Mediatonic ha abierto su nueva oficina en Madrid y hemos probado Fall Guys: Ultimate Knockout

El estudio británico Mediatonic inaugura un local en pleno centro de Madrid con vistas a la expansión y muchos títulos por llegar

Dave Bailey y Paul Croft empezaron su aventura en un pequeño local de Londres en 2005, justo un poco antes de graduarse en la Universidad. El objetivo era cumplir su sueño y crear una desarrolladora de videojuegos capaz de hacerse cargo de proyectos que realmente amaran, Mediatonic. Su dedicación y el trato familiar que ofrecieron a sus empleados los llevaron a expandirse exponencialmente y a que su nombre fuera reconocido fuera de Reino Unido. Ahora, 15 años más tarde, han inaugurado su nueva oficina en la capital española para compartir con otros profesionales del sector sus nuevos proyectos y el futuro de sus andanzas en el territorio.

El nuevo espacio, con una decoración moderna y muy enfocada al gaming, está capacitado para ofrecer trabajo hasta 70 empleados, una ampliación que indica el buen hacer de la compañía en los últimos tiempos. Y no es de extrañar, con más de 100 títulos a sus espaldas enfocados al género casual, han conseguido afianzar su papel en la industria colaborando con empresas de la talla de Square Enix, SEGA o LEGO. También han alcanzado una potente representación en el E3 de la mano de Microsoft Studios con el esperado Gears Pop! y, por supuesto, con Devolver Digital junto a los que han mostrado su último tráiler en 2019 de Fall Guys: Ultimate Knockout.

Desde que Snowman Savage viera la luz en 2005, Mediatonic ha afianzado franquicias exitosas como Amateur Surgeon, que fue jugado más de 56 millones de veces, y ha dado el salto al desarrollo de juegos para móviles con títulos propios como Must Eat Birds. Poco a poco, lo que empezaron siendo apoyos para otras empresas se fueron convirtiendo en apuestas por proyectos propios y originales. Algo que culminó con la apertura de un segundo estudio ubicado en la ciudad de Brighton en 2012.

Así lo narraban en su presentación los creadores del estudio, un viaje por la historia de Mediatonic, su filosofía y los proyectos pasados, presentes y futuros. Si algo los caracteriza es el empeño y el trabajo bien hecho, productos realizados con amor y la norma de pensar siempre en lo mejor para el jugador. También para el trabajador de su empresa, al que han cuidado desde el comienzo y al que piensan seguir tratando como si fuera parte de una familia.

Mediatonic ha conseguido ser referente en los juegos casual, pero también ha dejado su semilla en otros apartados de sector: desde desarrollo de aplicaciones, juegos freemium, triple A, consolas de nueva generación, indies, realidad virtual e incluso en el mundo de los e-sports. Además de los títulos ya mencionados, el estudio cuenta con apuestas realmente originales de la talla de PC Building Simulator, que permitirá construir un ordenador desde cero contando con todo tipo de piezas originales en el mercado, o Hatoful Boyfriend, preparado para recrear citas con palomas – así de loco-.

Probamos Fall Guys: Ultimate Knockout

En nuestro paso por sus nuevas oficinas hemos podido probar su proyecto estrella, Fall Guys: Ultimate Knockout, que verá la luz en 2020 y que promete ser totalmente adictivo. Como nos explicaron algunos de los implicados, desde la oficina de Madrid se está ofreciendo apoyo de programación a la sede británica, encargada en exclusiva de la parte artística del juego, pero también afirmaron que se espera que la ampliación de la oficina y la plantilla, expanda también el abanico de trabajo que se va a llevar a cabo en territorio español.

Una vez con el mando en la mano y la pantalla frente a nosotros, comprobamos que el videojuego es un festival de colores vivos y trazos simples. La pantalla inicial ofrece la posibilidad de escoger personaje, centrándose siempre en la forma redondeada y poco definida del monigote y cambiando colores y atuendos. Es inevitable pensar en el potencial que tiene esta personalización en una época en la que las skins temáticas y exclusivas están a la orden del día. Resultaría gracioso poder disfrazar a los simpáticos personajes de vengadores, ewoks, cazafantasmas o incluso otros protagonistas de videojuegos, aunque por el momento solo es una idea a contemplar.

