revolution pro controller

Revolution Pro Controller. Unboxing y análisis del mando de PS4

Probamos el mando élite de la consola de PlayStation.

Si hace un tiempo teníamos el honor de ser de los primeros en probar el GC-400ES, el mando élite de Nacon para PC, hoy vamos a repetir un poco la jugada y hacer lo propio con el Revolution Pro Controller, el mando con licencia oficial de PlayStation que nos llega a un precio magnífico para la PS4 y que nos ayudará a darlo todo en nuestras partidas online ya que está especialmente pensado para los eSports.

Como siempre antes de empezar queremos agradecer a la compañía que nos haya permitido probar su dispositivo.

Características principales

Siguiendo nuestra metódica habitual, vamos a dejar que sea la compañía quien nos hable sobre las bondades del Revolution Pro Controller. En este caso vamos a hacerlo mediante un vídeo.

Como habéis podido ver, sobre todo si leísteis nuestro anterior análisis de GC400-ES, estamos ante un híbrido entre este mando de Nacon y uno de PlayStation 4, guardando una gran cantidad de similitudes. Atendiendo al primero, vemos que guarda características como la posibilidad de cargar hasta 4 perfiles que podremos cambiar al instante pulsando un simple botón. Podremos crear nuestros perfiles ajustados gracias al software que incluye el mando, pudiendo configurar por completo todo el mando.

Seguimos con sus similitudes, y es que los materiales son los mismos empleados, donde vemos una cruceta grande y con un tacto suave que nos permita un uso sensible y fácil, dos palancas con una gran sensibilidad y de forma variada, ya que una será convexa para un mejor agarre y la otra cóncava para una mayor precisión. Los botones de funciones también nos traen una gran precisión, trayendo además por su parte posterior dos extras que se convierten en cuatro creados para el uso de macros.

Estamos ante un dispositivo que hará uso de un cable de 3 m. para su alimentación, donde podemos ver que se ha optado por un trenzado para una gran duración, terminado en una conexión metálica reforzada que nos asegure que no vamos a tener problemas con su uso prolongado y con un sistema de seguridad para que no se desenganche. Ya que estamos ante un mando sumamente ligero (recordad que al ser cableado no trae ni pilas ni baterías), tendremos a nuestra disposición tres juegos de pesas, dos pares de 17/14/10 gramos, para que nosotros mismos busquemos el peso que se ajuste a nuestras necesidades.

Como decíamos es una mezcla del GC400-ES y del DualShock 4 y es que podemos ver el panel táctil en su parte frontal, un LED indicador justo al lado de la entrada jack 3,5 mm. para utilizar nuestros headsets y la grafía típica en los botones de PlayStation.

Unboxing

Vamos a mostraros con todo lujo de detalles cómo nos llega el Revolution Pro Controller con un vídeo unboxing. En él podéis ver todo lo que incluye.

Como hemos podido ver ante nosotros tenemos un empaquetado donde a primera vista ya podemos ver que estamos ante un mando élite para PlayStation 4 con ese logo blanco con fondo azul de la parte superior. Una vez abrimos la caja nos encontramos con el molde protector del dispositivo que, al retirarlo, ya nos deja a simple vista el ansiado mando.

Una vez lo quitamos nos queda retirar la otra funda protectora y vemos el resto de objetos que componen el paquete: el cable trenzado, pegatinas de Nacon, las pesas, un paño para su limpieza, bolsa de viaje y un protector para el conector metálico.

Revolution Pro Controller

Como decíamos al principio de este artículo el mando élite de Nacon para PlayStation 4 comparte muchas similitudes con el GC400-ES, pero obviamente no es igual, por lo que vamos a hablar de ellos realizando comparaciones. Como suele ocurrir en la mayor parte de los periféricos de esta clase, como los ratones por ejemplo, los mandos pueden tener muy buenas características pero no rendir como deben por cualquier motivo. Por ello vamos a hablaros más de las sensaciones.

Ergonomía

Empezamos hablando de lo primero que notamos cuando lo tenemos en nuestras manos y es su ergonomía. No es difícil ver que el parecido con el GC-400ES y es que el Revolution Pro Controller tiene un tacto igual que el de su hermano para PC, cambiando algunas características como el panel frontal táctil, la colocación de algunos botones, la entrada jack de 3,5 mm. para el headset o a su lado el LED de situación para el jugador, pero sin que esto modifique lo más mínimo su agarre y las sensaciones que transmite.

Una vez en la mano notamos que tenemos un pad muy cómodo y que gracias al uso de su cable, también es extremadamente ligero ya que no cuenta con el peso extra de pilas o de baterías. Esto puede resultar algo engorroso, ya que si a algo nos han acostumbrado las compañías últimamente es a tener el mando sin ataduras a la consola, pero os recordamos que estamos hablando de un mando de uso profesional y la más mínima latencia puede ser una gran diferencia en las partidas, por lo que desde Nacon no han dudado un solo instante en utilizar la versión cableada.

Seguimos con la ergonomía y es que una vez lo agarramos uno de los puntos negativos que le hemos encontrado es su tacto, quizás demasiado liso y que no nos ofrece todo el agarre que pudiéramos desear. Esto se puede solucionar muy fácilmente con unos grips que aportarán además una decoración al mando, por lo que no es un problema a tener en cuenta. Por último destacamos el sistema de pesos incluido con el Revolution Pro Controller y que utiliza el mismo sistema que el GC400-ES. Nacon nos da la posibilidad de aumentar el peso base con dos juegos de pesas compuestos cada uno con 17/14/10 gramos. Su colocación es sumamente sencilla y nos da la libertad de configurarlo como deseemos, cambiando ligeramente la forma de las pesas para que se amolden, todavía más si cabe, a un mando de uso profesional.

Como hemos podido ver, los cambios en este aspecto son mínimos.

Botonera y sticks

Llega uno de los puntos más importantes de los mandos de hoy en día y es que no solamente importa la respuesta de los botones y la sensibilidad de los sticks, su material, resistencia, posibilidad de configuración y colocación son muy importantes también. Como decíamos al principio, Nacon ha sido fiel al estilo que implementó con el GC400-ES, trayéndonos un estilo muy similar pero con algunos cambios para amoldarse al modelo PlayStation.

Para empezar en los botones frontales nos encontramos con los míticos de la compañía japonesa, triángulo, círculo, cuadrado y cruz, manteniendo el tacto suave y una pulsación firme, lo que nos ahorra que los utilicemos por error. La cruceta sigue exactamente igual, con forma cóncava para que tener siempre el dedo colado en su centro.

Los sticks también se mantienen igual, con el izquierdo en forma convexa con un material rugoso para un mejor agarre y manejo ya que este determina el movimiento de nuestro personaje en la mayor parte de los videojuegos, y el derecho en forma cóncava, aumentando así la sensibilidad en su uso muy importante a la hora de apuntar. Su experiencia de uso sigue siendo de lo más interesante, ya no solo por la sensibilidad que demuestran, sino también por la altura que alcanzan, un poco superior a los de los DualShock 4 lo que nos da un poco más de control sobre sus movimientos.

En este apartado es donde vemos la mayor parte de cambios con respecto al GC-400ES y es que destaca sobre todo el enorme panel frontal y táctil que es característico del DualShock 4. Para amoldarse a esta necesidad para la plataforma de Sony, los botones de perfil se han visto recolocados en la parte trasera del mando así como el que señala los dos modos que podremos aplicarle al mando: profesional (que nos permitirá disfrutar del mando listo para jugar) y personalizable, el cual podremos modificar a nuestro antojo desde el software de PC pudiendo llevar hasta cuatro perfiles distintos cargados. A cada uno de los lados del panel táctil encontramos los ya míticos Share y Options del DualShock 4 (localizándose justo debajo de estos cuatro leds, dos en cada uno, que nos indicarán el número de perfil que estemos usando en el modo avanzado), y por la parte de abajo el botón con el símbolo de PlayStation, el cual nos muestra la interfaz de la consola cuando lo pulsemos.

Toca el turno de hablar de los botones frontales y los dos gatillos. Uno de los mejores puntos que vemos en este campo lo encontramos en los frontales, dos botones mecánicos que realizan su función a la perfección, con dos gatillos que acompañan con una gran suavidad y precisión de pulsación y que además ahora podremos configurar su sensibilidad desde el software de Nacon. Al igual que ocurre con el GC-400ES, el Revolution Pro Controller incorpora dos botones en su fondo que se dividen a su vez en dos y que podremos utilizar con cada mano con los dedos medio y anular para las macros, pudiendo configurarlos para realizar las funciones que más se adecúen al juego que tengamos ante nosotros, desde simples pulsaciones a multimedia.

Por último destacar que con este mando podemos hacer uso de su jack de 3,5 mm. para conectar nuestro headset en la parte frontal , así como el LED ya habitual del DualShock 4 situado en esta parte mucho más útil y que sirve para que sepamos el color del jugador que estamos encarnando o nuestra situación de vida en determinados juegos.

Vamos a rescatar a continuación el pequeño tutorial de cómo utilizar nuestro GC-400ES, poniéndole el cable y cambiándole las pesas ya que esto se realiza exactamente igual que con el Revolution Pro Controller.

Software

Como no puede ser de otra manera hoy en día, un buen mando conlleva un gran software y en este ocasión no iba a ser menos ya que Nacon pone a nuestra disposición uno que nos ofrece bastantes posibilidades, lo que nos ayudará no solamente a sacarle el mayor provecho posible al Revolution Pro Controller, sino también configurarlo 100% a nuestro gusto. Vamos a mostraros lo que nos ofrece pero antes queremos dejaros claro que el software estará disponible en su versión completa y en español a partir del día 4 de enero, que es cuando sale oficialmente al mercado. Nosotros utilizaremos la versión beta en inglés pero que prácticamente no sufrirá modificaciones.

Con una interfaz muy sencilla de controlar y muchas pista que nos ayudan a entender todas sus opciones, tenemos ante nosotros un software que nos muestra una imagen del mando, así como nos informará de si hay una nueva actualización posible. Una vez dejamos la portada entramos en su ventana principal de gestión, desde donde podremos realizar todos los cambios, como escoger los cuatro perfiles que tendrá cargados, los nuestros creados, descargar los que son compartidos y los que la propia Nacon nos ofrece (los cuales pueden pertenecer a juegos específicos o directamente a géneros). A la izquierda del todo, debajo de los perfiles, también vemos la configuración general, donde podremos actualizar el firmware, configurar los dos motores de vibración del mando y la iluminación LED del stick derecho.

Una vez tenemos todo lo que queremos de los perfiles, el programa nos permite configurar estos como queramos (afectando solamente al modo avanzado), partiendo desde cero o desde uno que ya tengamos o que nos hayamos bajado. Como hemos podido ver, una de las primeras cosas que vamos a poder configurar es el stick derecho, para ello tendremos que pulsar en la imagen que nos lo muestra en primer plano pasando a una visión en general de todas sus características. Si no somos expertos en la materia y nos asusta leer cosas como “zona muerta estática” no debemos preocuparnos ya que las interrogantes que están al lado de cada una de estas características nos explican muy bien qué hacen cada una.

Así podremos cambiar fácilmente la zona en la que el movimiento del stick no genera movimiento y la sensibilidad de este mediante la curva de respuesta que hará nuestro stick dependiendo del recorrido. Así podremos aumentar y disminuir, dependiendo de las cantidades que tengamos asignadas, lo que el stick considerará movimiento pequeño, medio o grande (los cuales vienen determinados por la rapidez a la que movamos nuestro mando), siempre funcionando en base al recorrido total del stick y sumando un total de 100. De hecho como podemos ver también podremos fijar las cantidades para que estas no se muevan si modificamos el resto, ya que el programa automáticamente buscará que todas sumen 100.

revolution pro controller

Hasta ahora os hemos hablado del stick derecho pero no hay que olvidar que también podremos asignar a los botones distintas teclas. Seguimos hablando en el modo avanzado y es que así podremos utilizar de manera que con una sola pulsación realice varias acciones gracias a los macros. Por si esto no fuera poco al mismo tiempo también podemos hacer un remapeo completo del mando, todo lo necesario para los 19 botones queden configurados a nuestro antojo.

Una de las principales novedades que vemos en el software que es tendremos la posibilidad de configurar también la sensibilidad de los gatillos, pudiendo modificar distintos valores como cuánta presión hace falta para que comience a detectar la pulsación y que distinga entre distintos parámetros como pulsación ligera, media o hasta el fondo, pudiendo variar cada uno de ellos a nuestro gusto.

Conclusiones

Nacon ha echado los restos creando el Revolution Pro Controller, el compañero ideal para toda clase de gente que quiere disfrutar al máximo de su PlayStation 4, ya sea de manera profesional como un simple ocio electrónico. El mando nos llega con unas interesantes capacidades, mejoradas por el software de gestión que nos da un nivel casi total de configuración, empañado quizás por el tacto un poco liso de más y que no acompañe grips antideslizantes, pero es algo fácilmente solucionable.

Por esto y lo anteriormente mencionado, desde Game It le damos la triple corona al Revolution Pro Controller: calidad/precio, producto premium y recomendado. Podéis encontrar el mando en GAME a un precio de 109,95€, que además incluye una práctica mochila con el logo de Nacon.

revolution pro controller

Categorías
Análisis HardwareHardwarePCPlayStation 4UnboxingVídeosVideos Destacados

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

    RELACIONADO