Mountain Everest Max. Análisis completo del teclado modular

mountain everest max

Tras un paso por la redacción con uno de sus primeros periféricos en el mercado, el ratón Mountain Makalu 67, ahora toca el turno de volver a la marca conocida por el montaje de ordenadores y que ahora ha dado el salto a los periféricos. Como habéis podido ver en nuestro titular, vamos a analizar EL TECLADO, así todo con mayúsculas y es que lo que Mountain ha creado nos ha parecido el mejor que ha pasado por la redacción y de calle. Se trata del Mountain Everest Max, un teclado modular pensado para auténticos profesionales que cuenta con varios modulos que le podremos acoplar dependiendo de lo que queramos gastarnos y de nuestras necesidades para el día a día.

Así pues, podremos escoger entre el Everest Core, el teclado en formato TKL a secas, sin reposamuñecas, y después el esto de extras como el teclado numérico, con botones extra que ahora añade funciones del OBS mediante la actualización de software que está disponible desde hoy, el reposamuñecas y el media dock, que nos permitirá no solamente gestionar la música, el volumen y demás, sino también darnos información y crear un teclado con nuestra marca.

Antes de comenzar, agradecer a la marca la confianza depositada en nosotros.

Características técnicas

Veamos cuáles son las especificaciones que nos muestra la marca.

Como decíamos al principio, vamos a analizar la versión completa del Mountain Everest, pero debéis tener en cuenta que este teclado se puede comprar por módulos, teniendo a nuestra disposición su versión TKL, la cual os recordamos que no incluye el reposamuñecas, y después adquirir el resto de productos por separado. El teclado cuenta, en cualquiera de sus configuraciones, con cinco posibles switches, nosotros vamos a probar el Cherry MX Red Silent, la versión más gaming y silenciosa, pero también podemos coger el Cherry MX Brown, el Red normal, el blue y el speed silver (todos con 50 millones de pulsaciones garantizadas). El pack incluye un switch de cada para que podamos probarlos y, si queremos comprar recambios, hacerlo sabiendo cómo funciona cada uno. Que por cierto, si queréis escuchar cómo funcionan todas sus teclas, os lo enseñamos a continuación.

En el resto de características nos encontramos con un teclado al completo, con unas dimensiones y un peso considerable ya que llega a medir 265x461x43mm. Los materiales de construcción son de primera calidad, con plástico ABS en su parte inferior y en las teclas, teniendo un cierto tacto rugoso perfecto para que no resbalen ni lo más mínimo al presionarlas, así como una capa superior de aluminio con varias texturas que le dan un toque de distinción. Podemos encontrar el teclado en dos colores: negro y gris.

La conexión del cable es por USB tipo C, muy robusto y de 2 metros de longitud, el cual podemos quitar y poner a nuestro antojo, contando además con un HUB USB 3.2 Gen 1 para conectar cualquier otro periférico. En su parte inferior nos vamos a encontrar con distintos pasacables por lo que estamos muy bien cubiertos en ese sentido. Tendremos la posibilidad de hacer ciertos cambios al instante, utilizando e media dock o la tecla FN, y también podremos configurar 5 perfiles distintos mediante su software de gestión. La iluminación RGB nos permitirá configurar cada una de las teclas, por separado, así como variar entre los distintos modos de iluminación predefinidos. No solamente las teclas están iluminadas sino que también tenemos el RGB bordeando todo el teclado.

Unboxing

Ya desde el primer momento, viendo su caja, nos da la sensación de que estamos ante un producto premium, cuidando los detalles al máximo. Los cierres imantados siempre nos han parecido que dan un toque de distinción, pero cuando abrimos la caja vemos que se ha cuidado todo, llevando muchas protecciones y cubriendo todo para que no haya problemas ni con el polvo, ni con el transporte y los posibles golpes en el viaje.

En la parte principal nos encontramos con el teclado, que ya al cogerlo en las manos denota un gran peso y robustez, y debajo de este está el reposamuñecas. En el cajón inferior tenemos todos los añadidos que nos llegan con este Mountain Everest Max, encontrando aquí el media dock, el teclado numérico, los cables necesarios para dar uso al completo de todo y una caja donde nos encontramos 5 switchs Cherry MX de distintos colores para que podamos instalarlos y probarlos. Mountain vende por separado el juego de estos swicths, por lo que tendremos la posibilidad de cambiarlos sin ningún esfuerzo como os enseñamos más adelante. Aquí también encontramos una herramienta para quitar los keycaps y los switchs, para cambios o limpieza, así como 8 potentes imanes que se encargarán de permitirnos configurar el efecto grada. Como podéis ver todo llega perfectamente ordenado para que nos sea lo más sencillo posible comenzar a trabajar con él.

