World of Warcraft Burning Crusade Classic. Volvemos a atravesar el Portal Oscuro

Burning Crusade Classic

Hace casi dos años del lanzamiento de World of Warcraft Classic. Los seguidores del popular MMO se embarcaron en un viaje a través del tiempo para volver a disfrutar de los comienzos de esta experiencia. Eran muchos los jugadores que, cansados de la fórmula que el juego había adoptado en sus últimas expansiones, habían abandonado el juego o le dedicaban mucho menos tiempo. Es por eso, que cuando se estrenó esta versión clásica una nueva oleada de jugadores, tanto aquellos que lo jugaron en su día como algunos completamente nuevos, volvieron para probar cómo era el juego en su lanzamiento. Tras muchas horas, y muchas muertes, los héroes de la Alianza y la Horda han podido enfrentarse a los grandes males del Azeroth y, ahora, el equipo de Blizzard quiere introducirlos en un nuevo reto. Por eso, la compañía ha lanzado Burning Crusade Classic, donde podremos revivir la experiencia completa de su primera expansión. Tras probarla durante unas semanas, os dejamos nuestra experiencia en el oscuro mundo de Terrallende.

Terrallende, Ilidan y la Legión Ardiente

Esta primera expansión nos llevó al mundo de Terrallende, lo que antiguamente había sido el planeta de Draenor. Tras la llegada de la Legión Ardiente, el mundo de origen de los orcos y de acogida de los draenei acabó destrozado y los restos están dominados por señores demoniacos y otros grandes enemigos de Azeroth. Aunque hoy en día ya no sorprende tanto, por los 14 años desde su lanzamiento original, el mundo que nos ofrece sigue siendo increíble. Y es que Blizzard es toda una experta en lo que a crear entornos, enemigos y la historia que se entremezclan.

Volver a cruzar el Portal Oscuro sigue siendo una gran experiencia. Embarcarse en esta expansión de nuevo, introduciéndonos en las diferentes zonas de Terrallende se siente igual de bien que en su lanzamiento original en 2007. Y es que los variados entornos de las siete nuevas zonas, donde se mezclan los estilo y colores, hace que nos perdamos durante horas en recorrer este mundo. Y para aquellos que hubieran jugado a la versión original, como un servidor, podremos rememorar multitud de recuerdos, como el Atracador vil que nos matará si nos pilla desprevenidos en Península de Fuego Infernal.

Siguiendo el estilo clásico

A nivel jugable volvemos a contar con una experiencia clásicas de MMO, donde se introducen diez nuevos niveles y una serie de novedades para cada clase. El principal problema que encontramos en The Burning Crusade Classic es una gran barrera de entrada. Ya que, si no queremos pasar por caja, comenzar a jugar ahora para disfrutar de esta expansión nos obligará a dedicarle una buena cantidad de horas para alcanzar el nivel 58, a partir del cual podremos adentrarnos en Terrallende.

El leveo en Burning Crusade Classic se mantiene al nivel de World of Warcraft Classic. Y es que para subir al nuevo nivel máximo nos esperan unas cuantas horas de grindeo, incluso puede hacerse tedioso para los jugadores no acostumbrados. Aunque con esta expansión se introdujeron cambios importantes, estos cambios fueron pensando en ofrecer una serie de nuevos contenidos y formas de jugar para los jugadores más hardcore, en lugar facilitar las cosas para llegar al gran público como ocurriría más adelante. Es por esto que las subida de niveles es lenta, obligándonos a hacer muchas misiones y mazmorras para conseguir el nivel máximo. Además, como ocurría en World of Warcraft Classic, los enemigos nos pondrán las cosas difíciles y en ocasiones enfrentarnos a varios nos llevará a la muerte.

Las misiones se mantiene el estilo clásico de matar a todo bicho viviente (sobre todo estos primeros días que la acumulación de personas no permitía al juego casi ni regenerarlos), y, salvo alguna excepción, no inventa nada demasiado apasionante. Pero una mejora con respecto a Classic es que, las misiones están mejor organizadas, por lo que no tendremos que ir de un sitio para otro buscando las misiones que tenemos que hacer en cada momento.

Novedades para todos los gustos

Como ya habíamos dicho antes, en Burning Crusade, Blizzard trabajó en ofrecer nuevos contenidos, sobre todo centrado en el nivel máximo. En World of Warcraft Classic, tras la subida al nivel máximo, no había demasiadas opciones más allá de equiparse para adentrarse en las bandas o luchar contra la facción contraria en World PVP o BGs. En esta primera expansión se incorporaron novedades para ofrecer un contenido un poco más variado. Para los jugadores PVE, se incluyó la posibilidad de elegir la dificultad heroica para las 15 mazmorras disponibles en esta expansión. Este añadido incorpora un reto inicial para los jugadores, ofreciendo un contenido que repetir a diario para conseguir equipamientos y recompensas. Si bien, a medida que pase el tiempo se irá facilitando, para completar estas heroicas tendremos que ir con sumo cuidado para no morir.

Pero no solo se ofrecen nuevos contenido para los amantes de PVE. Otro de los principales añadidos de esta expansión está pensado para aquellos que les gusta llevar el conflicto entre Alianza y Horda. Estamos hablando de la incorporación de las arenas. Este contenido PVP nos permite enfrentarnos a otros jugadores en equipos de 2, 3 y 5 personajes. Este añadido incorpora un plus de competitividad, ofreciendo a los jugadores un contenido del más alto nivel, o otra opción para aquellos que busquen solo un entretenimiento. También tenemos otras novedades como la nueva BG Ojo de la Tormenta, que sin inventar nada ofrece otro campo de batalla al que echarle horas.

Conclusiones de Burning Crusade Classic

Los seguidores de la versión clásica del MMO pueden volver a disfrutar de una de las expansiones más queridas por la comunidad. Los jugadores vuelen a atravesar el Portal Oscuro para disfrutar de un contenido más pensado para el jugador habitual que el casual. Y es que Terrallende es duro pero tiene su encanto. Para poder disfrutarlo de manera correcta tendremos que dedicarle una buena cantidad de horas, pero los jugadores podrán recibir su recompensa. Además, en esta expansión habrá contenido para todo tipo de jugadores, tanto para los amantes del PVE como aquellos que quieran enfrentarse a otros jugadores.

Salir de la versión móvil