Trident’s Wake. Análisis PC

Un nuevo Twin shooter lanzado prematuramente.

Bacus Studios, de la mano de Graffiti Games, nos trae un nuevo twin shooter con temática futurista, una inspiración que bebe directamente de la película de James Cameron y es que, como en Avatar, los jugadores tomaremos posesión de un cuerpo que no será el nuestro para poder salvar a la humanidad. Trident’s Wake abandonó recientemente su acceso anticipado en Steam y ahora llega hasta nosotros como juego completo.

La humanidad en peligro

Trident’s Wake mira hacia el futuro, uno muy lejano donde la humanidad ha dado la tierra por perdida tras una invasión y ha puesto todas sus esperanzas de superviviencia en la Trident, una nave colonial en la que habitan los últimos seres de la especie. Además de capacidad para crear naves de estas proporciones y capacidades, la humanidad también ha desarrollado ECHO, una tecnología que es capaz de transferir nuestra consciencia a un Sentinel, una armadura robótica la cual podemos manejar como si fuera nuestro propio cuerpo (muy al estilo de lo que pudimos ver en Avatar).

Los Sentinel han sido fabricados por varias compañías, las cuales nos dan distintas características como son las habilidades especiales que podemos utilizar, el número de impulsos de movimiento, nuestros escudos o nuestra resistencia física… Con estos conceptos claros es cuando llega el desastre y es que, sin saber de dónde han salido o por qué han atacado, una raza alienígena ha invadido Trident y pone en peligro la frágil supervivencia de la humanidad.

Nuestra tarea será la de encarnar a un Sentinel y acabar con la amenaza, limpiando sección a sección la presencia de los invasores en toda la nave.

Trident's wake game it

Un Twin coop shooter con muchas posibilidades

Bacus Studios nos trae un juego con bastantes posibilidades pero que no deja de darnos la sensación de que se ha lanzado prematuramente, ya que hasta el 4 de junio el título estaba en su fase de Early Access. Tras su lanzamiento los cambios realizados no han sido demasiados, y es que lo que hemos visto en su acceso anticipado nos dejó algunas deudas de lo que puede llegar a ser Trident’s Wake.

Ante nosotros tenemos un Twin coop Shooter, o lo que es lo mismo, un juego en perspectiva isométrica en la que controlamos uno de estos Sentinel y que utilizaremos para ir limpiando distintas pantallas de la presencia de alienígenas. Debemos reconocer que no solamente tenemos una buena variedad a nuestra disposición de robots, los cuales cuentan con sus propias habilidades y que podemos ir mejorando con la inversión de materiales mientras desbloqueamos subiendo niveles. También poseemos un gran arsenal que también iremos consiguiendo poco a poco y mejorando, dándonos la sensación de que tenemos muchas posibilidades ante nosotros, especialmente en cuanto a la gestión de nuestro personaje y el manejo de armas.

Para poder desarrollar mejor este personaje a nuestro gusto tenemos que recoger partes de armas y materiales de construcción, los cuales después podremos invertir en mejoras (haciendo que pasen de ser grises a verdes, de ahí a azules… un sistema que ya hemos visto en muchos RPG y que nos muestran la progresión y mejora de sus estadísticas).

Trident's wake game it

Sin embargo todo esto se queda muy corto cuando nos adentramos en la acción y es que no solamente tenemos escenarios que se repiten una y otra vez, hasta la saciedad, sino que la misma acción también es muy repetitiva. Cada una de las fases se componen en hacer lo mismo una y otra vez: visitar tres puntos en el mapa, aguantar las oleadas que vienen a por nosotros y acabar saliendo por el ascensor para irnos a la siguiente pantalla y hacer lo mismo. Es cierto que por el camino nos encontramos con centinelas que, de no matarlos lo suficientemente rápido, generarán un par de oleadas de enemigos, pero es que es lo mismo una y otra vez.

La experiencia la ganamos única y exclusivamente mediante el cumplimiento de esos objetivos, por lo que matar enemigos no nos va a valer de absolutamente de nada más allá de cumplir con lo que tenemos que hacer y poder seguir avanzando (esto elimina la idea de dejar que las patrullas hagan sonar la alarma y así podamos matar a más alienígenas para subir más rápido). Por otra parte los materiales para poder ir mejorando el equipo y las habilidades serán esos pocos puntos de interacción, donde requisaremos mercancía para nuestro propio provecho. Esto aparece en los mapas de manera aleatoria, siendo más o menos constante el número de materiales que estarán a nuestra disposición en cada nivel.

Los escenarios carecen totalmente de vida, nada es destructible y todos los materiales los iremos recolectando de piezas que nos encontramos y que son, además de los puntos de la misión y de una sala en la que poder resucitar a nuestros aliados caídos, la única interacción que tendremos con ellos. Cuando iniciamos una partida podemos configurar en cierta medida la dificultad, añadirle enemigos más duros, un escenario más grande con más objetivos, eliminar la sala de resucitar a un aliado… pero da igual a qué sección de la nave vayamos, tendremos escenarios casi idénticos entre sí y exactamente a los mismos enemigos.

Trident's wake game it

A nuestra disposición tendremos tres tipos de juego principalmente: multijugador online, emparejamiento y multijugador local (o para un solo jugador ya que es aquí donde tendremos que dirigirnos si lo nuestro es ser un lobo solitario). Estamos ante un juego donde jugar entre amigos es fundamental y es que es aquí donde vamos a encontrar más diversión, ya que podremos llevar habilidades que se complementen (como por ejemplo alguien con botiquín y alguien que suministre munición), pudiendo también hacer que el fuego amigo sea mucho más dañino lo que hace que las rencillas estén a la orden del día…

Otro de los aspectos que nos hacen pensar que estamos ante un juego lanzado prematuramente es el simple hecho de que cada vez que terminamos un nivel, el grupo de disuelve y nos manda al menú principal. Deberemos volver a entrar a la zona multijugador, hacer el grupo de nuevo y lanzar la partida. Esto una y otra vez. Son esos pequeños detalles que pueden llegar a arruinar la experiencia de Trident’s Wake.

Una colonia sin alardes

Si bien el juego no hace grandes alardes técnicos, todo cumple bastante correctamente. Dejando a un lado que los escenarios carecen de vida y que son bastante idénticos entre sí, hay que tener en cuenta que estamos ante un juego de un estudio pequeño (ocho integrantes), por lo que los recursos son escasos. El juego funciona perfectamente, incluso en su faceta online donde no hemos visto absolutamente nada de lag.

Las animaciones están bien integradas, con un manejo de la iluminación bastante aceptable, especialmente en zonas oscuras donde hay disparos. Lo que sí que hemos visto es que es fácil atascarse con las esquinas y que nuestras balas se queden ahí también, algo un tanto engorroso.

Trident's wake game it

También nos ha sorprendido que está perfectamente traducido a varios idiomas, entre ellos el español, aunque esto tampoco es muy determinante y es que no hay conversaciones, ni prácticamente textos para leer más allá de las estadísticas de las armas. El apartado sonoro tampoco es para echar cohetes y es que la BSO es bastante ligera y los efectos sonoros funcionales, sin alardes.

Conclusiones de Trident’s Wake

Bacus Studios nos traen un twin shooter cooperativo que apunta maneras, pero que para nuestro gusto ha abandonado su fase de Early Access demasiado pronto. Si bien es cierto que las bases de su jugabilidad son divertidas, especialmente en su faceta multijugador, falla en muchos aspectos clave como que es muy repetitiva, con escenarios prácticamente idénticos entre sí, objetivos a lograr todo el rato iguales, tener que formar el grupo cada vez que queramos hacer un nivel con nuestros amigos… Parece más un juego con el que entretenernos un rato ya que no tenemos nada mejor que hacer en un viaje, en autobús o metro, que algo a lo que destinar horas seguidas.

Política notas Game It

Trident's Wake
5
Trident's Wake
The Good
  • Jugabilidad divertida, especialmente en multijugador.
  • Muchas posibilidades de personalizar nuestros robots y sus armas.
The Bad
  • Puede volverse tremendamente repetitivo.
  • Los escenarios son prácticamente iguales
  • Exactamente los mismos enemigos todo el tiempo.
  • Decisiones en el online extrañas, como tener que hacer el grupo cada nivel.
  • Regular
    5
Categorías
AnálisisIndiesPCVídeos

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

    RELACIONADO