Razer Nari Ultimate Xbox One, review y unboxing

Hypersense llega a Xbox con el Razer Nari Ultimate Xbox One
Razer Nari Ultimate Xbox One

Si hay algo que nos gusta de Razer es que, además de innovar constantemente y tener un estándar de calidad brutal, siempre está intentando llegar a todos y cada uno de los consumidores independientemente de sus gustos, necesidades o de la plataforma que utilice para jugar. Por eso, cuando analizamos los Razer Nari Ultimate nos extrañó de sobremanera que no contara con compatibilidad, o una versión específica, para los usuarios de Xbox One (puesto que son compatibles con Pc y PS4) y, precisamente por eso, celebramos la llegada del modelo destinado a esta plataforma: los Nari Ultimate Xbox One.

Unboxing

En esta ocasión vamos a comenzar con un unboxing más dinámico del que suele acompañar a los productos de Razer, ya que hemos decidido realizar un vídeo para que podáis comprobar de primera mano el empaquetado del Nari Ultimate Xbox One. En esta ocasión no hemos podido utilizar el propio headset para su locución, puesto que para su uso en pc es necesario un adaptador inalámbrico de Xbox, pero os garantizamos que cuenta con una muy buena calidad de captura de audio.

Especificaciones del Razer Nari Ultimate Xbox One

Comencemos por la tabla de especificaciones técnicas del headset, extraída de la web oficial del producto

Como podéis ver, las especificaciones técnicas no son idénticas a la del modelo estándar ya que encontramos pequeñas variaciones, aunque la experiencia que ofrecen sí que es idéntica. Antes de meternos en faena reseñar que para usarse en PC necesitas el mismo adaptador que para utilizar de forma inalámbrica el mando de tu Xbox en tu PC, sin este accesorio (que no viene incluido) no podrás utilizar este periférico en tu PC. Una vez aclarado esto, veamos las especificaciones técnicas de esta preciosidad.

Comenzamos por los audífonos del headset, el Razer Nari Ultimate Xbox One cuenta con drivers de 50mm de imanes de neodimio, con una frecuencia de respuesta de 20 Hz – 20 kHz y una impedancia de 32Ω. Como podéis ver estamos ante unos audífonos con unas características técnicas relativamente estandarizadas dentro del mundillo gaming, con unos drivers que, sobre el papel, deben ser capaces de reproducir buenos graves debido a su tamaño (a mayor tamaño del altavoz más facilidad tiene para la reproducción de graves). El micrófono es de tipo unidireccional y cuenta con una frecuencia de respuesta de 100 – 6.5 kHz y una sensibilidad de -54 ± 3 dB. En lo referente a la conectividad encontramos conexión automática con Xbox One y, como ya hemos dicho, necesitamos un adaptador para usarlo en PC. En lo referente a la autonomía del headset tendremos hasta 6 horas con la iluminación e Hypersense activados y hasta 20 horas si prescindimos de ambas. Hasta aquí, hemos visto unas especificaciones técnicas típicas de un headset, salvo por una pequeña mención que hemos hecho a algo llamado Hypersense y que ya vimos en la edición normal que precedió a este Razer Nari Ultimate Xbox One.

La tecnología Hypersense

Razer ha implementado en estos Razer Nari Ultimate unas unidades hápticas diseñadas por Lofelt para conseguir una inmersión que va más allá del audio. Para que podáis comprender mejor en qué consiste esto, ya que hemos visto explicaciones simplifican a meras vibraciones, vamos a comenzar por la explicación de qué significa háptico. En un principio la sensación háptica se definió como aquellas que afectan a los sentidos del oído y el tacto aunque finalmente se generalizó a toda aquella sensación que podemos percibir sin utilizar el sentido de la vista y, sobre todo, mediante el contacto. Volviendo a Hypersense, Razer ha implementado una unidad háptica, diseñada por Lofelt, en cada audífono del Razer Nari Ultimate Xbox One. Estas unidades, apoyadas en la tecnología Razer Hypersense, convierten las señales de sonido en retroalimentación sensorial táctil dinámica en tiempo real, o lo que es lo mismo, una vibración adaptada en dirección, sentido e intensidad al sonido que va a reproducir el altavoz. Esto difiere mucho en las vibraciones de los mandos, u otros dispositivos similares, que se limitan a vibrar o retumbar durante algunos eventos clave del juego. Con Razer HyperSense, el Razer Nari Ultimate Xbox One recoge la forma y las frecuencias del audio del juego y las transforma en efectos hápticos ricos y realistas. Estas vibraciones son muy precisas, orientadas (izquierda a derecha o viceversa) y con intensidades diferentes según el origen de las señales de audio del juego consiguiendo así una inmersión bestial. Además, esta tecnología no necesita implementación alguna en el título en cuestión, es decir, no tenemos que buscar juegos que hayan implementado esta tecnología en su desarrollo ya que es el propio headset el que implementa ésto en base al sonido que recibe pudiendo aplicarse así en cualquier audio, como música, cine o series. Por último, el complemento perfecto de esta tecnología Hypersense es el ya conocido audio Windows Sonic, un audio  espacial bastante conseguido que tiene poco o nada que envidiar al omnipresente Dolby.

El Razer Nari Ultimate Xbox One

Llega el momento de examinar físicamente el Razer Nari Ultimate Xbox One. Estamos ante un headset con aspecto, tacto y materiales que solo podemos calificar de PREMIUM. Si comenzamos por los audífonos éstos son de diseño circumaural, y cuentan con un recubrimiento algo más complejo de lo habitual. Y es que normalmente los fabricantes de decantan por piel sintética o tela, pero en esta ocasión Razer ha implementado ambas, la piel sintética en el perímetro y la tela en la zona que entrará en contacto con nuestras orejas. Esto se debe a que el relleno de estas almohadillas es un gel refrescante y la tela permitirá que esta sensación refrescante traspase y llegue a nuestra piel, evitando así el exceso de calor que suele ir acompañando al diseño circumaural de los audífonos y dejándonos única y exclusivamente con sus bondades: el aislamiento acústico. La cara interna del audífono es de 56 x 67mm, espacio más que suficiente para que no entre en contacto con nuestro pabellón auditivo y nos brinde un uso extremadamente cómodo.

El diseño externo del audífono mezcla, en su cúpula, una rejilla metálica con un remate en plástico en el centro de la misma. Este remate en plástico cuenta con una serigrafía retroiluminada del logotipo de Razer, en el verde corporativo de la marca. La cúpula externa del audífono, de color negra, va unida a un aro de aluminio en color negro que hará de puente entre ésta y la diadema. Esta unión, entre el aro de aluminio y la cúpula, permite que ésta realice un movimiento basculante para que el audífono se adapte sin ningún tipo de problema a la morfología de nuestra cara. Por otro lado, la unión de este aro a la propia diadema permite que el audífono gire horizontalmente para favorecer aún más dicha adaptación y, además, permitirnos poner los audífonos en posición de reposo sobre nuestros hombros o el escritorio.

Por su parte la diadema cuenta con un sistema de ajuste automático para que no perdamos el tiempo ajustando la diadema a nuestra cabeza y sea un «coger y disfrutar». La zona rígida de dicho mecanismo es una doble banda de aluminio con acabado cepillado en negro mientras que la parte móvil cuenta con un acabado en piel sintética negra en su cara exterior y tela enrejillada y transpirable, con su correspondiente acolchado, en la zona interior.

Por último, en lo referente a los controles del Razer Nari Ultimate encontramos que la gran mayoría de controles se ubican en el audífono izquierdo, en el que encontraremos el botón de mute, una rueda que nos permitirá calibrar la intensidad de sonido entre el chat y el audio del juego, el botón de encendido, puerto micro-USB para la carga del headset, además del micrófono retráctil. En el audífono derecho encontramos la rueda selectora que nos permite calibrar tanto la cantidad de sonido como la intensidad del hypersense según tengamos seleccionado sonido o vibración en el botón selector que la acompaña.

Experiencia de uso y conclusiones

Hay que mencionar que partimos de la base de contar con su predecesor como headset para uso diario desde su lanzamiento y que, personalmente, estoy encantadísimo con él. Tras disfrutar de unas cuantas horas con títulos de acción en nuestra Xbox One, con y sin HyperSense activado ratificamos que, al igual que en el modelo base, este añadido mejora con creces la experiencia tanto a nivel sensorial como inmersivo.

En lo referente a la morfología y sensación de confort que ofrece el Razer Nari Ultimate Xbox One, la experiencia que ofrece es idéntica a la de su predecesor. El headset es mucho más liviano de lo que aparenta y ofrece una experiencia de uso al nivel de lo que Razer nos tiene acostumbrados: excelente. El Razer Nari Ultimate Xbox One es un headset muy cómodo con el que puedes estar horas sin notar fatiga o cansancio alguno. El aislamiento acústico que ofrecen sus audífonos es excepcional y su relleno de gel refrescante cumple a la perfección con su cometido, pudiendo usar así un headset circumaural en condiciones de calor sin que esto sea una auténtica molestia. En lo que al micrófono se refiere éste se adapta muy bien a la cara, es retráctil y ofrece una calidad de audio bastante buena y que puede servir perfectamente para  streaming

Por todo esto, y a pesar de que somos conscientes de que el precio de mercado de este Razer Nari Ultimate Xbox One puede parecer elevado o prohibitivo, creemos que dicho desembolso está más que justificado teniendo en cuenta todo lo que es capaz de ofrecer tanto a nivel acústico, de inmersión y comodidad, sin olvidar los materiales de fabricación de primerísima calidad. Podéis encontrarlos por 219€ en la store de Razer

Por tanto otorgamos al Razer Nari Ultimate Xbox One los galardones de Producto Premium, Calidad Precio y Producto recomendado de Game It.

Razer Nari Ultimate Xbox One
Razer Nari Ultimate Xbox One
Categorías
Análisis HardwareGame ItHardwareTecnologíaUnboxingUncategorizedVídeosVideos DestacadosXbox One

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO