Samsung Galaxy S9+, review y unboxing

Análisis del Samsung Galaxy S9+, un terminal estéticamente sublime con muchos extras
Samsung Galaxy S9+

Seguimos con Samsung, y es que tras la review del Galaxy Watch de 46mm no nos hemos podido resistir a probar el último terminal de gama alta de la marca, el Samsung Galaxy S9+. Un terminal que apuesta por un diseño conservador, dentro de los gama alta de la marca, pero que viene con pequeñas mejoras con respecto a su predecesor y conserva los aspectos que lo han hecho triunfar.

Unboxing

El Samsung Galaxy S9+ nos llega en una sobria caja en color negro en el que únicamente podemos apreciar una serigrafía con el modelo de terminal. Al sacar la cubierta de cartón blando nos quedamos con un robusto estuche de cartón, color negro mate, que cuenta con apertura frontal. Al abrirlo encontramos, simple y llanamente, el terminal móvil y bajo éste el cableado y la documentación del mismo. Destacar que el cargador, para ser de carga rápida, es bastante pequeñito y compacto.

El Samsung Galaxy S9+

Comenzamos con la tabla de especificaciones técnicas del terminal, extraída de la web del fabricante

Como podéis ver estamos ante un terminal  que opta por un procesador Samsung Exynos 9810 de 8 núcleos acompañado de un chip gráfico Mali-G72 con 6 Gb de RAM y, en nuestro caso, 64 Gb de memoria interna aunque encontraremos modelos con hasta 256 Gb de almacenamiento interno ampliables por Micro SD. En lo que a software se refiere, en el momento de realizar la review cuenta con Android 9 con una profunda capa de personalización firmada por Samsung. Todo esto nos llega acompañado de una cámara dual en la trasera, ambas con 12 Mpx  y con aperturas f/1.5-2.4 y f/2.4 teniendo así un gran angular y un sensor más apropiado para planos más lejanos ofreciendo la posibilidad de grabar cámara súper lenta a 960 fps. Por su parte, la cámara frontal de 8 Mpx cuenta con una apertura f/1.7 y permite grabar vídeo a 1440p/30fps. Todo esto está alimentado por una batería de 3.500 mAh y cuenta con un panel Super AMOLED de 6.2 pulgadas y resolución QHD+

Dejando a un lado las especificaciones técnicas del producto vemos que Samsung ha optado por conservar la misma línea curva y la pantalla infinita que vimos en los predecesores de este Samsung Galaxy S9+, optando por seguir el lema de «si algo funciona, no lo cambies» que seguro que habrá encantado a los afines a este tipo de diseño. El único cambio a destacar frente al S8+ es que encontramos un doble sensor en la zona central de la trasera del dispositivo, con el lector de huellas bajo éste y el flash fuera de la «isla» en la que se encuadran el doble sensor y el lector de huellas.

Conservamos el puerto de carga Type C, el jack de audio 3.5mm y la salida de los altavoces en la zona inferior del dispositivo, el botón de encendido en el lateral derecho y en el izquierdo encontramos los botones de volumen y un botón dedicado al asistente Bixby de la marca. El slot para las tarjetas micro-SIM está ubicado en la zona superior del Samsung Galaxy S9+.

Para aquellos que no estén familiarizados con el diseño del Samsung Galaxy S8+, que es prácticamente idéntico al de este Samsung Galaxy S9+, estamos ante un terminal que cuenta con los bordes de la pantalla curvos, un marco de aluminio mate y trasera acristalada, también de borde curvo. La curva del panel frontal le sienta fenomenal a nivel estético y se aprovecha, funcionalmente hablando, para ocultar un submenú de acceso rápido denominado Apps Edge que utilizaremos a modo de carpeta para tener siempre a mano las aplicaciones que más usemos. Obviamente la elección del doble cristal tiene sus ventajas, una estética sublime, y sus inconvenientes: una trasera en la que las huellas y la grasa estará siempre presente y un frontal para el que nos costará encontrar protectores de pantalla que cubran todo su borde, aunque esto es algo que afecta a la gran mayoría de terminales móviles del mercado y se sacrifica en pro de una mejor estética y la moda del bisel curvo en las pantallas.

Además del acabado estético hay que reconocer que el acabado curvo, tanto en el frontal como en la trasera, y el doble cristal hacen que el Samsung Galaxy S9+ sea un terminal cómodo, se siente bien en la mano y es bastante ergonómico aunque, como en todos los terminales con trasera acristalada, su suave tacto no es apto para «manos de mantequilla» y se puede mejorar su «grip», por llamarlo de alguna manera, con una funda. El marco de aluminio es un refuerzo importante al conjunto, lo hace más robusto frente a golpes en los perfiles del terminal y, por qué no decirlo, es muy agradable al tacto y a la vista.

Samsung Galaxy S9+, mucho más que una pantalla curva

Ya hemos mencionado que una de las principales características de la pantalla de este Samsung Galaxy S9+ es su acabado «edge», o curvo. No obstante, dejando a un lado esta característica, encontramos un panel super AMOLED con resolución QHD+ (1440 X 2960) que ofrece una experiencia de uso muy satisfactoria a nivel de contraste, definición de color y detalle. El comportamiento del panel es óptimo en cualquier situación lumínica y viene acompañado de un ajuste automático de brillo con un funcionamiento impecable y sumamente rápido.  En lo referente a reflejos mantenemos un buen nivel de comportamiento y en el apartado de ángulos de visión también se comporta relativamente bien, aunque tiende a variar algo el color a partir de los 45 grados de inclinación viéndose los blancos algo más azulados, pero nada preocupante

En lo que a software de gestión de pantalla se refiere, la profunda capa de personalización que imprime Samsung en todos sus terminales y, como es obvio, también en este Samsung Galaxy S9+ nos permitirá escoger distintas configuraciones predefinidas de pantalla, filtro de color azul e incluso modificar la definición máxima del panel pudiendo «rebajarla» a FullHD+ o HD+. Otra característica intrínseca de esta capa de personalización es el modo «always on display» que permite que la pantalla esté siempre activa mostrando la información más relevante como la hora o las notificaciones. A pesar de lo que pudiera parecer, esta modalidad no repercute excesivamente en la autonomía del dispositivo y es bastante útil aunque poco personalizable. Echamos en falta algunas opciones como el doble tap para «despertar» nuestro dispositivo y que, bajo nuestro punto de vista, sería el complemento perfecto para esta modalidad de pantalla (sobre todo para aquellos que realizamos labores de oficina y tenemos el teléfono constantemente sobre la mesa, y más si es un terminal que, como éste, carece de botonera o sensor de huellas en el frontal).

Una profunda capa de personalización que te enamorará o acabarás odiando

Si hay algo que genera polémica dentro del ecosistema Android es la personalización que hacen los distintos fabricantes de la interfaz de este sistema operativo. En Samsung llevan años puliendo su particular capa de personalización que “complementa” las opciones que te da Google. Tal es el nivel de personalización de interfaz ofrecida por Samsung en este Samsung Galaxy S9+, al igual que en el resto de terminales de la marca, que, si ya te has acostumbrado a este tipo de opciones, y las utilizas, te va a ser difícil vivir sin ellas. Ya hemos mencionado detalles como el Edge display, que te permite tener un submenú siempre a mano, o las configuraciones de la pantalla, pero encontraremos un sinfín de opciones y utilidades como un modo juego que te permite grabar gameplays sin necesidad de apps de terceros o incluso mantener la pantalla bloqueada para que nada interrumpa el juego si estás usando un gamepad, apps de optimización del terminal, un modo captura de pantalla con infinidad de opciones y un largo etcétera.

Personalmente vemos todo lo que esto puede suponer para un usuario medio, habrá usuarios que adoren este tipo de opciones, se acostumbren a ellas y no puedan “escapar” de todo lo que les ofrece el ecosistema Samsung o usuarios amantes del “Android puro” que, simple y llanamente, no usen este tipo de extras y vean reducido el potencial del terminal móvil por el lastre de toda la capa de personalización.

Una doble cámara con mucho que decir

Una de las novedades que incluye este Samsung Galaxy S9+ es la inclusión de la doble cámara en la trasera del dispositivo y, la verdad sea dicha, es que tanto la doble cámara trasera como la cámara frontal ofrecen un funcionamiento exquisito. Y es que una de las mayores ventajas de la capa de personalización de Samsung es que la app de cámara está hecha para aprovechar al máximo la cámara del dispositivo en sí. Así encontramos dos iconos con distintas formas de hoja que nos permite escoger un gran angular o el objetivo de telefoto para que podamos utilizar el que más nos convenga sin hacer zoom digital, algo que también podemos hacer de forma manual al igual que en el resto de terminales, y por ende no perder calidad de grabación/fotografía por error.

Nos ha sorprendido gratamente lo bien que funciona el Bokeh en ambas cámaras y es que, a diferencia de otros terminales, el Samsung Galaxy S9+ no solo no nos va a marear con distancias mínimas o máximas para la aplicación de este efecto fotográfico tan popular sino que el resultado va a ser siempre impresionante, con bordes totalmente definidos y sin «aureolas» en el fondo ni zonas borrosas en el modelo fotografiado. 

En el resto de aspectos, tanto en fotografía como en vídeo, el comportamiento de las cámaras del Samsung Galaxy S9+ es impecable en cualquier condición lumínica.

Potencia y autonomía, el Samsung Galaxy S9+ puede con todo

Normalmente cuando vemos un terminal de gama alta, potente y con bastante software nativo lo primero que pensamos que va a ser víctima de sacrificio en pro de las dos anteriores es la autonomía del terminal. Nada más lejos de la realidad, en lo que al Samsung Galaxy S9+ se refiere ya que ofrece una autonomía más que suficiente para los usuarios más exigentes. La batería de 3500 mAh del Samsung Galaxy S9+ ofrece autonomía más que suficiente para garantizar que incluso los usuarios más bestias lleguen al final del día sin pasar por el cargador. En nuestro caso, con partidas ocasionales a Pokemon Go, la gestión de varias cuentas de e-mail con mucho movimiento y varias apps de mensajería que no te dejan ni respirar hemos conseguido tener cinco horas de pantalla sin necesidad de carga por lo que no es difícil que con un uso «más normal» llegue a las 6 horas de pantalla. La carga completa del dispositivo se hace en una hora y media, aproximadamente, por lo que en caso de que veamos que vamos algo justos podemos aprovechar una pequeña parada cerca de un enchufe para reponer fuerzas.

En lo que a potencia se refiere, el Samsung Galaxy S9+ ofrece un funcionamiento fluido tanto en el uso diario como en videojuegos o multitarea, por lo que poco podemos reprochar al terminal en ese sentido. Os dejamos los resultados de los tests sintéticos a modo orientativo.

Avances en seguridad que no terminan de convencer

Si hay algo que nos ha llamado la atención de este Samsung Galaxy S9+ es la ingente cantidad de opciones de desbloqueo del dispositivo que encontramos. Y es que además de por PIN, patrón, lector de huellas y desbloqueo facial encontramos un lector de iris (al más puro estilo misión imposible).

Pero no es oro todo lo que reluce, el desbloqueo facial es bastante efectivo en condiciones lumínicas favorables y va perdiendo eficiencia conforme estas bajan, lo cual es relativamente normal. No obstante, el funcionamiento de éste método es bastante más lento que en otros terminales de gamas similares lo que hace que acabes desechando este método rápidamente. El desbloqueo por iris es bastante efectivo y muy rápido, no obstante puede resultar algo molesto el LED que enciende para poder leer el iris correctamente. Por suerte, el lector de huellas trasero ofrece un funcionamiento perfecto, efectivo y rápido, lo que hace que acabes desechando el resto de opciones de desbloqueo que ofrece el Samsung S9+

Experiencia de uso y conclusiones

Como resumen, el Samsung Galaxy S9+ es un terminal estéticamente sublime que ofrece un funcionamiento fluido y dinámico, con una cámara que cumple muy bien en todas las situaciones y autonomía más que suficiente para aguantar toda la jornada. Obviamente hay muchos detalles que son subjetivos como la capa de personalización, que puede gustar o no, la trasera acristalada, con sus pros y contras pero entendemos que es algo reducible a «cuestión de gustos».

En lo referente al precio, en el momento de redactar estas líneas, podéis encontrarlo por menos de 600€ en Amazon

Por todo esto otorgamos los galardones de Producto Premium, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It al Samsung Galaxy S9+.

Samsung Galaxy S9+
Samsung Galaxy S9+
Categorías
Análisis HardwareGame ItHardwareMóvilPrimeras impresionesTecnologíaUnboxingUncategorized

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO