Porque no debes vender tu Kinect 2.0

Recientemente os contamos que a partir del 9 de junio se venderá la consola de Microsoft, Xbox One, sin su principal «accesorio», el Kinect 2.0. En este artículo de...

Xbox One Jump Ahead

Recientemente os contamos que a partir del 9 de junio se venderá la consola de Microsoft, Xbox One, sin su principal «accesorio», el Kinect 2.0. En este artículo de opinión os contaré porque creo que vender tu Kinect a una tienda de segunda mano no es una buena idea.

Cuándo se creó Xbox One, Kinect 2.0 era parte del termino Xbox One, es decir, Kinect 2.0 es una parte fundamental de tu consola, no un accesorio. Aunque su presencia ha sido muy polemica y a algunos les puede parecer que no hace nada y, que pasa desapercibido, no es el caso.

Para empezar, estamos en un  momento de incertidumbre total, en sentido económico, respecto al precio real e individual de Kinect 2.0. Con esto quiero decir que puedes ir a una tienda de segunda mano y salir completamente perdiendo con el cambio. No sabemos cuanto nos va a costar comprar un Kinect nuevamente si posteriormente nos arrepentimos de nuestra decisión.

Si vais a una tienda posiblemente os estimen el valor de vuestro Kinect en torno a los 30 euros, quizás 40 euros para cambiar por algún producto suyo. ¿Y si cuando salga Kinect por separado uno nuevo cuesta 150 euros? ¿Y si alguien que se ha comprado la consola sin Kinect compra el tuyo por 70 y se ha ahorrado los 30 euros que tu has perdido? Y en el peor de los casos ¿y si no quedan Kinect de segunda mano cuando tú necesites uno?

Las funciones de Kinect que utilizamos, inconscientemente, cada día son muchas y realmente son una mínima parte de lo que se espera que llegue a hacer. Además de interactuar con la mayoría de los juegos que tenemos actualmente, en mayor o menor medida.

Además nos permite el inicio automático de sesión, comandos de voz y gestos, grabación de vídeos, videollamadas por skype, hablar por grupos sin usar auriculares o micrófono, edición de vídeos, jugar a juegos de Kinect y estar en forma con Kinect Fitness.

En conclusión y resumiendo, desde mi punto de vista, vender Kinect es un error. Para el que no crea que lo sea que esté una semana usando su consola con Kinect desconectado. Se pare a iniciar sesión, a buscar juegos, a hacerlo todo manual con el mando tanto dentro como fuera de un juego. Desde mi punto de vista Kinect es un segundo mando con el que alivio movimientos con la mano y llegas a optimizar tus tiempos de reacción en los juegos.

Por último, y ya como apuesta personal mía, quisiera recordaros que Microsoft está preparando un asistente de voz para su ecosistema, Cortana, que posiblemente llegue a Xbox a través de Kinect.

¿Qué vais a hacer con vuestro ?

 

Categorías
HardwareOpiniónPCXbox One

Entre la Xbox One y el PC, ¿demasiados juegos?.

    RELACIONADO