Reknum Cheri Dreamland. Análisis Nintendo Switch

Reknum Cheri Dreamland Precios

Continuando la saga de Reknum, NapeGames nos ofrece Reknum Cheri Dreamland, un título de acción / plataformas con toques de exploración que no deja indiferente a nadie.

El mal vuelve al acecho.

La malvada hechicera ha vuelto con un nuevo plan para reunir los cristales sagrados, y usarlos en su propio beneficio. Para poder dominarlos necesita conseguir un alma pura. Para ello la hechicera captura a la princesa del reino en un fragmento mágico. Por suerte la princesa pudo enviar a Vani, un hada, a la cual la princesa le encarga la misión de “encontrar a un alma pura llena de coraje” para poder enfrentarse a la hechicera.

Y aquí empieza nuestra aventura, tomando el control de Vani en la búsqueda del alma pura. Vani acaba encontrando a Cheri, que en ese momento estaba en un merecido descanso, y acababa de despertar de un sueño premonitorio.

Toda una aventura nos espera.

Jugabilidad limitada pero acorde con su estilo.

Para manejar a Cheri, contaremos con un control clásico de movimiento 2D en plataformas. Incluye un salto básico, y al inicio un ataque de espada. Con el paso de las fases, lograremos tener otras armas que aportarán cierta variedad al juego, aunque no son todas imprescindible su uso para poder superar las fases.

El control aunque limitado en opciones, se siente perfecto para el estilo gráfico del que dispone. En poco tiempo controlaremos a Cheri a la perfección.

Además de las plataformas, han dotado al juego de fases que requieren investigación, haciendo menos lineal el juego. Sin embargo, queda empañado por abusar mucho de saltar por las paredes de los escenarios. Está mecánica carece de animación que nos indique que se agarra a las paredes. Tan solo saltas y si tienes una pared al lado puedes volver a saltar. En casi todas las fases utiliza esta mecánica, y creemos que en su lugar, se podría utilizar otros muchos recursos que existen para este tipo de juegos.

Movimientos y ataques simples pero efectivos.

El juego solo cuenta con un solo modo de dificultad, lo que hace que la única rejugabilidad sea realizar speedruns. Y aunque su curva de dificultad es habitualmente aceptable, el juego tiene de inicio una dificultad un poco elevada. Por suerte cuenta con checkpoints repartidos por las fases entre tramo y tramo.

Desde el inicio el juego nos da a entender que la misión no va a ser coser y cantar. Los combates son “fáciles”, pero la poca vida que inicialmente tenemos, hará que más de una vez tengamos que re-intentar ese tramo de la fase. Mención especial a los pinchos que veremos a lo largo de las fases, que en más de una ocasión, nos harán sufrir más de la cuenta.

Los enemigos aunque tienen cierta variedad, carecen de patrones de IA de comportamiento variados. Las persecuciones o bien los patrones de recorrido son lo más habitual que nos encontraremos. Las plataformas cumplen con el estándar de este tipo de juegos, tenemos las habituales plataformas inmóviles, pasando por las de movimiento circular, las de movimiento lateral e inclusive plataformas con accesos secretos.

En mas de una ocasión los enemigos nos darán un disgusto.

Las fases están bastante bien estructuradas, planteándonos retos de dificultad media hasta muy elevada. Destacar que cuando ya dominamos por completo el juego, llega uno de sus grandes problemas: tiene pocos niveles y en muy poco tiempo lo terminamos.

Un mundo sacado de los 8 bits de la GameBoy.

Desde que tomamos el control de Vani, y luego el de Cheri, el juego no solo se ve, si no que también se siente que ha sido hecho como si fuese para la GameBoy del año 1989.

Todos sus sprites y animaciones rezuman de aquella pantalla de matriz de puntos verde (en la versión pocket era de color blanco/gris/negro). Sin duda es su punto más fuerte, ofreciendo una experiencia gráfica para que todos los que hemos vivido esa época, nos traerá grandes recuerdos.

Las animaciones son muy limitadas pero es un punto a favor por el estilo gráfico escogido, además todos los objetos de los escenarios, activos o background no desentonan con este estilo.

Escenarios con aspecto retro muy sorprendentes.

Podemos decir rotundamente, que en más de una ocasión, hemos tenido que quitar los ojos del juego para fijarnos que estábamos jugando con una Nintendo Switch, pues la experiencia ha sido muy gratificante.

También cuenta con animaciones estilo cartoon entre fase y fase, para daros ciertas instrucciones sobre el uso de armas y contarnos la historia.

Una banda sonora poco acorde con el estilo gráfico.

No se puede negar que Reknum Cheri Dreamland tiene una buena banda sonora. Filippo Vicarelli ha dado vida a unas piezas con estilo Jazz y otras con sabor a animaciones muy clásicas. Pero por desgracia no encaja del todo con el estilo visual del juego. Por suerte, no rompe por completo la experiencia del todo, y acompaña correctamente en la aventura.

Los efectos de sonido, son pocos y discretos. Cumplen perfectamente y no acaban cansando tras utilizar repetidamente saltos o ataques.

Conclusiones

Si te gustan los juegos de plataformas, que tienen una dificultad media/alta, donde tengas que explorar y además te gustan los gráficos retro de 8bits estilo GameBoy, Reknum Cheri Dreamland es tu juego. Te encandilará nada más empezar.

Reknum Cheri Dreamland se puede encontrar en la store digital de Nintendo Switch y en el recopilatorio físico “Reknum Origins Collection” Edición Limitada.

Conclusiones

Reknum Cheri Dreamland

6.3 Puntuación

La saga Reknum ha vuelto pero esta vez en un mundo particularmente de 8bits de GameBoy.

PROS

  • El estilo gráfico es toda una experiencia visual super retro a lo Gameboy
  • La banda sonora, aunque no encaje del todo
  • Dificultad elevada

CONTRAS

  • Excesivos saltos por las paredes
  • Poca rejugabilidad y no dispone de niveles de dificultad
  • El juego es muy corto

Puntuaciones

  • Apartado Técnico 9
  • Jugabilidad 6
  • Historia 6
  • Duración 4

Reknum Cheri Dreamland Precios

Buscamos información en varias tiendas para encontrar el mejor precio

Mejor precio

€6.99
Salir de la versión móvil