Pac-Man Championship Edition 2. Análisis PS4

El clásico comecocos vuelve a nuestras consolas

Bandai Namco nos trae la segunda parte de uno de los juegos más divertidos y adictivos de los últimos tiempos. Pac-Man Championship Edition vuelve a nuestras consolas y ordenadores con la misma fuerza que su predecesor con algunas novedades actualizadas del ya clásico comecocos para dar una vuelta de tuerca a los jugadores veteranos y atraer a los más jóvenes a los tiempos de las máquinas arcade.

Y es que la jugabilidad arcade es el pilar en el que se sostiene todo el juego, como no podía ser de otra forma, dado que Pac-Man viene de donde viene y no se podría entender un juego del tragón amarillo sin esas dosis arcade que siempre ha tenido por bandera. Pac-Man también debe reinventarse y la pregunta es: ¿lo ha hecho bien?

La historia de un glotón

A estas alturas raro es aquel que no ha jugado, y mucho más raro aún, que no conoce o no ha oído hablar del comecocos. Estamos hablando de un videojuego arcade creado en los años 80 por el diseñador Toru Iwatani, un trabajador de la empresa Namco, que desde su creación hasta los días actuales es un icono ya, convertido en un fenómeno mundial, en la industria de los videojuegos llegando a tener incluso un Record Guiness otorgado por ser el juego arcade más vendido de todos los tiempos con más de 290.000 máquinas vendidas en la época de los 80 desbancando en popularidad ni más ni menos que al mítico Space Invaders.

Las mecánicas del juego son muy sencillas. Debemos guiar a Pac-Man a través de distintos laberintos con el fin de comernos todos los puntos amarillos que aparecen en pantalla, todo ello intentando esquivar a los fantasmas que aparecerán por el nivel. Pac-Man Championship Edition 2 trae toda la jugabilidad del Pac-Man tradicional y lo adapta para reinventar, en la medida de lo posible, la fórmula mágica que hizo en 1980 del juego un clásico.

Pac-Man Championship Edition 2

 

Para empezar, tenemos intacta toda la jugabilidad y las mecánicas del juego original con algunas nuevas que no desentonan en absoluto con el espíritu del juego, algo que a simple vista puede parecer muy difícil ya que conseguir que cuadre algo nuevo con la simpleza del Pac-Man clásico no es una tarea sencilla y en Pac-Man Championship Edition 2 se ha hecho y, además, muy bien.

Pac-Man del siglo XXI

Como estamos hablando de una secuela y de una fórmula que Bandai ya ofreció en 2007 para Xbox 360, con Championship Edition 2 no podemos evitar hacer comparaciones entre un juego y otro, de hecho debemos hacerlas, ya que el exclusivo de Microsoft sentó las bases de lo que es el Pac-Man del siglo XXI y, con esta segunda parte, continuar expandiendo la franquicia al resto de plataformas. En aquel juego encontrábamos algunas novedades con respecto al comecocos original que en esta segunda parte se mantienen, además se unen otras nuevas y mejor implementadas si cabe.

El ritmo de juego es vertiginoso, es muy fluido y muy rápido siendo la tónica principal durante todos y cada uno de los variados niveles que nos encontramos. El juego no nos da ni un respiro y además lo hace muy bien ofreciéndonos a cada nivel distintos retos y distintas mecánicas para motivarnos a querer superar nuestro propio récord.

Pac-Man Championship Edition 2

Estamos ante un juego que premia nuestros reflejos, tal y como ya ocurría con el Pacman clásico pero multiplicado por 100, ya que si no estamos atentos o si perdemos la concentración durante un segundo seguramente nos hayamos dado de frente contra un fantasmilla, por lo que debemos estar en tensión constante teniendo la suficiente capacidad de decidir qué dirección tomar en décimas de segundo.

Dieta sana y equilibrada

La principal novedad del juego la tenemos en la forma en la que debemos «enfrentarnos» a los fantasmas clásicos de la franquicia y, sin duda, la más divertida de todas es poder zamparnos una fila entera de fantasmas y ver como nuestro marcador de puntuación empieza a sumar y sumar.

Esta cadena de fantasmas se forma cuando, en algunos niveles, nos encontramos algunos dormidos y que, al pasar a su lado, se despertarán formando una cadena cada vez más y más grande de fantasmas que vienen a por nosotros, pero en Championship Edition 2 seguimos teniendo los «caramelos mágicos» que tenemos en todos los Pac-Man habidos y por haber, si te lo tomas los fantasmas se convertirán en comestibles y, si empiezas de delante a atrás en la cadena, podremos comernos uno a uno cada enemigo hasta conseguir un combo brutal. A más fantasmas en la fila, la puntuación será mayor.

Otra de las novedades que harán que la recompensa por comernos los puntitos del nivel sea más satisfactoria. Además de permitirnos aumentar nuestro puntaje de la fase, tendremos un medidor, que se irá rellenando paulatinamente a medida que vayamos zampando los puntos. Una vez se llene en su totalidad, nos dará la oportunidad de conseguir distintos potenciadores como por ejemplo distintas frutas o la capacidad de poder volver al inicio cuando la cosa se empiece a poner fea y nos veamos acorralados de fantasmas.

Pac-Man Championship Edition 2

Por no hablar del modo aventura, una vuelta de tuerca a la jugabilidad tradicional de Pac-Man, que es algo así como una campaña para un jugador de las de toda la vida, con su tutorial, sus fases variadas y jefes finales bastante divertidos a cada cual más desafiante. Por poner una pega, el sistema de combate, si bien es cierto que al principio queda muy bien y es muy entretenido, según vas avanzando en la historia el factor sorpresa del principio empieza a difuminarse y empiezas a ver, tanto escenarios como los jefes finales, algo repetitivos y monótonos, pero en ningún momento es algo que chafe la historia ni la jugabilidad en sí, digamos que, o hacen este modo muy corto o es algo que inevitablemente tenía que pasar.

Dentro del laberinto

Pac-Man Championship Edition 2 no es ningún portento gráficamente pero podemos decir que cumple a la perfección. Además, su estética desenfadada no desentona ni un momento con su jugabilidad ni con lo que pretende ser: un juego cien por cien arcade. Podemos seleccionar el tipo de cámara que queremos durante cada fase, ya sea clásica (la de toda la vida) o una visión más 3D que nos hará sentirnos inmersos en los laberintos de puntos de los que se compone cada fase.

La música, bueno, digamos que el juego te da la oportunidad de cambiarla o quitarla antes de comenzar cada fase por algo. Es música cien por cien discotequera y si no te gusta ese género o sufres de migrañas a corto plazo, lo mejor que puedes hacer es silenciar la banda sonora, abrirte la ventana y escuchar el piar de los pájaros y el fluir del río.

Conclusiones Pac-Man Championship Edition 2

Pac-Man Championship Edition 2 parte de la base del primero y lo mejora consiguiendo que cada partida que le echemos al juego pueda durar bastantes horas para intentar superar nuestro propio record y ser, como antiguamente, los amos del comecocos.

Debido a su velocidad y a su alta dosis de precisión a la hora de efectuar un movimiento no estamos hablando de un juego para todo tipo de jugadores, sino más bien orientado a aquellos gamers hardcore y sobretodo aficionados a las máquinas arcade de los 80. Uy, ¡esos sí que lo van a disfrutar!

Pac-Man Championship Edition 2
7
Pac-Man Championship Edition 2
The Good
  • La diversión frenética
  • Variedad de modos de juegos
The Bad
  • Con el tiempo se vuelve repetitivo
  • NOTA
    7
Categorías
AnálisisPlayStation 4Sony

RELACIONADO