sonos play game it

Sonos Play 5 y One. Análisis y unboxing de estos potentes altavoces

Probamos el altavoz más pequeño y el más grande de esta serie de Sonos.

Cuando hablamos de un sistema de reproducción de sonido de gran calidad que aúne diseño y potencia, no son demasiadas las marcas que se nos vienen a la mente principalmente porque no muchas se dedican a esta clase de menesteres. Sonos ha demostrado durante estos años ser una clara referencia en este campo, por lo que nos ha parecido que era un buen momento, tras todas las fiestas, de comenzar con algo de alegría y buena música nuestros próximos análisis. Por eso os vamos a hablar de One y Play 5, el más pequeño y el más grande de la serie de altavoces de la marca.

Antes de comenzar, nos gustaría dar las gracias a Sonos por la cesión de los materiales para realizar los análisis.

Especificaciones técnicas

Como es habitual, dejamos que sea la compañía la que nos hable sobre las principales características de su dispositivo. En este caso vamos a comenzar por el Sonos One.

sonos play game it

Como podemos ver estamos ante el altavoz de menor tamaño, aunque es algo que no debe engañarnos y es que su potencia está a la altura de lo que se puede esperar de la marca. Como decíamos al principio Sonos aúna potencia y diseño, pero este último lo veremos más adelante, cuando os mostremos cómo son sus altavoces.

Ya desde el principio nos prometen unos bajos potentes gracias a su altavoz de medios, mientras que el de agudos nos asegura que tendremos ambas vertientes bien cubiertas. La aplicación de Sonos cuenta con un gestor que nos permitirá configurar el sonido a nuestro gusto, aunque hay que destacar que se echa en falta la posibilidad de utilizar bluetooth, ya que todas las conexiones del One irán por WiFi o puerto Ethernet.

Ahora le toca el turno al Sonos Play 5.

sonos play game it

Como podemos observar las diferencias entre uno y otro radican, principalmente, en el número de altavoces que tendremos a nuestra disposición, lo que también hace que su tamaño sea mayor. En esta ocasión dispondremos de tres para agudos y tres para medios, por lo que la potencia del sonido crece drásticamente, permitiéndonos además rotar el altavoz el cual cambiará su configuración automáticamente para adecuarse a la nueva orientación.

Otra de las diferencias que podemos encontrar es una pequeña entrada de audio de 3,5 mm. de detección automática, con lo que podremos conectar más dispositivos que los mencionados, pudiendo así dar uso a los que no tengan WiFi por ejemplo.

Unboxing

Comenzamos con el Sonos One y es que el embalaje va a variar bastante de uno a otro altavoz. Empezando por el más sencillo de los dos, nos damos cuenta de que en el caja predomina el color blanco, donde podemos ver en su parte frontal y trasera un dibujo del Sonos  One, mientras que por el lateral vemos una frase en distintos idiomas y sus compatibilidades con las distintas plataformas móviles.

Una vez abrimos la caja lo primero que nos encontramos es la documentación del altavoz y una protección para que el altavoz no sufra en el viaje.

Si retiramos todo esto nos encontramos con el propio Sonos One, envuelto en una bolsita de tela con un sello para que sepamos que somos los primeros en abrirlo. Retirándolo todo de la caja nos encontramos, además, el cable de alimentación y un RJ-45 para poder conectarlo a la red.

Ahora le toca el turno al Sonos Play 5, un altavoz que no solamente destaca rápidamente por su tamaño en comparación con el Sonos One, sino que también lo hace por su embalaje, el cual es mucho más elaborado. Predominando los colores negro y naranja vemos que tiene un cierre de apertura de lo más curioso, y es que necesitaremos abrir el plástico y correr la presa naranja para poder acceder a su interior.

Una vez lo hacemos descubrimos que el Sonos Play 5 llega embalado a la perfección con un material resistente y gordo que lo protegerá de todos los golpes que pueda sufrir durante su transporte. Al retirarlo nos encontramos una pequeña caja donde está toda la documentación restante, así como el cableado que, tal y como ocurrió con el Sonos One, consta de un cable de alimentación y un RJ-45.

Sonos One

Como decimos estamos ante el hermano pequeña de esta gama de altavoces de Sonos, algo que no debe confundirnos ya que aún así cuenta con unas grandes prestaciones. Lo cierto es que a simple vista no puede ser más sencillo y es que como podemos ver consta de un diseño minimalista que nos ayudará a poder integrarlo en cualquier parte de la habitación. Su instalación no puede ser más sencilla y es que una vez configurado, podemos hacerlo mediante PC o una aplicación en nuestro móvil, solo tendremos que mantener el cable de alimentación enchufado y nada más.

De esta manera estamos ante un altavoz de lo más versátil que nos permitirá su uso en cualquier habitación, pudiendo utilizarlo también en el baño ya que está especialmente protegido contra la humedad. En su parte posterior vemos el botón de conexión/desconexión de la función WiFi, así como la entrada RJ-45 para su configuración y conexión al router.

No debemos confundir el Sonos One con el Sonos Play 1 y es que el One cuenta además con micrófono y es compatible con diversos asistentes de voz, de momento Amazon Alexa en los países donde está disponible y Google Assistant. En España todavía no tiene esta compatibilidad activada pero en cuanto lleguen a nuestro país, algo que debería ocurrir a lo largo de este 2018, Sonos actualizará el software y podremos disfrutar de esta función, la cual no hemos podido probar por desgracia. Además, los altavoces internos se han rediseñado para que se escuche todavía mejor que el Play 1, por lo que la diferencia de precio no está solamente en el micro, sino también en su calidad.