Con el personaje listo, uno de los programadores nos cuenta que vamos a enfrentarnos a tres fases: la primera como toma de contacto, la segunda eliminatoria y la tercera donde habrá un único vencedor. Fall Guys: Ultimate Knockout tiene un planteamiento completamente competitivo, por lo que es mejor no fiarse mucho de los amigos con los que podamos jugarlo. En cuanto arranca, nos damos cuenta de que estamos en una carrera de puertas al más puro Humor amarillo. En carrera, los personajes pueden atravesar bloques de ladrillo para seguir avanzando o toparse con algunos inamovibles y quedarse rezagados, debido a los obstáculos es complicado llegar al final, solo unos pocos lo conseguirán.

El segundo nivel comienza con la mitad de los jugadores portadores de una simpática colita que deberán proteger y la otra mitad con el objetivo de hacerse con una antes de que se agote el tiempo. Esto recuerda al clásico juego escolar de coger el pañuelo, aunque en este caso la batalla se volverá bastante más dura debido al pequeño espacio y la gran cantidad de jugadores dispuestos a agarrar colitas. A pesar de que son pocos minutos de ronda, el tiempo se hace eterno cuando solo tienes que defenderte de los demás jugadores y evitar que te roben para estar en la final. Comprobamos que lo mejor son los saltos hacia las esquinas y marear a los rivales dando vueltas a una misma zona impidiendo que puedan alcanzarnos – muajajaj-. Todo son risas hasta que a falta de 1 segundo alguien te aborda y te roba tu extremidad.

Fallguys game it 1

Si has conseguido resistir, te espera una última fase con solo el 50% de los jugadores que competían al comienzo. De estos habilidosos monigotes, uno solo podrá hacerse con la victoria total, pero para ello, deberá esquivar numerosos obstáculos que no se lo pondrán nada fácil. El escenario se enfoca en una carrera hacia la cima de la montaña donde espera una corona ascendente y descendente que el ganador deberá atrapar. Para llegar a ella, habrá que evitar que unas enormes bolas nos golpeen y los lancen hacia atrás, que unos ejes rotativos nos empujen hacia los lados, o simplemente que otros jugadores nos obstruyan el camino. Parece sencillo, pero no lo es, porque cuando alcanzas la cumbre y ves la victoria a un paso… pum, otro monigote salta antes que tú en el tiempo justo y agarra la corona, dejándote con la miel en los labios.

Aunque en su lanzamiento habrá muchas más pruebas, fases, dinámicas y objetivos, estas tres betas nos dejan un rato lleno de diversión, piques y la sensación de que el juego puede calar en todo tipo de públicos. La sencillez y la alta competitividad pueden tener la llave para triunfar entre los youtubers ávidos de contenidos multijugador y el futuro puede ser bueno si se ponen medios y ampliaciones para no caer en la monotonía. Una experiencia totalmente recomendable y adictiva por la que ahora tendremos que esperar de mala gana: su lanzamiento está fijado en 2020 aunque no hay fecha confirmada y saldrá para PlayStation 4 y PC en un principio.

Mediatonic nos ha convencido y deseamos que su futuro en España sea tan prometedor como parece. Desde aquí recomendamos echar un vistazo a alguno de sus títulos que, aunque puedan ser menos conocidos que los que están por venir, pueden ofrecer gratas sorpresas y descubrimientos. Sin duda, seguiremos de cerca las últimas informaciones sobre el estudio y todos sus proyectos y ojalá esta aventura sirva para atraer a nuevos estudios dispuestos a apostar por el desarrollo de videojuegos en nuestro país.

Categorías
Eventos

Periodista, ilustradora, diseñadora y marketing manager. Amo las buenas historias por lo que disfruto jugando, leyendo o simplemente escuchando. Crecí en un cibercafé siendo la única chica que comandaba un equipo en Counter Strike y en soledad, recorriendo las costas de Monkey Island y el mundo de Baldur's Gate.

RELACIONADO