New Pokémon Snap. Análisis Nintendo Switch. ¡Di patata!

La nostalgia. Que sentimiento más intenso y curioso, capaz de hacernos recordar hechos y objetos como si fueran lo mejor del mundo. Obviamente, el mundo gamer juega en muchas ocasiones con esta nostalgia para seguir sacando rendimiento de franquicias históricas. Este es el caso que nos atañe hoy, uno de los juegos más queridos de la infancia de muchos, y que Nintendo trae de vuelta como New Pokémon Snap, la nueva entrega que desembarca en Switch.

Reconozco ser uno de esos históricos fans del título que llegó a Nintendo 64 en 1999, hace ya 22 años. En aquel momento había ese debate entre Pokémon Stadium y Pokémon Snap, del que aun, hoy en día, no puedo elegir bando. Pero sí reconozco que sacar fotos a mis criaturas favoritas y perfeccionar mi técnica fue algo a lo que dediqué muchas más horas.

Ahora, en 2021, superando la treintena, recibí con gran ilusión la llegada de esta secuela para Nintendo Switch. Sin embargo, nos encontramos con la misma fórmula que hace dos décadas: una variación de shooter sobre raíles en la que trataremos de inmortalizar a Pokémon salvajes de la manera más espectacular. Visto así, hay que reconocer que la fórmula sigue estancada en el pasado.

Pues bien, sin más dilación, y dejando la nostalgia a un lado, hoy en Game It os traemos el análisis de New Pokémon Snap, el nuevo exclusivo de Nintendo para su consola híbrida.

Un mundo a través del objetivo

Como decimos, la premisa sigue siendo la misma que hace más de dos décadas. Se ha adornado, se le ha intentado dar un contexto y una razón a nuestra misión, pero al fin y al cabo tendremos que fotografiar Pokémon subidos en nuestro vehículo en un clarísimo shooter sobre raíles.

La teoría nos lleva a la región de Lensis, un misterioso paraje en donde nos recibirá el Profesor Espejo, un famoso experto Pokémon interesado en investigar el comportamiento de las criaturas en su hábitat y el misterioso fenómeno Lúmini.

Para ello, tendremos la posibilidad de explorar en detalle las distintas islas del archipiélago con entornos muy variados, como praderas, bosques, playas, fosas oceánicas o desiertos. Además, en contraposición a lo que vimos en Nintendo 64, aquí iremos desbloqueando distintos contextos dentro de la misma ruta, lo que le añade rejugabilidad, ya que los Pokémon interactuarán de formas totalmente distintas.

Esta nueva mecánica se combina con la nueva forma que tenemos de la valoración de nuestras fotos. Y es que además de valorar con bronce, plata, oro y diamante, habrá cuatro tipos de rareza. Estas van en función de si las criaturas están en poses normales, duermen, o se ven alterados por nuestra manera de actuar. Obviamente esto es un arma de doble filo, y es que, aunque alarga el título notablemente, viene el problema que desarrollaremos a continuación: lo hace repetitivo.

En busca de la foto perfecta

Y aquí es donde entramos en el punto que separará a los fans históricos y a aquellos que entran por primera vez a este New Pokémon Snap. Como decíamos, el juego es repetitivo, si quieres acabarlo, vas a tener que hacer la misma fase una y otra y otra vez, algo que no está precisamente al alcance de todos los públicos.

Por el día, por la noche, con el cambio de ecosistema, con fases Lumini, usando manzanas, nuestro radar… parecen pocas, pero son una cantidad de mecánicas y variables que hacen que en cada ronda, que dura unos 4 minutos, haya pequeños matices que te hagan tener que repetirla para cumplir con todo lo que se te pide para llenar la Fotodex.

Es divertido, sigue teniendo ese encanto de antaño, y si te gustó el concepto en su día, la fórmula se mantiene e incluso mejora. Hablamos de una duración de 14-15 horas hasta los créditos, pero si lo quieres completar al 100% esta duración se multiplica exponencialmente, pero siempre con ese problema presente: es repetitivo.

Eso sí, uno de los grandes puntos novedosos con respecto a su antecesor, es la vertiente online. Obviamente no hablamos de competitivo o cooperativo, pero sí de la posibilidad de compartir y editar nuestras creaciones con el resto de la comunidad.

Con un Fandom tan grande como es el de Pokémon, el hecho de poder mostrar nuestras mejores fotos se convierte en algo indispensable. Qué mejor manera de presumir que subiendo nuestras instantáneas más divertidas al juego o a las RRSS.

Para fomentar la creatividad, New Pokemon Snap nos deleita con dos posibilidades de edición. El Foto Plus, al que podemos acceder tras terminar cada partida y nos permite modificar el encuadre, el zoom, la profundidad de campo, la distancia focal, el brillo, la rotación y aplicar filtros de color. La segunda, el Editor de Fotos, es mucho más sencilla y funciona de forma similar a las aplicaciones móviles para aplicar filtros, para pegar pegatinas y otros elementos más simples pero resultones.

Un mundo digno de fotografiar

Si por algo destaca este remake, al menos así a simple vista, es por su renovado apartado gráfico. Evidentemente es lo mínimo que podemos esperar de un título que consiste en sacarle fotos a los Pokémon, y es que al final vive del buen trabajo que se haga con los modelados y las animaciones.

Como decimos, ahí el trabajo es notable, tanto en los distintos hábitats, como en cada una de las 214 criaturas que se han recreado para ser fotografiadas. Sin duda es un placer recorrer los distintos entornos, algo que no hace más que acentuar el error de que sigamos ante un shooter sobre raíles y no en un mundo abierto visitable.

A nivel técnico, como es costumbre, perfecto en modo dock, y bastante bien en modo portátil, con su correspondiente bajada de resolución. Esto ya viene siendo un clásico en los juegos de Nintendo Switch, pero bueno, el pequeño precio que tenemos que pagar por usar el giroscopio y jugar allá donde queramos.

Por último, a nivel sonoro, muy en la línea de la franquicia, temas alegres, animados y muy ambientales. Contamos además con voces en inglés y japonés, pero por supuesto con una magnífica traducción a nuestro idioma.

Conclusiones Pokémon Snap

Tras haberle dedicado una buena cantidad de horas, las sensaciones objetivas siguen siendo las mismas. Estoy aquí, encantado con este juego porque es el mismo al que jugué hace más de 20 años. No el mismo, es más y mejor.

Ahora bien, el que no tenga ese factor, puede ver mecánicas desfasadas, una oportunidad de mundo abierto desaprovechada y sobre todo un juego repetitivo si lo quieres completar al 100%.

A pesar de los esfuerzos de renovación por parte de Nintendo, esta dicotomía entre jugadores va a ser inevitable. El hecho de repetir mecánicas atrajo a los fans, pero expulsó a posibles nuevos jugadores. Una apuesta que como es costumbre saldrá bien en ventas, pero que no va a ser capaz de fidelizar a nuevos jugadores.

En definitiva, si tienes el factor nostalgia, juégalo y gózalo como cuando eras un niño. Si por el contrario tienes que entrar de cero, la propuesta es la que es, bonita, entretenida pero simple y repetitiva.

Nota: 8.0

Lo Mejor

  • La vuelta de un clásico.
  • Divertido y variado.
  • Gran apartado gráfico.

Lo Peor

  • Una jugabilidad muy repetitiva.
  • Oportunidades de mejora muy desaprovechadas.
Salir de la versión móvil