos visto en otros ratones de la marca y que nos ofrecen hasta 60 millones de pulsaciones y una respuesta muy rápida de 2 milisegundos.

Por otro lado, tenemos un sensor óptico PixArt PAW3335DB con hasta 16.000 DPIs, una velocidad de 400 IPS y una aceleración de 40G. La parte modular la completan los extras que nos trae y que se trata de dos reposameñiques, uno engomado y otro más ergonómico, así como la posibilidad de cambiar la parte frontal donde apoyamos la palma y el lateral del dedo gordo en una versión metálica o más engomada, para así poder variar entre agarre y velocidad. Por último, destacar que no solamente vamos a tener una rueda con dos botones laterales, sino que nos encontramos con una segunda para utilizar con el dedo pulgar, lo que completa el pack de 14 botones programables.

Unboxing

El empaquetado que ha escogido Mad Catz ya nos da una muestra de que tenemos en nuestras manos un producto de calidad. En su parte delantera vemos una imagen del ratón con mucho colorido, mientras que la trasera se reserva para hablarnos de todas sus características técnicas.

Una vez lo abrimos vemos que todo viene colocado con mucho mimo en un molde de espuma, dentro de una caja de grueso cartón. Tenemos mucho que sacar en esta ocasión ya que al ratón y la documentación y pegatinas, debemos añadirle las partes modulares, una herramienta para su instalación y un pincel de limpieza.

Para apreciar cómo es el ratón en nuestras manos, así como escuchar sus botones, os dejamos a continución nuestro vídeo análisis.

Mad Catz RAT DWS

Ergonómicamente hablando, ya estamos viendo que el Rat DWS es un ratón sumamente complejo. Esto no solo se debe a todos los extras intercambiables que nos trae, y que nos permitirán configurarlo a nuestro gusto, sino también por su forma que se adapta muy bien a cualquier tipo de agarre. El ratón está especialmente pensado para diestros, teniendo un peso de 113 gramos, lo que hace que lo sintamos bastante en la mano. Los botones están distribuidos entre todo su esqueleto, contando además con un botón de precisión, así como uno lateral en su principal izquierdo.

La configuración modular puede ser un poco más engorrosa de lo que estamos acostumbrados porque no se ha realizado por un sistema de imanes sino que lo han hecho mediante tornillos. El propio ratón nos trae la herramienta para poder quitar e instalar, así como un pequeño pincel para la limpieza, estando muy bien cubiertos en ese sentido. Realizar los cambios necesarios no nos va a llevar más de unos minutos, así que tampoco es que vayamos a perder tanto por el sistema elegido.

En cuanto al pequeño cilindro que vemos en su parte trasera, se trata de la cavidad que alberga la pila. Esto quiere decir que estamos ante un ratón que no va a contar con una batería ni con un cable de ningún tipo. Obviamente nos va a impedir utilizarlo mientras está cargando, a lo que hay que añadirle otra ausencia más, la de iluminación. El Rat DWS no cuanta con RGB de ninguna clase, centrando todos los esfuerzos de la marca por ofrecernos un ratón multiusos y con la mejor experiencia posible.

A pesar de que en ocasiones anteriores nos hemos quejado del programa de gestión que Mad Catz ha elegido para sus productos, esta no va a ser una de ellas. El programa que han desarrollado es impresionante, ofreciéndonos una cantidad enorme de opciones de personalización, y que está perfectamente a la altura de un ratón modular con tantos botones. Lo primero que vemos es un mapa de todos los botones que vamos a poder configurar, con una lista de atajos propios de Windows o funciones multimedia, pudiendo escoger en cada uno de ellos la función a realizar.

La lista es realmente amplia y va a conseguir que sea sumamente cómodo de dejarlo todo a nuestro gusto. Tras esto nos encontramos con el botón DPI en donde podemos escoger hasta cuatro saltos distintos, con un mínimo de 100 y un máximo de 16.000, todo dictaminado por el sensor que monta el ratón.

Además también nos deja escoger otro botones para que funcionen para subir o bajar exclusivamente los DPIs, sin necesidad de dar la vuelta a todo el ciclo. Después tenemos la configuración del botón de precisión, que también podremos cambiar por otras cosas, así como el polling rate y el angle snapping o ajuste del ángulo. Si queréis ver cómo es el software de gestión, podéis echarle un ojo en nuestro análisis en vídeo.

Conclusiones y experiencia de uso

Está claro que Mad Catz no se ha cortado un solo pelo a la hora de desarrollar el RAT DWS, un ratón inalámbrico con unas características que lo hacen sumamente personalizable, duradero y cómodo. Si bien es cierto que no estamos ante el ratón más bonito de ver, ya que es un poco Frankenstein, así como que tampoco tiene iluminación por ningún lado, la experiencia de uso es realmente magnífica. Optar por la pila nos da la posibilidad de utilizarlo hasta 200 o 300 horas, siempre dependiendo del tipo de conexión que estemos usando, pero como principal inconveniente aquí nos encontramos que si se nos agota en el peor momento, nos va a dejar bastante vendidos, necesitando unos minutos para realizar el cambio.

Sin embargo la experiencia de uso nos ha dejado por completo satisfechos, un ratón con un sensor óptico muy suave y que es perfecto no solamente para videojuegos, sino que gracias a su alta configuración de botones también luce en el trabajo. Eso sí, va a costarnos un poco hacernos a tantos botones, especialmente la rueda secundaria, no estamos nada acostumbrados a su uso, pero para cambiar de armas rápidamente ha sido una maravilla. Entre eso, y su botón de modo francotirador, los FPS son mucho más sencillos.

Por todo esto y lo anteriormente mencionado, le otorgamos los galardones de Producto Premium, recomendado, calidad/precio y prestaciones. Podéis encontrar el Mad Catz RAT DWS en Xtralife a un precio recomendado de 119,99€.

Salir de la versión móvil