warlocks 2 god slayers game it

Warlocks 2: God Slayers. Análisis Nintendo Switch

De dioses y brujos va la cosa

Seguro que muchos de nosotros nos hemos visto alguna vez jugando un RPG de acción encabezado por un grupo de brujos viajando por el universo para luchar contra los dioses. O algo así. Warlocks 2: God Slayers, de hecho, intenta algo parecido. Ese es el problema, lo intenta, porque en más de una ocasión el juego se queda atrás de lo que podríamos esperar de un buen título con estas características.

Warlocks 2: God Slayers, la nueva entrega de Frozen District, es un juego de rol y acción humorístico con un modo cooperativo local para un máximo de 4 jugadores. Cuenta con un elenco de 5 brujos entre los que elegir para afrontar nuestra aventura. Antes de comenzar, tendremos que escoger entre uno de ellos, lo que marcará por completo la partida al no existir la posibilidad de cambiar de personaje. Esta posibilidad no le habría venido nada mal, ya que después de alrededor de 10 horas luchando contra el propio juego más que contra los enemigos, no apetece coger de nuevo la consola y adentrarse en el mundo para conocer el resto del plantel.

La vida de un brujo no es fácil

La aventura empieza con una puesta en escena bastante graciosa. Nos ponemos en la piel de un poderoso personaje cuyo objetivo es entrar a formar parte de la Orden de los brujos. Un chamán de una especie desconocida nos ofrece ayuda y nos saca de la jaula en la que nos habían encerrado mediante el hechizo «Alohomora». La premisa empezaba bien, pues este no es el único guiño. Una vez libres vamos a lo que será el lugar de encuentro y de descanso, un bonito pub que recuerda bastante a Red Strings Club. Ahí no acaba la cosa, porque al fondo de la estancia se encuentra la chimenea con la que nos desplazaremos de un planeta a otro gracias a unos polvos que forman una llama verde… Sí, lo habéis adivinado, como en Harry Potter. Junto a algún easter egg más, la historia es bastante divertida. Muchas veces en los niveles se espera ese momento en el que encontrarnos a alguien con el que charlar, ya que estos diálogos son lo que más han cuidado del juego. Warlocks 2: God Slayers está además traducido al español, lo que se agradece enormemente. A pesar de algún desliz (que podemos obviar) en este apartado se ha hecho un buen trabajo.

El argumento no es gran cosa. Los dioses se han enfadado. La Orden de brujos ha entrado en crisis. Tenemos que salvar el mundo. Estas son las bases de la historia, que se desarrolla con un número cuanto menos grande de personajes que quieren que conozcamos sin presentarnos. Diría que pretende ser muy elaborada en tan poco tiempo que no cuaja del todo. Sin embargo, el juego tiene un profundo lore que desconocía. Si hay algún título próximo, sería uno de los aspectos que más se podrían explotar y aprovechar.

Un diseño pixelado desenfadado

La dirección artísitica de Warlocks 2: God Slayers apuesta por el 2D pixelado. Le sienta bastante bien, y pese a no ser un portento gráfico ni el juego más bonito, cumple bien en este apartado. Sí que hay algún que otro fallo gráfico y bajones de frames, pero no es de lo que más hay que preocuparse. Las animaciones de nuestros personajes sí que están cuidadas, y tiene un puntito gore al acabar con los enemigos que se agradece.

warlocks 2 god slayers game it

El diseño de niveles bebe mucho del metroidvania. Los mapas son laberínticos, usando elementos de plataformeo. No son escenarios perfectamente diseñados, ya que en más de una ocasión he podido superar algún boss de una forma distinta a como estaba planteado o incluso tener problemas al distinguir entre plataformas o el fondo del nivel.

La música tiene un aire de epicidad que aporta mucho al juego, y los estilos para cada parte están realmente bien escogidos. Sin embargo, no presenta melodías muy pegadizas y los temas se repiten bastante. Por otro lado, hay algunos efectos de sonido molestos que suenan innecesariamente.

Un sistema algo descuidado

Warlocks 2: God Slayers peca en lo que se refiere a la jugabilidad. Pese a sentirse fluido y cómodo en mayor parte, el juego presenta una serie de problemas que interrumpen la experiencia deseable. La elección de botones no me parece la más indicada, al menos en la versión de consola. Por otro lado, el cursor en pantalla con el que apuntamos no ayuda especialmente. El juego parece haber sido diseñado para PC, aunque por el momento solo se encuentre en Switch. Además, el sistema de autoapuntado hace más mal que bien: muchas veces nos la juega seleccionando los enemigos equivocados.

Por el contrario, el juego cuenta con una progresión que nos empuja a seguir jugando, cumpliendo su parte de RPG, y el de hack ‘n slash gracias a su amplia selección de habilidades. Objetos varios, armas, armaduras, mascotas… hay para rato. Gracias a esta variedad de elementos y a su progresión, el juego se hace bastante entretenido en sus momentos álgidos. La duración, entre 8 y 10 horas, me parece un acierto, ya que permite a quien quiera seguir jugando probar el resto de brujos, y a quien no, acabar la historia. La curva de dificultad está realmente bien ajustada (obviando un par de jefes que se complican en exceso). El juego cuenta asimismo con tres niveles de dificultad, dando la opción de elegir según nuestro nivel de habilidad, teniendo en cuenta de que es un título considerablemente desafiante.

warlocks 2 god slayers game it

El verdadero problema, llega cuando aparecen los fallos de programación. Hay que tener en cuenta que ha sido desarrollado por un reducido grupo de personas, y si esto se arregla, llegaría a ser un RPG más que decente. Aparte de las caídas de frames y errores gráficos ocasionales, lo que más rompe la experiencia son los bugs. No he descubierto muchos, pero hay uno que personalmente me descoloca: en más de 20 ocasiones durante la partida, se me ha congelado el juego, teniendo que reiniciar el programa (añadiendo que las pantallas de carga son algo lentas).

Conclusiones de Warlocks 2: God Slayers

Warlocks 2: God Slayers no es un mal juego de rol, aunque si tiene varios errores graves que cortan el buen rollo. Gráficamente se ve bien, y su música es realmente acertada, pese a no tener una banda sonora memorable.  Aunque no aporta grandes innovaciones, sabe usar los buenos elementos de un RPG. En definitiva, es un juego muy disfrutable y entretenido para los fans del género, siempre y cuando obviemos sus problemas.

Política de notas

Warlocks 2: God Slayers
5
Warlocks 2: God Slayers
The Good
  • Los diálogos divertidos e ingeniosos
  • Su sistema de progresión junto a la curva de dificultad
The Bad
  • Problemas en la jugabilidad y bugs que rompen la experiencia
  • No plantea ninguna novedad respecto al género
  • Apartado técnico no muy cuidado
  • Regular
    5
Categorías
AnálisisIndiesNintendo SwitchVídeos

RELACIONADO