Razer Base Station Chroma Mercury, review y unboxing

Analizamos la versión blanca del soporte para headset de Razer, el Razer Base Station Chroma Mercury
Razer Base Station Chroma Mercury

eros enseñado las bondades, tanto a nivel estético como funcional, del Razer Kraken Mercury hemos querido traeros lo que, bajo nuestro punto de vista, es el completo «must have» de dicho headset. Este complemento es un soporte para dicho headset que, además de conjuntar a nivel estético y ser francamente útil, integra tres puertos USB 3.0 y el magnífico acabado estético que proporciona la iluminación Chroma de la marca: el Razer Base Station Chroma Mercury.

Unboxing

Como siempre, comenzamos con el embalaje de este Razer Base Station Chroma Mercury. El embalaje sigue la misma línea que la del auricular anteriormente reseñado, con un claro predominio de los colores blanco y plata para la caja, una imagen del producto para la carátula del mismo y las especificaciones técnicas para la trasera. Una vez abrimos la solapa superior encontramos la documentación del producto, la carta de presentación, el par de pegatinas que suele incluir Razer en todos sus productos y el soporte desmontado en dos piezas. Como podéis ver, el cable USB viene perfectamente protegido y separado del resto de piezas en una pequeña cajita de cartón. Este cable cuenta con un mallado en nylon de color blanco y cuenta con un USB 3.0.

El Razer Base Station Chroma Quartz

Una vez visto el embalaje del Razer Base Station Chroma Mercury toca meternos en faena directamente con él. Estamos ante un soporte para headset que integra en el frontal de su base un HUB USB 3.0 para aprovechar al máximo el espacio y mantener lo más organizado posible nuestro escritorio. Gracias a esto no solo tendremos el headset a mano sino que, además, contaremos con tres puertos USB de máxima velocidad sin tener que desplazarnos para alcanzar el frontal, o la trasera, de nuestro equipo. La parte superior de la base cuenta con un acabado brillante coronado por el logotipo de Razer en color plata, y la base cuenta con una iluminación «underglow» espectacular que goza de todas las bondades del ecosistema de iluminación Razer Chroma y, por ende, de Synapse.

Echamos en falta, por ponerle algún pero al producto, un doble jack para conectar nuestro headset al Razer Base Station Chroma Mercury y mantener todo mucho más a mano, y esperamos que Razer integre este tipo de conectividad en modelos venideros. Por último, en lo que a la base se refiere, encontramos un acabado en goma estriada en la base del soporte para que éste se adhiera correctamente a la superficie donde lo situemos. La parte superior del Razer Base Station Chroma Mercury consta de un doble brazo que culmina en una única columna horizontal que será la encargada de sostener nuestro headset. El conjunto no solo es estéticamente sublime sino que es muy estable y práctico.Razer Base Station Chroma Mercury

Conclusiones

El Razer Base Station Chroma Mercury es el compañero perfecto de cualquier headset, y más aún (por el acabado estético de la versión Mercury) del Razer Kraken Mercury. Es un soporte con unos materiales increíbles, un diseño estético más que acertado y un toque de iluminación justo para conseguir un producto redondo en lo que a estética se refiere. A esto hay que sumarle la utilidad de contar con un HUB USB 3.0 sin necesidad de sacrificar más espacio de vuestro escritorio y totalmente a mano. Simplemente chapó por Razer

En lo referente a precio, podemos encontrarlo por 69 € en Amazon.

Por todo esto, otorgamos los galardones de Producto Premium, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It al Razer Base Station Chroma Mercury.

Razer Base Station Chroma Mercury
Razer Base Station Chroma Mercury
Categorías
Análisis HardwareGame ItHardwareTecnologíaUnboxing

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO