franz kafka

The Franz Kafka Videogame. Análisis PC

Entretenido y bonito, pero corto y facilón.

Hace dos semanas que The Franz Kafka Videogame, el videojuego (como su propio nombre indica) que homenajea la vida y obras del célebre escritor antes mencionado, llegó a Steam de mano de una sola persona: Denis Galanin ”mif2000; quién ya había desarrollado antes el que fue su primer videojuego (sobre Hamlet y la literatura de la época) pero que no consiguió tantas críticas positivas como éste último. Además de haber sido distribuido por Daedalic Entertainment, TFKV ganó dos premios (Juego del Año y Mejor Aventura) en la Intel Level Up de 2015 donde el mismísimo Tim Schafer ejerció de juez.

Entre Ks anda la cosa

La historia comienza con el psicoanalista (o psicoterapeuta) K, quién, tras ayudar a una paciente con una de sus pesadillas (he aquí el primer rompecabezas), es invitado a trabajar para Castlock Corp, una empresa americana (supuestamente estadounidense) la cual le promete que le ayudarán con sus problemas económicos resolviendo así la situación con su pareja, Felice Bauer. Sin embargo, resulta un viaje un tanto estrambótico ya que es hipnotizado, transportado en tren y, más tarde, en un barco volador (donde se hace amigo del fogonero de dicho barco, referenciando así una de sus obras: América, también conocida como El Fogonero o El Desaparecido) hasta ”América”, donde el surrealismo que envuelve al protagonista se torna hacia las ilógicas invenciones del propio Kafka en sus obras. Más tarde, involucra a un detective de aspecto similar al protagonista de la obra principal de Kafka.

Paseando entre puzles y otros acertijos

Sobre la manera o el modo de jugar, la jugabilidad o los controles, solo hay que decir que se basa en utilizar el botón izquierdo del ratón, ya sea para andar, hablar o interactuar con los puzles, vamos, un point and click de toda la vida. Los acertijos son variados, pero no es que destaquen por su dificultad (es más, cada uno cuenta con dos pistas las cuales se revelan pasados unos minutos) ni por su variación (entre los rompecabezas principales y otros secundarios hay unos 20-25); sino por el diseño y la manera de realizarlos. Hay algunos que, directamente, no son nada y solo hay que mover un elemento y otros que directamente son de prueba y error. Pero hay otros más ”complejos” en los que hay que darle un poquito al coco para resolverlos.

franz kafka

Por ejemplo, en uno de los ”fáciles” solo hay que cambiar la emisora de una radio para pasar de una habitación húmeda y sombría a un desierto (no hace falta buscar explicación alguna, se basa en Kafka, autor de argumentos mayormente ilógicos y surrealistas). En uno de los de prueba y error, entregan al detective Zamza (referenciando La Metamorfosis) un origami en el cual hay que ir presionando (o clickeando) en los diferentes apartados del papel hasta llegar a la forma final (aunque, al parecer, dicho origami guarda relación con algunas de las obras de Kafka y el propio argumento del videojuego, sin llegar a ser en un cien por cien un prueba y error). Y en uno de los principales y ”más complejos” hay que tirar de la cuerdecilla de un mono con platillos de peluche al número Pi (en el gorrito del mono está el símbolo de Pi y en el extremo de la cuerda hay un anilla circular, no hace falta decir más).

Además de que contiene un nivel secreto (según dice el logro), que la verdad, no tiene nada de secreto ya que no hace falta hacer nada en específico para jugarlo. Directamente aparece después de los créditos. Es un nivel simplón y fácil. Y, al parecer, sin relación alguna con lo demás. Al parecer…

Lo mejor, su apartado técnico

Como todo, TFKV tiene lo peor y lo mejor. Y en este caso, lo mejor se encuentra en sus apartados técnicos. Tanto el visual y gráfico como el sonoro. Cada escena, cada elemento y cada rincón del juego están diseñados específicamente y minuciosamente para cada momento (hay algunas cosas escondidillas por las pantallas). Se agradece la introducción a cada capítulo, como si fuera una entrada de un diario, un mural o una especie de periódico. Además ese estilo caricaturesco/cartoon hacen de él un juego muy agradable a la vista, y, a pesar de sus ”rarezas” y tribulaciones, muy animado.

Lo mismo se puede decir de la banda sonora, aún siendo un juego corto que no dé para temas amplios, cada sonido y cada melodía (que envuelven al jugador en la atmósfera del argumento en cuestión) son un deleite para los oídos, además de hacer más amena y llevadera la historia (como el antes mencionado apartado visual -o gráfico-).

franz kafka

Conclusiones de The Franz Kafka Videogame

Como ya se había mencionado antes, Kafka destacó por ser un escritor al que le chiflaban (por decirlo de alguna manera) los acontecimientos y circunstancias sumamente ilógicos y, en menor grado, surrealistas. He aquí uno de los fallos del desarrollador, ha querido explotar tanto la figura de Franz Kafka que, sin desvelar nada importante, fractura esa delgada línea argumental, (que mantiene los absurdos e inconsecuentes hechos), con el final de la historia. Sí, todo es ilógico, pero hay que saber mantener ese cuerda que sujeta la estructura de dichos argumentos (por decirlo una vez más) ilógicos. Como hacía Kafka con sus obras (o la mayoría de ellas). Sin embargo, no todo es negativo claro está. Los propios puzles aún siendo simplones y facilones (y alguno que otro termina siendo un rollo) tienen un algo especial (el diseño más que nada) que hacen al jugador divertirse con (casi) cada uno de ellos. Además de su envolvente banda sonora.

De todos modos, no ayuda mucho que dure tan poco. No llega ni a las 3 horas, a no ser que algún jugador sea muy torpe (que es poco probable). Además de su poca rejugabilidad: contiene 12 logros, 11 de ellos se pueden hacer en una sola partida y el restante en una segunda (uno de ellos es pasarse la historia sin utilizar pistas y el otro es utilizando todas las pistas). Aunque, si se es un gran admirador del escritor y se conoce uno todas sus obras al dedillo, por muy corta y fácil que sea la aventura, la disfrutará como el que más, pillando a la primera todas las referencias a dicho autor y los secretillos que esconde Galanin por las escenas.

Aún siendo todo de carácter (muchas veces se ha dicho ya este palabro) ilógico, y surrealista, es verdad que todo en el juego tiene su explicación. Pero eso ya sería para un artículo más extenso en el que analizar punto por punto todos los detalles del juego explicándolos en base a los escritos de K.

the franz kafka videogame
8.5
the franz kafka videogame
The Good
  • La banda sonora.
  • El apartado visual.
  • Las referencias al escritor.
The Bad
  • Su duración (entre 3 y 5 horas para todos los logros).
  • La "dificultad".
  • La alta probabilidad de que algunos (muchos) jugadores se quejen por no entender nada o parte del juego.
  • Nota
    8.5
Categorías
AnálisisIndiesPCVídeos

RELACIONADO