OnePlus 7 Pro, review y unboxing del flagship de OnePlus

Analizamos el OnePlus 7 Pro, la mejor pantalla que ha montado nunca un OnePlus

OnePlus lleva relativamente poco en nuestra sección de hardware aunque, la verdad sea dicha, lleva con un servidor desde el lanzamiento del OnePlus 3T (que aún sigue vivo y actualizado a Android 9) y, la verdad sea dicha, creemos que no hay mejor carta de presentación para una marca el hecho de que mantenga totalmente actualizados terminales relativamente «antiguos». Hoy no vamos a desempolvar ninguna de esas «leyendas» de la marca sino que vamos a descubrir qué es capaz de ofrecernos el tope de gama de su última serie, un terminal cuyas especificaciones técnicas son bastante prometedoras y cuenta con una estética bastante llamativa: el OnePlus 7 Pro.

Unboxing

La verdad sea dicha, al haber dos terminales en la misma serie y ser éste el más top, esperábamos que el embalaje se distanciara de los terminales «estándar» de OnePlus y se asemejara más a la edición especial  del 6T que tuvimos el placer de analizar en su día.

No obstante, el que no sea más especial no significa que no sea adecuado. El OnePlus nos llega en una caja con la carátula blanca y sin ningún tipo de imagen del producto, solo una discreta serigrafía que nos indica el modelo que hay en su interior. Una vez retirada la cubierta superior encontramos el típico estuche de cartón en color rojo característico de OnePlus que alberga tanto al terminal como su correspondiente cargador, cable de alimentación y datos type C, una funda de silicona y la documentación del terminal, así como el útil para extraer la bandeja SIM.

El OnePlus 7 Pro

Comencemos el repaso del OnePlus 7 Pro con la tabla de especificaciones técnicas del mismo, extraída de la web del fabricante.

Como podéis ver el corazón de este terminal, que cuenta con unas dimensiones de 162.6×75.9×8.8mm y un peso de 206 gramos, alberga un Qualcomm Snapdragon 855 (Octa-core, 7nm, up to 2.84 GHz) acompañado de una GPU Adreno 640, 12 Gbytes de RAM y 256Gb de almacenamiento.

Para alimentar a esta auténtica bestia OnePlus ha dotado a este OnePlus 7 Pro de una batería de 4000 mAh que se cargará utilizando el sistema de carga Warp Charge 30 de 6 amperios. El apartado de cámara se ve reforzado en este terminal, uno de los puntos flojos de la marca, montando una triple cámara trasera con un sensor principal firmado por Sony, de 48 Megapixels y apertura f/1.6, un sensor telefoto de 3 aumentos, 9 Mpx y apertura f/2.4 y un gran angular de 16 Mpx y apertura f/2.2. La cámara frontal monta un sensor Sony de 16 Mpx  con apertura f/2.0 y está montada sobre un dispositivo popup que retrae la cámara mientras no se está usando y la «saca» de forma automática al activar la cámara frontal o el desbloqueo facial, consiguiendo así evitar el notch. La pantalla, tal y como anunciábamos al inicio de la review, es sin lugar a dudas el punto más fuerte de este One Plus 7 Pro pero, dado que va a ser el siguiente punto a tratar, no vamos a adelantar acontecimientos.

Una pantalla digna de ser tildada de Gaming

El One Plus 7 Pro no es uno de esos terminales que cuentan con el target gaming como puede ser el caso del BlackShark 2 analizado recientemente, pero sí que cuenta con una pantalla que hace que disfrutemos de lo lindo con ella y más aún, si cabe, si nos ponemos a jugar con el terminal. Y es que el panel AMOLED escogido para este OnePlus Pro 7 cuenta con resolución QHD+, aunque esta resolución es algo que no todos los usuarios valoran y no es, bajo nuestro punto de vista lo que hace que destaque frente a la competencia. No nos malinterpretéis, nos encanta este aumento de resolución, los 516 píxeles por pulgada que ofrece el panel del terminal harán que disfrutemos de una magnífica resolución tanto a la hora de consumir contenido multimedia como jugando e incluso navegando o leyendo. Pero si hay algo que realmente marca la diferencia es el salto a los 90 Hz que otorga una mayor fluidez visual en cualquier tarea y unos vídeos más nítidos. Éste salto en tasa de refresco se nota sobre todo jugando, pero es apreciable incluso en el menú del dispositivo consiguiendo una fluidez y una velocidad a la que te acostumbras francamente rápido y que, por desgracia, comienzas a añorar en cuanto vuelves a un dispositivo con una tasa de refresco inferior. OxygenOS nos da la opción de configurar esta tasa de refresco, la temperatura de los blancos, la resolución y el brillo, aunque queremos destacar que la configuración predeterminada del panel es muy acertada y ofrece una experiencia de uso brutal. Si sois el típico usuario que quiere maximizar el ahorro energético podréis bajar la resolución y la tasa de refresco del panel aunque con todo al máximo es muy muy difícil que no os aguante un día completo, por muy intensivo que sea su uso.

El ajuste de brillo automático es bastante más acertado que en su predecesor, con un ajuste gradual algo más lento de lo que nos gustaría pero que acierta en la intensidad en la gran mayoría de ocasiones y que nunca se queda por debajo del nivel deseado; aunque es cierto que el brillo máximo se queda un pelín corto si tenemos el panel a pleno sol pero no impide que podamos ver el contenido de la pantalla.

Ya hemos dicho que la cámara frontal es «retráctil» o emergente (no sé muy bien cuál es el término correcto para este tipo de cámara, la verdad) y lo es para que se consiga un mayor aprovechamiento del panel frontal del dispositivo. Obviamente sería una osadía recurrir a este artilugio y poner, a su vez, un lector de huella físico en el frontal del mismo. Por ello, OnePlus ha seguido utilizando el lector de huella digital que ya implementó en su predecesor pero lo ha mejorado, y mucho. OnePlus ha ampliado la zona de reconocimiento dactilar y ha mejorado la lente que se encarga de este cometido consiguiendo un resultado prácticamente instantáneo y sumamente efectivo. Y ya que nos metemos con la seguridad biométrica, aunque no sea el apartado más idóneo para encuadrarlo, mencionar lo extremadamente eficaz que es el desbloqueo facial. Obviamente no va a ser tan extremadamente rápido como el que se pueda integrar en una cámara frontal estándar pero dado que el mecanismo que se encarga de la cámara frontal es bastante rápido y lo eficiente que es dicho reconocimiento, que te reconoce incluso antes de que la cámara haya salido del todo (tarda un segundo aproximadamente en salir) el resultado es impecable.

Mejoras en el apartado fotográfico, aunque no suficientes

Ya hemos visto que OnePlus se suma a la moda de la triple cámara, aunque algunos ya vayan por cuatro, para desempeñar la función fotográfica de la trasera del dispositivo. En este OnePlus Pro 7 se ha optado por un sensor principal firmado por Sony, de 48 Megapixels y apertura f/1.6, un sensor telefoto de 3 aumentos, 9 Mpx y apertura f/2.4 y un gran angular de 16 Mpx y apertura f/2.2 y una cámara frontal con un sensor Sony de 16 Mpx  con apertura f/2.

Con la frontal podemos grabar hasta 1080p y 30 frames por segundo, mientras que con las traseras nos permite hasta 4K a 60 fps. Ésta incorpora, además, súper cámara lenta a 1080p y una serie de modos para que podamos adaptarla a nuestras necesidades. La app mantiene la misma interfaz, basada en un menú deslizante, que en sus predecesores por lo que no encontramos ninguna sorpresa en este sentido.

Hay que reconocer que los sistemas de triple cámara son bastante versátiles, ya que contamos con una lente para cada situación pudiendo escoger entre una toma más amplia, una normal y un zoom x3 con los siguientes resultados.

También encontramos un modo retrato que ofrece unos resultados bastante buenos, aunque estamos ante uno de esos terminales que te obligan a jugar con la distancia entre el terminal y el sujeto/objeto a retratar hasta que se enciende el correspondiente letrerito en verde para que podamos apretar el disparador. Obviamente esto es un auténtico engorro aunque hay que reconocer que el resultado es bastante bueno si tienes la suficiente paciencia.

En lo referente a las tomas realizadas con poca luz, está claro que no es el punto fuerte del dispositivo si lo comparamos con otros terminales de la misma gama aunque el resultado es bastante decente. Esto se puede mejorar algo si hacemos uso del modo paisaje nocturno ya que, aunque encontraremos unos bordes algo más exagerados de lo que nos gustaría, mejora bastante el resultado final.

En lo referente al vídeo, tenemos unos resultados muy similares al del apartado de fotografía, con unos resultados bastante buenos en buenas condiciones lumínicas y más justitos cuando escasea la luz. Destacar, eso sí, que cuenta con un estabilizador bastante eficiente y un autoenfoque ultra-rápido en condiciones lumínicas suficientes y más que decente cuando la luz escasea, así que chapó por OnePlus en este sentido.

Rendimiento, estética y autonomía aunados en un OnePlus

Ya hemos hablado del punto más fuerte, la pantalla, y el talón de Aquiles, el apartado fotográfico, del OnePlus 7 Pro pero quedan varios aspectos que son bastante importantes a la hora de decidir si éste será nuestro próximo terminal.

No hay que ser un gran entendido en la materia para ver, con un simple vistazo a las especificaciones técnicas, que este terminal es una auténtica bestia en este sentido. Hemos probado los juegos más exigentes del mercado y no solo no se ha amedrentado con ninguno de ellos sino que nos ha hecho disfrutar de todos gracias al tándem de hardware y pantalla que ofrece este OnePlus 7 Pro. Como sabemos que la mera experiencia de uso no es suficiente para la gran mayoría de lectores, os dejamos los resultados de todos los tests sintéticos que hemos realizado al terminal.

En lo referente a la autonomía, poco hay que añadir a lo que dijimos en el apartado de pantalla. Y es que realizando un uso intensivo del terminal, con juegos, streaming de vídeo, varias cuentas de correo bastante activas, mensajería y demás solemos llegar al final del día con un 30% de batería, simplemente asombroso. Para poder exprimir al máximo la batería del OnePlus 7 Pro en un solo día hemos tenido que ponernos en modo «salvaje» con el teléfono y, aun así, hemos conseguido alcanzar la friolera de 6 horas de pantalla, simplemente brutal. Para su carga necesitaremos un máximo de 80 minutos (de 0 al 100%).

Por último, pero no menos importante, la estética del terminal ha conseguido aunar una trasera con reflejos y libre de huellas dactilares que incita a utilizar el terminal sin funda. Es cierto que el acabado es menos brillante y llamativo que el de muchos terminales de la competencia pero nos parece un sacrificio realizable a cambio de tenerlo libre de un sinfín de huellas dactilares que te obligan a usar una funda protectora casi obligatoriamente.

Conclusiones

En términos generales el OnePlus 7 Pro es una auténtica bestia que destaca tanto en rendimiento como en pantalla, ofreciendo una experiencia sublime en estos dos sentidos. La autonomía es bastante solvente y da para cumplir holgadamente la jornada completa y el diseño nos parece bastante acertado, por no decir precioso, siendo lo más importante el tratamiento antihuellas de su trasera. La gran «pega» de este terminal es el apartado fotográfico que, aunque cumple para la mayoría de usuarios y obtiene unos resultados bastante buenos, no llega a los estándares de un flagship ni de este rango de precios. 

Podéis encontrarlo por 829€ en Amazon.

Por todo esto, otorgamos los galardones de Diseño, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It al OnePlus 7 Pro.

OnePlus 7 Pro
OnePlus 7 Pro
Categorías
Análisis HardwareAndroidGame ItHardwareTecnologíaUnboxing

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO