RunGunJumpGun. Análisis Nintendo Switch

Corre... ¡y dispara!, salta... ¡y dispara!
rungun cover gameit

Los runner están de moda. La llegada de los videojuegos en formato app gratuita para dispositivos móviles a fomentado la popularidad de este género, siendo uno de los preferidos por el público mayoritario a la hora de echar una partidita rápida.

La cosa es que dentro del mercado móvil la oferta que tenemos es variada, tanto que incluso podemos ver juegos con cierta calidad, ya que es sabido que este tipo de títulos funcionan tan bien por ser juegos gratuitos. ATOMIK: RunGunJumpGun es un runner (o auto-runner) de pago, y eso es algo que puede crearle bastantes barreras, aunque todo sea dicho, estamos seguramente ante uno de los mejores y más completos títulos que ha dado de sí esta clase de juegos.

Runner o plataformas moderno

El concepto runner esta demasiado arraigado a ese formato gratuito, pero tampoco es de extrañar que si una compañía (en este caso ThirtyThree) desarrollase un juego de este estilo con un gameplay divertido, bastante contenido y un apartado sonoro/visual realmente bueno quisieran cobrar por él. Normal y lógico.

rungun gameplay1 gameit

ATOMIK: RunGunJumpGun es un juego que sorprende por su efectividad. Con una buena dinámica consistente en completar niveles cortos pero bien diseñados y un gameplay que requiere tan solo el uso de dos botones, se nos propone el reto de superar todos los mundos y sus diferentes secciones recolectando Atomikas (una especie de puntos brillantes que se encuentran desperdigados en cada mapa). Completar el nivel y recolectar las Atomikas nos dará acceso a otros planetas con mas niveles, por lo que si queremos desbloquear todos los planetas deberemos centrarnos en conseguir estos objetos.

La jugabilidad del título es extremadamente sencilla, algo que puede valorarse tanto como un punto fuerte como un punto débil. Controlamos a un carroñero (una especie de marine espacial) que podrá realizar dos acciones con dos botones: un botón para elevarnos gracias al devastador fuego de nuestra ametralladora y otro para disparar hacia adelante. Con estos dos botones tendremos suficiente para intentar salir victoriosos del mar de proyectiles que en el que nos sumergiremos en cada pantalla. Progresivamente cada nuevo nivel aportara ciertas mecánicas nuevas que se explotaran en los escenarios que lo componen, siendo cada vez más difícil y exigente en lo que se refiere a la precisión de nuestros movimientos.

Perfecto para Switch

ATOMIK: RunGunJumpGun es un título que llega a Switch tras mas de un año a la venta en Steam. Su paso por la plataforma de Valve ha valido para comprobar que efectivamente sí hay lugar para runners de pago en los tiempos que vivimos, algo que ThirtyThree no podía obviar y que le llevó a considerar estrenar su juego en la consola de Nintendo.

Siendo sinceros ATOMIK: RunGunJumpGun es un juego perfecto para las prestaciones portátiles de Switch. Su jugabilidad directa y arcade encaja a la perfección con las caracterísitcas de la consola y gráficamente es capaz de dar el máximo de sí mismo en ella. Tanto a nivel de rendimiento como gráfico cumple perfectamente, teniendo en cuenta que salvo por el arte y los efectos tampoco hablamos de un juego demasiado potente.

El arte y el diseño de los personajes pueden recordarnos a títulos como Hotline Miami o a algún que otro clásico psicodélico de la época de los 80, aunque lo que mas se respira en su estética es arcade puro y duro. No hay demasiadas florituras, solo gráficos resultones con una paleta de colores realmente variada y nada convencional que nos hace ver rápidamente la clase de locura que vamos a jugar.

rungun gameplay2 gameit

Con todo esto, es necesario decir que si cualquier interesado en adquirir el título tiene cierta predisposición a sufrir ataques de epilepsia fotosensible recomendamos fuertemente pasar del juego y buscar otra cosa, ya que el nivel de efectos, cambios de colores bruscos y luces en la pantalla pueden llegar a marear incluso a los que no sufren este tipo de problemas.

En cuanto a la BSO podemos decir que los desarrolladores lo han clavado. Los temas que escucharemos son samples electrónicos distorsionados y música trance semi-chiptune que varía el tempo con un gusto bastante aleatorio. Es decir, una banda sonora hecha a medida para la locura que veremos en pantalla.

Conclusion de ATOMIK: RunGunJumpGun

ATOMIK: RunGunJumpGun es un título arcade con todas las de la ley. Si queréis un buen argumento acompañado de un arte preciosista no lo busquéis aquí, pero si por el contrario buscáis diversión rápida y directa a secas, esta es una opción mas que a tener en cuenta. Hablamos de que además de ser un buen juego nos ha parecido que encaja al dedillo con el modelo de la consola, es también un título de fondo de armario perfecto para acompañar esos ratos muertos en los que solo podemos jugar unos pocos minutos. La calidad técnica sorprende por su rendimiento y quizás pueda llegar a encantar a los jugadores que gusten de esos indies tan raros y únicos por su estética… lástima que su fuerte contraste de luces no permita que todos podamos disfrutarlo por igual.

Política sobre notas en Game It.
RunGunJumpGun
8
RunGunJumpGun
The Good
  • Arcade rápido, divertido y con un nivel de exigencia adecuado.
  • Perfecto para pasar esos pequeños ratos muertos con nuestra Switch.
  • Rejugable y con cantidad de desafíos por completar.
  • Una BSO que es puro delirio futurista.
The Bad
  • Mas niveles no hubieran venido mal ya que puede llegar a hacerse un tanto corto.
  • Parte del público con cierta predisposición a sufrir ataques epilépticos debe ignorar por completo este título.
  • Muy Bueno
    8
Categorías
AnálisisIndiesNintendo SwitchOpinión

Friki como muchos, nostálgico como pocos. Amante del medio de los videojuegos, en especial de todo aquello considerado como "indie". Actor de doblaje en activo y locutor en donde se me escuche. Estudio diseño y desarrollo de videojuegos con Gamemaker e intento hacer cosillas en Youtube en mis ratos libres. Siempre he pensado que la vida es un poco Dark Souls.

RELACIONADO