Way of Redemption

Way of Redemption. Análisis PC

Pixel Cream tra de vuelta el espíritu ochentero de Windjammers

Es muy difícil negar que en los últimos años todo aquello con aire retro vuelve a estar de moda. El ejemplo más claro es Nintendo que nos vende las versiones “mini” de sus consolas más icónicas y rápidamente desaparecen de las estanterías de las tiendas. Este mismo año hemos tenido de vuelta a Crash Bandicoot, pero hoy vamos a hablaros de los aires ochenteros que nos trae un estudio español. Hablamos de Pixel Cream y de su competitivo Way of Redemption.

A competir

Desde que vemos el primer tutorial en vídeo que nos han dejado los chicos del estudio catalán, se aprecia rápidamente que la gran fuente de inspiración de este juego es Windjammers. Un campo dividido en dos mitades y nuestro objetivo será el de lanzar la pelota más allá del fondo del campo rival. De esta manera le restaremos vida hasta lograr acabar con nuestro competidor. Esta premisa tan sencilla es uno de los puntos fuertes del juego. Únicamente hay que lanzar la pelota, Way of Redemption no nos exige una habilidad extrema a los mandos para poder jugar, es accesible a todos los públicos. Con el paso de las partidas vamos aprendiendo a dominar, de una manera muy natural, los lanzamientos bombeados y los movimientos defensivos. Llega un momento en el que nos sorprendemos a nosotros mismos pensando en el próximo movimiento de ataque antes siquiera de tener la pelota.

El catálogo de movimientos puede parecernos difícil en los primeros compases, pero pronto nos daremos cuenta de que echamos en falta algo más de complejidad. Una vez dominamos los movimientos básicos, tanto en ataque como en defensa, las partidas pueden eternizarse a causa de la dificultad de anotar. Tiro recto, con efecto, bombeado y los movimientos especiales son, a grandes rasgos, todo lo que podremos hacer en Way of Redemption.

Way of Redemption

Como no podía ser de otra manera, el juego de Pixel Cream está enfocado al juego competitivo. En donde encontramos una serie de rangos entre los que nos moveremos al jugar en línea y de los que dependerá contra qué jugadores juguemos. A pesar de esto, Way of Redemption cuenta con un modo offline que, como suele pasar en este tipo de juegos, vale para poco más que practicar nuestras habilidades antes de enfrentarnos a otros jugadores a través de internet.

Otro de los inconvenientes, quizá el menos importante, son los tutoriales. A pesar de que, como hemos dicho, no es demasiado complicado aprendernos los movimientos, realizándose todo mediante vídeos. Esto imposibilita que vayamos practicando mientras el vídeo nos explica cómo se ejecutan los diferentes movimientos. Aun así, teniendo en cuenta estos inconvenientes, hay que reconocer que todos los elementos confluyen bastante bien y que si tenemos la suerte de disputar partidas igualadas la experiencia de juego es bastante entretenida.

Esperando nuestro turno

Partidos individuales o por equipos de dos, esas son las posibilidades que nos da Way of Redemption. Y aunque el juego puede llegar a ser endiabladamente frenético tendremos tiempo de sobra para relajarnos entre partidas. Esto se debe a los tediosos tiempos de espera que tenemos que soportar mientras el juego nos busca rivales. Estas esperas se prolongan hasta los diez minutos en algunas ocasiones.

Esto sucede a pesar de que Way of Redemption permite el cross-play entre jugadores de Playstation 4 y PC, lo que aumenta el número de posibles rivales. Este problema es todavía peor al darse en un juego cuyas partidas deben ser cortas y dinámicas.

En cuanto al apartado gráfico, podemos decir que Way of Redemption cumple bastante bien. Visualmente destacan sus combinaciones de colores y una estabilidad que es de agradecer, sobre todo durante las partidas online. La banda sonora no pasará a la historia, pero algunos de sus temas resultan curiosamente pegadizos.

Muchas posibilidades y poca variedad

Uno de los datos que más nos llamó la atención antes de empezar a jugar fueron las más de 11.000 combinaciones posibles para los personajes. Es cierto, tendremos un sinfín de opciones para vestir a cada uno de los personajes, pero a la hora de jugar solo podremos hacerlo con 6 héroes y únicamente en dos estadios diferentes.

Esta escasez de contenido hace que Way of Redemption tenga poco recorrido si no somos de los que queremos escalar hasta las clasificaciones más altas en el modo competitivo.

Conclusiones de Way of Redemption

Pixel Cream nos deja un título con poca profundidad en su jugabilidad, lo que hace difícil que enganche a los jugadores más competitivos. Por otro lado, los jugadores casuales tendrán que lidiar con las largas esperas durante el matchmaking. En el apartado técnico el título cumple correctamente, se agradece la estabilidad de frames en un juego con tanta acción.

En definitiva, Way of Redemption se queda a medio camino entre el público casual y el competitivo. De esta manera difícilmente logrará calar en ninguno de los dos sectores. Sería de agradecer que fuese llegando nuevo contenido al juego.

Política sobre notas en Game It.

Way of Redemption
6
Way of Redemption
The Good
  • Cross-Play entre PC y PS4.
  • Framerate muy estable.
The Bad
  • Escasez de contenido.
  • Poca profundidad en cuanto a movimientos.
  • Tiempos de espera excesivamente largos.
  • Interesante
    6
Categorías
AnálisisPCPlayStation 4SonyVídeos

RELACIONADO