Un teclado como este se merece un vídeo análisis a la altura, por lo que os recomendamos que le echéis un vistazo al que hemos preparado. En él podéis ver todas las posibles configuraciones, montaje, ruido de las teclas, iluminación… todo lo que necesitáis saber sobre el Mountain Everest Max.

Moutain everest max

Vamos a empezar hablando sobre el montaje y las posibles configuraciones.

Este teclado pone a nuestra disposición la posibilidad de montar, como módulos o añadidos extras, dos piezas bastante importantes y que son parte fundamental de la libertad que nos ofrece este teclado: el teclado numérico y el media dock. A esto también hay que añadirle el reposamuñecas, una pieza muchas veces olvidada y que puede ser un gran descanso para nuestras articulaciones, de muy sencilla instalación y es que solo es acercarla y ya quedará fijo gracias a sus imanes. El almohadillado que tiene no es muy grueso, pero una vez lo probamos la verdad es que la sensación es muy suave y de calidad, agradeciendo enormemente este añadido y es que no es la primera vez que vemos que productos con un gran precio y calidad, no lo incluyen. Los imanes son bastante potentes así que la sujección está muy bien echa y no se moverá durante su uso.

A la gran mayoría nos puede parecer una tontería, pero los zurdos pocas veces pueden permitirse el lujo de tener el teclado numérico en la parte izquierda del teclado, y es algo que vamos a poder conseguir con este. Gracias a todas las conexiones que nos encontramos con el Everest Max, el teclado numérico lo vamos a poder colocar tanto a mano derecha como a izquierda, con un cambio muy sencillo y que tan solo nos va a llevar unos segundos. De igual manera, el media dock también tendrá dos posiciones, ambas en el frontal, una a mano derecha y otra a mano izquierda. Como podéis ver, los cambios se realizan de manera muy sencilla y no hace falta que tengamos que esperar más de unos segundos para que el añadido que hemos colocado se conecte y comience a mostrar la información que tenemos configurada. Además de la propia conexión, todo lleva refuerzos con imanes, así que es bastante seguro y no vamos a tener problemas de desconexión porque el puerto se ha separado. Para que veáis el resto de cambios, completamos la configuración.

Por último tenemos la configuración del efecto grada en el teclado, algo que habitualmente se hace con pestañas o patas en la parte trasera. En esta ocasión contamos con unos potentes imanes, 8 en concreto, los cuales vamos a poder configurar para crear distintos tamaños de grada a nuestra elección. Todo muy sencillo y rápido de hacer.

Os hemos enseñado que el Mountain Everest nos va a dar una libertad que muy pocas veces hemos visto en un teclado por no decir nunca, al menos que haya pasado por nuestra redacción. La posibilidad de poner a derecha o izquierda el teclado numérico, los múltiples pasacables que tiene por su parte inferior e incluso el media dock y sus dos posiciones, van a hacer que podamos configurarlo de muchas maneras. Sin embargo esto no es todo y es que todavía nos estábamos guardando un as en la manga. Hay una tercera posibilidad, gracias al cable incluido que nos deja separar el teclado numérico y utilizarlo alejado de este como si fuera una calculadora, ganando todavía más en comodidad. El media dock también vamos a poder separarlo de esta manera, aunque la utilidad en esta situación es bastante más limitada ya que no se nos ha ocurrido un caso en el que vaya a ser cómodo, pero que por opciones no sea.

Ahora vamos a ver cuáles son las posiblidades de cada uno de las partes de este teclado, comenzando por el Everest Core, o lo que es lo mismo, el teclado en su formato TKL. Ya os hemos hablado de sus materiales de construcción, por lo que pocas características nos quedan mencionar que ya no hayamos explicado. Uno de los aspectos que habéis podido ver en las imágenes es la tecla ESC con el símbolo de Mountain, pero también tenemos una keycap más clásica que vamos a poder instalar sin problema alguno. El reposamuñecas no está incluido en su formato base, por lo que conviene recordaros que si nos hacemos con el teclado base, no lo encontraremos y tendremos que comprarlo a parte si queremos usarlo. La iluminación RGB está presente por todos lados, incluido en el formato TKL, lo que le da un aspecto muy bonito de ver. Quizás no nos permitan demasiados modos como veremos después en el software de gestión, pero la verdad es que luce bastante espectacular en cada uno de ellos.

En cuanto a los switches, que en nuestro caso son los Cherry MX Silent, la marca ha creado un sistema que nos va a facilitar mucho la vida para varias tareas. Para empezar, la herramienta incluida en el pack nos permitirá no solamente quitar la keycap y dejar el switch al descubierto, sino también quitar este rápidamente y sin riesgos de rotura. De esta manera podemos limpiar muy fácilmente el teclado, lo que siempre es un plus para que el periférico nos dure más tiempo, pero también nos nos dan la opción de comprar un set de teclas con otro switch nuevo y que podamos cambiarlo sin necesidad de ayuda de nadie. Todo es muy sencillo de hacer y no nos va a llevar demasiado tiempo.

Quizás pueda parecer una nimiedad que el Everest Mountain nos permita utilizar el teclado numérico tanto en el lado derecho como en el izquierdo, pero lo cierto es que los zurdos pueden opinar de manera muy distinta. A pesar de todo, aunque seáis zurdos y ya estéis acostumbrados a la configuración habitual, este teclado numérico guarda algunas sorpresas de lo más interesantes, y es que esas pequeñas teclas que véis encima van a ser de lo más útiles.

Para empezar, no solamente funcionan como teclas donde vamos a poder poner macros, que también, pero contamos con cuatro pequeñas pantallas LCD con una resolución de 72 x 72 píxeles, permitiéndonos poner iconos. Estos pueden ser los predefinidos que nos llegan gracias al software de gestión, o también podremos poner los nuestros propios. Así, no necesitaremos recordar qué macro o función lleva cada una de las teclas porque con el icono que le pongamos lo veremos fácilmente. Sin embargo esto no es todo y es que estamos ante una herramienta que va a facilitarle mucho la vida a los streamers.

A partir de hoy, 1 de julio, Base Camp cuenta con compatibilidad con OBS, por lo que podremos usar estas teclas para configurar y dar uso a esta herramienta de streaming, diseñado los distintos botones para iniciar o parar la retransmisión, lanzar cortinillas, crear efectos… Básicamente vamos a tener aquí funciones como periféricos específicos como un Streamdeck, lo que es un añadido realmente importante y que nos puede ahorrar dinero. Como os estamos enseñando en las imágenes, la herramienta es sumamente intuitiva y fácil de utilizar, por lo que no vamos a tener que buscar complicados tutoriales ni tener que utilizar nuestro tiempo en aprender cómo funciona.

Uno de los problemas que podemos encontrarle a estos botones es su forma, y es que los iconos no se ven del todo bien desde el uso normal del teclado, necesitando ponerse encima ya que la forma del propio botón se interpone en el campo de visión. Sin embargo esto es ponernos un poco exquisitos, el resultado final es espectacular y nos ha encantado no solo el añadido de los iconos, sino todas las funciones que vamos a poder ponerle.

Así pues, el teclado numérico no solamente es un añadido muy interesante por su gran libertad de movimientos, sino porque también nos va a permitir hacernos la vida más fácil si hacemos directos.

El media dock, o puerto multimedia si así lo preferís, es un pequeño añadido que también puede facilitarnos bastante la vida, aunque no deja de ser una parte diseñada para lucir y para volvernos un poco más vagos por así decirlo. Como es habitual en esta clase de partes del teclado, nos vamos a encontrar botones destinados a pasar a la siguiente canción, volver a la anterior, pausar o reproducir e incluso silenciar el volumen. Sin embargo el gran atractivo lo encontramos en la rueda con la pantalla IPS RGB de 240 x 204 de resolución.

Lo primero que vemos es que tenemos una oportunidad única de personalizar nuestro teclado y añadirle nuestra marca, algo que no se ve todos los días, pero es que ese salvapantallas no es su única función. Desde aquí vamos a poder configurar varias funciones del teclado cómodamente, como es por ejemplo la iluminación RGB del teclado y sus distintos modos, su brillo, el volumen, ponerlo en modo reloj o incluso escoger el perfil a utilizar sin necesidad de activar el software de gestión, pudiendo escoger hasta cinco distintos. Además, también nos va a enseñar información de nuestro equipo como es el uso de la CPU, la memoria RAM, la GPU… un buen puñado de añadidos.

Esta parte es quizás la más supérflua y es que tenemos un puerto multimedia que sirve, como suele ser habitual en ellos, para agilizar escuchar canciones y gestionar el volumen, pero también tiene algunos añadidos más útiles como la información sobre el PC y sus cargas de trabajo. También nos permite cambiar de perfil de manera mucho más sencilla y sin necesidad de tener el software instalado, pero no deja de ser todo opciones que tampoco son tan decisivas. Nos quedamos con el salvapantallas y poder poner nuestra marca a la vista de todos, así como las funciones de reloj, con cronómetro y cuenta atrás, algo que sí puede ser más interesante en el mundo de los videojuegos.

Por último hablaremos de Base Camp, el software de gestión. Lo cierto es que el programa ya lo habíamos visto en su momento con el Makalu 67, y sigue siendo bastante completo, ofreciéndonos muchas opciones para garantizar la configuración perfecta del teclado. Además de los 5 perfiles que podemos crear, desde aquí gestionamos directamente la iluminación y sus distintos modos, permitiéndonos algunos ajustes como colores, direccionalidad y velocidad, dependiendo de cada uno. A nuestra forma de ver, quizás estamos ante uno de los puntos más débiles del software de gestión, y es que nos ha parecido que no tiene demasiados modos de iluminación. Sin embargo esto no deja de ser un dato muy objetivo de cada uno y sin mucha importante, al menos para nosotros. La vinculación a la tecla, que ya os hemos hablado del nuevo añadido con soporte para OBS, está disponible no solamente para los botones especiales del teclado numérico, sino también para cualquier botón del teclado, contando con muchas opciones a nuestra disposición. Los macros son bastante intuitivos de crearse y fáciles de hacer, capturando también el ratón si lo creemos necesario.

Desde aquí también vamos a poder configurar el dial del media dock, escogiendo qué funciones estarán disposnibles así como el color del menú, la clase de reloj que mostrar y, si así lo deseamos, un salvapantallas que se activará cada 30 segundos e, incluso, que el puerto se apague a los 30 segundos de dejar de usarlo. Por último encontramos el menú de configuración del modo gaming.

Si queréis ver perfectamente cómo es Base Camp, os recomendamos que le echéis un vistazo a nuestro vídeo análisis.

Conclusiones y experiencia de uso

Si habéis aguantado hasta aquí, cosa que nos sorprendería bastante, creemos que os ha quedado claro que estamos ante EL TECLADO, y sí, volvemos a utilizar las mayúsculas. Todos y cada uno de los puntos de los que os hemos hablado rebosa calidad y buenas opciones, siendo el teclado que mayor libertad y posibilidades de configuración nos ha ofrecido que ha pasado por la redacción. Switches de fácil instalación y limpieza, materiales de gran calidad, puertos intercambiables de sitio, una maravilla de reposamuñecas… hay muy muy poquitos peros que vayamos a poder ponerle, la mayor parte ya expuestos y que tampoco tienen demasiado peso.

La experiencia de uso ha sido una delicia desde el primer instante, y es que las teclas ABS con el tacto rugoso, añadiéndole el silencio y rapidez de actuación de los Cherry MX Silent, nos trae como consecuencia que no tengamos que habituarnos ni lo más mínimo a su uso, teniendo un teclado sumamente cómodo de usar desde el mismo instante que empezamos a utilizarlo y en el que los miss clicks se han reducido al mínimo gracias a su tacto rugoso y que hace falta un pelín de presión para el marcado de la tecla. A nuestro parecer, por ponernos críticos, hay dos puntos que pueden ser un inconveniente: el primero es que, si estamos en silencio total, alguna vez escuchamos el sonido metálico del muelle, especialmente el de la barra espaciadora, pero sin que sea nada realmente molesto. El otro punto lo encontramos en el movimiento del teclado, y es que si tenemos la parte numérica conectada, debemos tener algo de cuidado si vamos a moverlo, ya que no deja de ser un puerto USB conectado con un imán de refuerzo. Para nada es algo que vaya a causarnos inconvenientes o roturas, simplemente hay que tener algo de cuidado si vamos a moverlo, pero es un detalle a tener en cuenta.

Los Cherry MX van a ofrecernos una duración de 50 millones de pulsaciones garantizadas, pero la buena noticia es que tal y como es el teclado, si en algún momento una tecla falla o queremos cambiarle el switch, vamos a poder hacerlo cómodamente, pudiendo encontrar los ya mencionados en la propia tienda de Mountain por 35€ el pack de 90 switches.

Por todo esto y lo anteriormente mencionado, le otorgamos el pack completo de galardones: Producto premium, recomendado, diseño, prestaciones y calidad/precio, siempre teniendo en cuenta que estamos hablando de un teclado tope de gama con capacidades que muy pocos teclados tienen y sin que se dispare enormemente el precio. Podéis encontrar el Moutain Everest Max en la tienda de la marca a un precio recomendado de 249,99€ en color gris o negro.

Salir de la versión móvil