En su parte superior nos encontramos con las teclas táctiles correspondientes a play/pause, subir y bajar volumen. Es realmente sencillo su uso, y no cuenta con un mando a distancia, pero sí que podremos utilizar nuestro móvil para configurarlo como queramos así como manejarlo.

Atendiendo a su parte de abajo, nos encontramos con el espacio reservado para la conexión del cable de alimentación, el cual queda perfectamente puesto para que no sea un problema a la hora de dejarlo recto y bien puesto. Las cuatro pequeñas patas de goma impide que este se mueva por accidente y le da una gran estabilidad.

Como toda la red de Sonos Play, el  One cuenta con la posibilidad de funcionar mediante WiFi o la conexión ethernet, no llevando un Bluetooth integrado, algo que la marca destaca como novedoso pero que hemos echado en falta, ya que le quita cierta conectividad. De esta manera dependeremos totalmente de la aplicación propia de Sonos, aunque hay que reconocer que es muy completa ya que nos permitirá reproducir cualquier archivo de música que tengamos, radio, y una buena recua de programas como Spotify, Deezer, Tunein…

Una vez lo miramos por dentro vemos que tiene dos altavoces, uno destinado a los sonidos agudos y otro a los medios, destacando sobre todo en su trabajo con los graves ya que tendrá unos bajos muy potentes, más teniendo en cuenta su tamaño.

Sonos Play 5

Ya a simple vista es muy complicado no veras las diferencias con su hermano pequeño y es que estamos hablando de un altavoz que pasa de dos altavoces, uno dedicado para agudos y otro para medios y bajos, a tres altavoces para agudos y tres para medios y bajos. En su parte superior podemos ver los mismos mandos que observábamos en el One y es que es donde se encuentran los botones táctiles que nos servirán de pausa/play, subir y bajar el volumen.

Hay que tener en cuenta que los botones cambiarán automáticamente de formato ya que el Sonos Play 5 está preparado para poder utilizar de pie, por lo que la función de las teclas puede variar, sobre todo la de subir y bajar el volumen ya que puede invertir sus valores.

Atendiendo a su parte trasera vemos un elemento más que en el Sonos One y es que a la entrada Ethernet y el botón para encender/apagar la conexión WiFi debemos añadirle un jack 3,5 mm., perfecto para conectar cualquier dispositivo que no tenga posibilidades de WiFi y que albergue en su interior música y pueda reproducirla, actuando así de altavoz externo.

Al igual que ocurre con el Sonos One, el Play 5 carece de Bluetooth, por lo que estaremos totalmente a expensas del programa de gestión de Sonos, lo que siempre nos deja con menos opciones (debiendo utilizar una cuenta premium si queremos disfrutar de Spotify por ejemplo).

Como decíamos antes, el Sonos Play 5 está preparado para que podamos ponerlo en cualquier posición que deseemos, dándonos así una gran versatilidad que acompaña a su diseño, y por el que podremos ponerlo decorando en cualquier habitación para hacer las delicias de los asistentes. Además, nos ha encantado el detalle del logo de Sonos y es que al ser un palíndromo, da igual en qué sentido lo pongamos, lo leeremos exactamente igual.

Por último, y antes de pasar a las conclusiones y a las experiencias de uso que hemos tenido utilizando los Sonos Play, nos gustaría dejaros unas imágenes donde podemos ver el software de gestión que acompaña la compra de los altavoces. Ambos son sumamente sencillas de utilizar y nos permitirán utilizar distintas plataformas, como son musicales, radio, reproductor de contenido…

Conclusiones y experiencia de uso

Sonos es sinónimo de calidad de sonido y un diseño cuidado, aunque también hay que tener en cuenta que todo estoy hay que pagarlo. Tanto el One como el Play 5 vienen preparados no solamente para que podamos utilizarlo en cualquier habitación, incluyendo zonas con mucha humedad como la cocina o el baño ya que vienen preparados para ello, sino también para crear ecosistemas de altavoces y que actúen como sonido estéreo o que den apoyo al Sonos Playbar, creando un home cinema con sonido envolvente de manera muy sencilla.

El sonido es simplemente espectacular, notando cada nota grave y aguda como si estuviéramos escuchándolo en directo y sumergiéndonos de lleno en la HiFi, aunque debemos reconocer que en caso de la Sonos  One debemos rebajar la potencia de bajos porque es relativamente sencillo que se coma el resto del conjunto, por lo que debemos tener cuidado con su configuración. La comodidad es casi total, ya que una vez tenemos configurado el altavoz, por ejemplo, en nuestra emisora de radio favorita, no necesitamos que el programa le siga diciendo lo que hacer, podemos cerrarlo y el altavoz se encargará de reproducirlo siempre que le demos al play.

Como decíamos uno de los puntos más a destacar es su no inclusión del Bluetooth, lo que nos obligará en ciertos programas a tener cuentas premium para poder usarlos, así como que no se puedan usar como altavoces externos para el PC de uso sencillo. Su principal cometido es crear una red que podremos utilizar como hilo musical por toda la casa, algo que realmente hacen a la perfección.

Por todo esto y lo anteriormente mencionado, otorgamos a los Sonos Play los galardones de producto premium y recomendado, siempre teniendo en cuenta sus usos principales. Podéis encontrar el Sonos  One a 229€ y el Sonos Play 5 en Amazon.es a 529,90€, pudiendo encontrar ambos tanto en color blanco como en negro.

Sonos play
Sonos play
Categorías
Análisis HardwareAndroidHardwareiPhone OSPCTecnologíaUnboxing

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

    RELACIONADO