Razer Kraken X, review y unboxing del headset más liviano de Razer

Analizamos el headset más liviano y portable de Razer, el Razer Kraken X
Razer Kraken X

Razer es una marca que, además de ser sinónimo de calidad, cuenta con uno de los catálogos de productos más amplio del panorama internacional, pudiendo ofrecer un producto para cada gusto específico o situación. Hoy vamos a analizar un producto que cuenta con varios targets bastante específicos y que va a venir como anillo al dedo a más de un usuario/ situación, y a más de un bolsillo también, el Razer Kraken X.

Unboxing

Como siempre, Razer ha cuidado mucho el embalaje de este Razer Kraken X, con un embalaje que mantiene la línea de sus predecesores en el que predominan el negro y el verde corporativo de la marca. La portada está presidida por una imagen el headset, dejando la trasera para las especificaciones técnicas del mismo y los laterales para la serigrafía de Razer. Una vez abierto el embalaje, extraemos una bandeja de cartón neutro que alberga, bajo una cubierta de plástico transparente, al headset propiamente dicho y un adaptador de jack a doble jack de audio.

El Razer Kraken X

Llega el momento de meternos de lleno con el headset, y lo hacemos con su tabla de especificaciones técnicas

Como podéis ver, Razer no ha escatimado con las especificaciones de este Razer Kraken X, y es que a pesar de ser un headset bastante asequible y liviano cuenta con una frecuencia de respuesta muy por encima de la media en el ámbito gaming (20Hz-20KHz) y que llega a los 12 Hz – 28 kHz, con una impedancia de 32 Ω. Los drivers de este Razer Kraken X, de neodimio, se han visto reducidos de los 50 a los 40 mm contando con una cavidad en los audífonos, de diseño circumaural, de 65 x 44 mm,  suficiente para albergar cualquier pabellón auditivo. Esta reducción de tamaño de debe a que Razer busca, con este Kraken X, «matar varios pájaros de un tiro» ya que consigue un headset más liviano, más portable y más barato; consiguiendo así satisfacer las necesidades de un gran número de usuarios con un solo producto y con la garantía de calidad Razer. El micrófono, de tipo cardioide,  cuenta con una frecuencia de respuesta de 100 Hz – 10 kHz y una sensibilidad de -45 ± 3 dB

Dejando a un lado las especificaciones más técnicas de este Razer Kraken X, y tal y como hemos adelantado hace unas líneas, Razer busca satisfacer las necesidades de todos aquellos que buscan un headset liviano, con una gran compatibilidad, asequible y portable. Pero esto no significa que vaya a renunciar al estándar de calidad, tan elevado, que tienen los productos Razer. Esto se nota en detalles como el recubrimiento en piel sintética de primera calidad de los audífonos o su acolchado en espuma con efecto memoria, un tándem capaz de ofrecer un excelente aislamiento acústico con la mayor comodidad. A esto hay que sumarle una diadema, que prescinde del armazón metálico y la bisagra que permite que los audífonos roten para ponerlos en reposo para hacer el headset lo más liviano posible, que ejerce la presión justa para que los audífonos se ajusten a la perfección. Como complemento, el sistema que engarza la diadema a los audífonos permite que éstos basculen para que se adapten a la perfección a la morfología de nuestra cara.

Ya hemos dicho que el armazón de la diadema sustituye el metal por el plástico para aligerar el conjunto (y los costes de producción) pero sigue siendo bastante robusto y soporta una torsión bastante extraordinaria (no le hemos hecho más perrerías porque no hemos podido y se mantiene intacto). Externamente, la diadema también cuenta con muy buenos acabados predominando un acabado plástico con la serigrafía de Razer en la cara externa y un liviano acolchado, rematado en piel sintética, en la interna. Por último, destacar que el sistema de desplazamiento de la misma para su ajuste es por puntos, y cuenta con numeración para conseguir un equilibrio rápido y fácil.

Pero si hay algo que hay que valorar en un headset es su audio, un campo en el que el Razer Kraken X. Y es que además de ofrecer un audio rico y equilibrado, con unos graves y medios brutales, aunque sus agudos sean «solo» notables (sigue siendo espectacular para su precio), el Razer Kraken X ofrece la posibilidad de utilizar el software de Razer para simular Dolby 7.1 en Windows 10. Es cierto que, personalmente, no somos muy aficionados a las simulaciones de Dolby ya que suele quitar bastantes matices al audio original pero también hay que reconocer que este ámbito es algo en lo que Razer lleva bastantes años trabajando y es, sin lugar a duda, uno de los mejores Dolby simulados que hemos probado. En lo referente al micrófono, Razer mantiene el estándar de calidad de los micrófonos de su serie Kraken, con una calidad de grabación excepcional de cara a mensajería, chat ingame, llamadas e incluso (con un poco de edición) para la creación de contenido.

Conclusiones

El Razer Kraken X llega a un mercado en el que los grandes están haciendo muchos esfuerzos por copar la gama asequible en todo lo que concierne a periféricos, y lo hace con una estética sobria y característica de la marca, unas prestaciones más que interesantes y un precio rompedor. Pero ahí no queda la cosa, y es que gracias a su reducido tamaño y peso, unido a su conectividad por jack, el Razer Kraken es un headset polifacético y multifuncional ya que puede ser usado perfectamente como auricular urbano, para gaming, hacer ejercicio o para llevar a cualquier lado con tu consola portátil. Y ya, para remate, Razer pone el broche de oro al incluir un código parte utilizar su software de emulación de Dolby 7.1, permitiendo así disfrutar de este efecto con nuestro Razer Kraken X.

En lo que a precio se refiere, podemos encontrar el Razer Kraken X por 59€ en la store de Razer

Por todo esto, otorgamos los galardones de Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It al Razer Kraken X.

 

Razer Kraken X
Razer Kraken X
Categorías
Análisis HardwareGame ItHardware

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO