Pro Evolution Soccer – PES 2017. Análisis PS4

¡Que ruede el balón un año más!

Otro año más la compañía nipona Konami pone a disposición de los fans del deporte rey la nueva entrega de Pro Evolution Soccer (PES 2017) para intentar que la decisión de los jugadores futboleros esté un poco más repartida entre su PES y el FIFA de EA. Y, sinceramente, casi lo consiguen.

La saga de Pro Evolution Soccer ha ido perdiendo enteros desde aquellos buenos tiempos que vivió en las consolas de sexta generación y en especial con aquel juego, ya considerado clásico, como era el PES 6. El salto a la siguiente generación no fue lo que la gente esperaba y salvo alguna entrega más o menos salvable (como el PES 2015) FIFA se fue asentando y creando una comunidad que a día de hoy supera con creces a la del juego de Konami.

Tot el camp és un clam

Desde hace un par de años cada vez que un nuevo PES sale al mercado casi siempre viene con la coletilla incluida de «PES ha resucitado» por lo que en este análisis nos ahorraremos emplear esa expresión y simplemente diremos que respecto a la pasada entrega algo ha mejorado, pero no lo suficiente como para que la comunidad FIFA se plantee cambiarse de acera.

Para empezar, si no eres del Fútbol Club Barcelona o, mejor dicho, si tienes una alta rivalidad con el club blaugrana el comienzo del juego te va a resultar un auténtico suplicio ya que este año PES cuenta con la licencia oficial del Barça y nos lo recuerdan ya no sólo en la propia portada si no nada más iniciar el juego teniendo una intro cien por cien dedicada al club de la capital condal con un himno de fondo cantado a capella por el estadio, algo que para los fans que tiene el actual campeón de liga puede llegar a poner el vello de punta, sin embargo para los hinchas del Real Madrid puede ser motivo suficiente como para apagar la consola y tirar el juego por la ventana. Vale, puede ser una exageración pero los sentimientos que mueve el deporte rey son inescrutables por lo que a estas alturas ya nos esperamos cualquier cosa.

Buscando jugador en línea

El sistema de menús, si ya habéis jugado a las dos entregas anteriores del juego de Konami os resultarán bastante familiares ya que prácticamente no han cambiado nada, se puede decir que son los mismos. Tenemos los clásicos partido rápido o partido rápido en línea, siendo este último el primero que probamos para ver cuánto había mejorado el sistema de Matchmaking con respecto a las pasadas entregas.

Pro Evolution Soccer - PES 2017

Los tiempos de espera hasta encontrar un jugador compatible con nuestro nivel de juego en PES han mejorado, pero seguimos encontrándonos el problema de que en bastantes ocasiones el tiempo que nos pasamos frente al menú de «buscando jugador en línea» resulta bastante largo, llegando a estar en algunas ocasiones más de tres minutos esperando a que la máquina nos encuentre un jugador que casi nunca tiene un nivel equivalente al nuestro, siempre suelen ser rivales o muy inferiores o algos más altos de nuestro nivel , sin llegar a encontrar rivales superiores que casi doblan nuestro nivel (como sí ocurría en las ediciones pasadas) por lo que se puede decir que sí, que han mejorado.

Si algo caracteriza a PES y lo hace para muchas personas superior a FIFA es su jugabilidad, la fluidez de los movimientos de los jugadores es brillante. Los personajes que controlamos responden a la perfección a lo que queremos hacer, aún tardan un poco más de la cuenta en despejar balones, pero no llega a ser un suplicio cada vez que queremos mandar un zapatazo fuera de nuestro área.

Del contragolpe al Tiki Taka

Pero sin duda lo que más ha mejorado en el juego es el sistema de controles del balón. Ahora realmente, como en la vida real, cuando controlas bien un balón es medio gol si lo haces en el momento que debes hacerlo. Es una técnica que, si bien es cierto, no está muy bien explicado cómo se hace, cuando lo controlas realmente puedes sacar mucho jugo a ese evento ya sea en pases largos, pases en corto o en centros al área, un buen control puede ayudarte a driblar a un rival que se acerca a toda velocidad para robarte el balón o puede dejarte prácticamente mano a mano con el portero y fusilar a placer.

pro-evolution-soccer-pes-2017-1

A esto hay que sumar la fluidez que se siente cuando juegas al primer toque ya que la respuesta del jugador es prácticamente instantánea pudiendo combinar casi casi a la perfección el juego al primer toque con paredes con tus compañeros y con algún pase en profundidad para crear una auténtica jugada típica del Tiki Taka tan famoso del fútbol actual.

