Razer Book, review completa del portátil de productividad Razer

Analizamos el Razer Book, un equipo ultraportable dedicado a la productividad que no deja de lado el alma gaming de Razer

Volvemos a contar con un producto Razer y volvemos a zambullirnos en su sección de equipos, recién estrenada en nuestro país, con el Razer Book , un equipo enfocado a productividad que se caracteriza por una cuidada estética, máximo rendimiento y autonomía y ese mimo por los detalles que caracteriza a Razer.

Como de costumbre, antes de comenzar, agradecemos a Razer el préstamo del equipo para la realización de la review

Especificaciones técnicas

Comenzamos con el corazón del equipo, distinguiendo que podemos encontrar dos configuraciones distintas en las que únicamente varía la resolución de la pantalla entre FullHD y UHD. el Razer Book nos llega con un Intel Core i7-1165G7 que, como bien sabéis, cuenta con 4 núcleos, 8 hilos y arquitectura de 10 nanómetros SuperFin. Este puede alcanzar una frecuencia de reloj de hasta 2.8 GHz y una frecuencia de turbo máxima de 4.70 GHz de un solo núcleo e integrando un chip gráfico Intel Iris Xe Graphics G7. También hemos de destacar que el procesador cuenta con compatibilidad con Thunderbolt 4 por lo que siempre podremos conectarlo a una gráfica externa al llegar a casa para utilizarlo para jugar. Por útimo, en lo referente a la RAM encontramos un total de 16 GB LPDDR4X a 4266 MHz, no ampliables, y una batería de 4762 mAh que nos dará una autonomía de unas 10 horas y un NVME de 512 Gb de almacenamiento. Por último, en el apartado de conectividad inalámbrica encontramos Intel Wireless-AX 201 (IEEE 802.11a/b/g/n/ac/ax) y bluetooth 5.1

El Razer Book

Comenzamos con un vistazo general a las principales bondades de este Razer Book, un equipo con un diseño ultracompacto y una pantalla de 13,4” para ofrecer la mayor movilidad posible, convirtiéndose en un equipo idóneo para llevar el trabajo, o los estudios, a cualquier lugar. Pero claro, para que esto sea posible necesitamos una gran autonomía, algo que se solventa con una batería que nos permite operar sin ningún problema durante 10 horas ininterrumpidas gracias al bajo consumo y elevada potencia de los Intel de 11ª Gen, lo que ha servido a Razer para que este equipo se integre en la certificación EVO del gigante azul (Intel).

Si pasamos a la descripción física del portátil encontramos un chasis unibody en aluminio anodizado, consiguiendo de una tacada que el equipo goze de un tacto, durabilidad y presencia inigualables sin que esto se vea reflejado en el peso. Además, se ha dotado al mismo de un acabado mercury (el blanco característico de los periféricos Razer) con un tratamiento anti-huellas infalible. El portátil cuenta con unas dimensiones de 198 x 295 y un grosor máximo de 15 mm con un peso de tan solo 1.34Kgs.

La tapa cuenta con un acabado bastante discreto en el que solo destaca una sobria serigrafía del logo de la marca, sin retroiluminación alguna, y una pequeña rebaba en el borde frontal para poder abrir la tapa sin problema alguno. En el lateral derecho encontramos un lector de tarjetas microSD, HDMI 2.0 y USB Type C. Si pasamos al lateral opuesto, el izquierdo, encontramos otro TYpe C, un USB 3.2 Gen 2 y un conector unificado de audio (Jack de 3,5mm). Destacar que los dos Type C cuentan con Thunderbolt 4 y se pueden utilizar para cargar el portátil.

Al abrir el panel superior lo primero que nos llama la atención es la pantalla del Razer Book, con un tamaño de 13,4″ y un marco bastante ajustado con acabado biselado y relación de aspecto de 16:10. El panel escogido es un IPS con resolución de 3840 x 2400 y 60 Hz de tasa de refresco máxima, ofreciendo unos ángulos de visión (como todos los IPS) DE 178º. Destacar que el modelo que nos ha llegado cuenta con función táctil (hay una versión no táctil) y cuenta con acabado Gorilla Glass 6 para asegurar que seguirá siempre como el primer día. En lo referente al brillo máximo no tenemos cifras de los nits del panel pero se ve perfectísimamente a plena luz del sol y en las peores condiciones de uso, por lo que chapó en este sentido. En lo referente a la reproducción de colores y contraste ídem, simplemente de 10.

Sobre la pantalla encontramos una pequeña microperforación que alberga la webcam del equipo, con resolución HD (720P) y un total de 4 micrófonos para que podamos comunicarnos con total comodidad sin tener que hacer uso de un micrófono dedicado, algo que viene genial en el ámbito de la productividad y, sobre todo, en equipos ultra-portables.

Si pasamos a la base del equipo encontramos un precioso teclado rematado en blanco, con distribución española y retroiluminación RGB y, como no, controlada mediante el software de gestión de Razer, Synapse 3. Las teclas, de tipo isla, cuentan con un accionamiento bastante acertado y un tamaño muy equilibrado aunque, para ser honestos, nos habría gustado ver un teclado mecánico con switches Razer integrados en el equipo entendiendo que, como es obvio, se ha escogido este tipo de teclado por ser más liviano y ocupar menos espacio. Bajo el teclado encontramos un touchpad bastante generoso teniendo en cuenta el tamaño del portátil, con un funcionamiento sumamente preciso y exquisito al tacto.

A ambos lados del teclado encontramos los dos altavoces, con un sonido bastante potente y claro que han valido al equipo para obtener la certificación THX, con todas las ventajas que esto conlleva. Por último, y como es obvio, el Razer Book se sirve de la plataforma de software Razer Synapse para la configuración del equipo así como la iluminación del teclado y, obviamente, para usar todos los periféricos y productos del ecosistema de Razer Chroma.

Tests sintéticos del Razer Book

Llega el momento de ver el rendimiento del equipo aunque, como es obvio, no es extremadamente relevante ya que no es un equipo destinado a gaming. No obstante, el procesador es bastante solvente por lo que, además de usarlo para trabajar, bastará con aprovechar su compatibilidad con Thunderbolt 4 para conectarlo a una gaming box con una gpu externa y darle caña. No obstante, aún sin hacer uso de una gráfica externa, podremos usar algunos títulos «livianos» como Fortnite con gráficos en medio/alta con un framerate adecuado (unos30 fps). Aclarado todo esto, comenzamos con 3DMark

Continuamos con la CPU, tanto con Cynebench como con el test específico para CPU de 3DMark

Nuestra batería de tests de almacenamiento

Y el sistema de refrigeración que, como de costumbre, testeamos con el test de estrés de 3DMark y verificamos con Aida64 para observar que, a pesar de pasar el test, el procesador tiene un throttling bastante importante (es el sacrificio a hacer para mantener un tamaño compacto y refrigeración sinlenciosa)

Experiencia de uso y conclusiones

Afrontamos la recta final de la review con un muy buen sabor de boca ya que estamos ante un equipo nacido por y para la productividad que nos ofrece una experiencia sublime tanto en pantalla, rendimiento, refrigeración, teclado y touchpad que, además, cuenta con un diseño brutal, materiales de primerísima calidad, un buen audio y una autonomía que asusta. Es cierto que no es un portátil gaming, y por tanto no se le puede exigir como si lo fuera, pero también es cierto que el procesador escogido para este Razer Book no es uno cualquiera y ofrece potencia suficiente como para poder tirar con juegos con una carga gráfica media, por lo que podríamos lidiar con prácticamente cualquier juego si utilizamos una GPU externa vía Thunderbolt 4 y contar con una estación de juegos en casa y un equipo ultraportable para trabajar/estudiar.

Por todo esto, otorgamos los galardones de Diseño, Producto Premium, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It al Razer Book.

Conclusiones

Razer Book

8.8 Puntuación

un equipo nacido por y para la productividad que nos ofrece una experiencia sublime tanto en pantalla, rendimiento, refrigeración, teclado y touchpad que, además, cuenta con un diseño brutal, materiales de primerísima calidad, un buen audio y una autonomía que asusta. Es cierto que no es un portátil gaming, y por tanto no se le puede exigir como si lo fuera, pero también es cierto que el procesador escogido para este Razer Book no es uno cualquiera y ofrece potencia suficiente como para poder tirar con juegos con una carga gráfica media, por lo que podríamos lidiar con prácticamente cualquier juego si utilizamos una GPU externa vía Thunderbolt 4 y contar con una estación de juegos en casa y un equipo ultraportable para trabajar/estudiar.

PROS

  • Diseño, materiales y portabilidad
  • Teclado, audio, pantalla y touchpad
  • Autonomía, potencia y sistema de refrigeración

CONTRAS

  • Solo un USB Type A, lo que nos obliga a usar un dock

Puntuaciones

  • Diseño, materiales y portabilidad 10
  • Pantalla y audio 9
  • Teclado y touchpad 8
  • Conectividad 8

Razer Book Precios

Buscamos información en varias tiendas para encontrar el mejor precio

Mejor precio

€1699
Salir de la versión móvil