Pero como el fútbol, a pesar de la opinión de Xavi Hernández, es más que tocar y tocar porque hay un abanico gigantesco de posibilidades para afrontar el juego. Tenemos la opción de jugar a la contra con una velocidad realmente asombrosa siendo la IA en este juego uno de los principales puntos a favor. Dependiendo de la táctica que tengas en el partido podrás ver como los laterales o los extremos, cuando hay oportunidad de contragolpe claro, inician la carrera para ofrecerse como apoyo y armar una jugada vertical realmente matadora para el rival, en algunas ocasiones (pocas, pero algunas) los propios compañeros pueden llegar a estorbar la jugada que tienes en mente, en algunas otras son realmente de gran ayuda.

Gráficos bien, audio mal

Gráficamente el juego sigue siendo continuista, muy parecido a lo que PES nos ofreció el año pasado, pero eso no quita que estamos ante los mejores graficos que hay actualmente en lo que a juegos futboleros se refiere, tanto las caras como las camisetas lucen muy reales tanto a corta distancia,donde el nivel de detalle tanto de los jugadores como del césped son muy buenos, como a distancias largas siendo el balón y el césped lo que más destaca en cuestiones gráficas. Por no hablar de los efectos climáticos y su repercusión en la jugabilidad donde deberemos dejar de jugar al primer toque si estamos asistiendo a un diluvio y empezar a jugar en largo si no queremos que nuestros pases queden demasiado cortos.

pro-evolution-soccer-pes-2017-1

Lo que sigue siendo un desastre no sólo en el PES sino en cualquier tipo de juego deportivo, son los comentarios de los narradores. Carlos Martínez y Julio Maldonado «Maldini» (Movistar +) parecen robots a cada comentario que hacen y eso es algo que en pleno 2016, con los avances tecnológicos que hay, debemos dejar de tomarnos como algo normal empezando a exigir que ese detalle se mejore. Era una novedad en el 2000 pero 16 años después ya empieza a cansar tanto comentario que roza lo ridículo siendo a veces mejor quitar el audio y evitar dolores de cabeza cada vez que «Yeims Rodríguez» toque la pelota.

Tanto los efectos del campo como el sonido ambiente están bien pero no son nada del otro mundo, de hecho a veces parece que el público no está viendo el mismo partido que nosotros ya que puede estar perdiendo el FC. Barcelona 8-0 en el Camp Nou que el público ni se enfada ni deja de cantar: «O le le, O la la, ser del Barça és el millor que hi ha». Echamos de menos más interactividad entre el partido y la grada, con enfados, pitos y ,por qué no, que haya gente que abandone el partido si no les está gustando el juego del equipo. Eso sería una revolución real.

Conclusiones Pro Evolution Soccer – PES 2017

Pro Evolution Soccer – PES 2017 apuesta por ser continuista a simple vista pero mejorando notablemente su faceta jugable una vez entras «en materia», con cambios realmente significantes pero solo apreciados cuando llevas varias horas jugando partidos tanto vs COM como online. Poco a poco PES está recortando terreno a FIFA, pero aún no llega a ser tan potente como el juego de EA debido a algunas limitaciones en el ámbito online así como a las pocas licencias de equipos y ligas con las que cuenta el juego de Konami.

Pro Evolution Soccer 2017
7
Pro Evolution Soccer 2017
The Good
  • Sencillez en control.
  • Gráficamente muy bueno.
  • Diversión asegurada y horas de revanchas.
The Bad
  • Un sistema online poco pulido.
  • Los narradores dejan mucho que desear.
  • Nota
    7
Categorías
AnálisisMicrosoftPlayStation 3PlayStation 4SonyVídeosXbox 360Xbox One

RELACIONADO