X-Morph Defense. Análisis Nintendo Switch

Defendiendo nuestra invasión

Hoy en Game It os traemos el análisis de un título que ya pudimos ver hace un tiempo en otras plataformas, pero que, gracias al éxito cosechado, llega ahora a Nintendo Switch de la mano de Exor Studios, a engrosar su variado catálogo. Estamos hablando de X-Morph Defense, una curiosa mezcla entre tower defense y shooter isométrico en el que tendremos que sobrevivir a hordas de enemigos siendo los mejores estrategas y los tipos más duros.

Aquí somos los malos

Este X-Morph Defense parte de una premisa ya de por sí curiosa, y es que nos pone en el papel de los malos. Nosotros tomaremos el control de unos alienígenas que tratan de invadir la tierra instalando unas cosechadoras que transformarán el terreno allá donde estén.

Por supuesto, los humanos no se quedarán de brazos cruzados, sino que mandarán hordas defensivas que pretenderán acabar con nuestras torres y sobre todo con el nucleo de la cosechadora, lo que haría fracasar nuestra misión.

Todo esto ocurre en las principales ciudades mundiales, Shangai, Nueva York, Paris… eso sí, también hay que decir que más allá del nombre, no hay nada que nos recuerde a ellas. Todo el territorio es destruible, y en el fragor de la batalla podemos reducirlas a escombros.

Torres y fuego pesado

Como mencionábamos en la introducción, estamos ante un juego que mezcla el género Tower Defense y un shooter con vista isométrica, dos clasicazos que combinan a la perfección en este X-Morph Defense. En él encontramos el modo campaña y el modo libre, ambos con mecánicas similares pero en el primero avanzaremos para conquistar el mundo y el segundo está mucho más orientado a la supervivencia.

La idea es detener las hordas de humanos que luchan por defender la tierra, usando tropas de todo tipo, desde camiones rápidos, pero más débiles, pesados tanques resistentes y con gran potencia de fuego, o incluso artillería aérea, muy útil contra nuestra nave. Además, muchas de las últimas, y desesperadas, oleadas, nos enviará un mecha gigante que hará de las batallas algo muy similar a las películas de Michael Bay, con explosiones y destrucción por doquier.

Para contrarrestar esto, nosotros disponemos de las clásicas torres defensivas que se dividirán en varios tipos tales como lanzallamas o láseres antiaéreos y que serán más o menos útiles en función de los tipos de enemigos que se nos enfrenten. Estas no solo servirán para atacar, sino que nos permitirán bloquear caminos al unirlas entre ellas, obligando al enemigo a hacer rodeos mucho más largos siendo así más vulnerables a nuestros ataques.

Sin embargo, donde está la principal novedad respecto a los Tower Defense más clásicos, es en el dispositivo que controla el jugador, y es que nos pondremos a las manos de la mejor tecnología alienígena con una nave que dispone de hasta cuatro formas de ataque distinta.

El reactor de plasma es la forma más versátil, válida para destruir unidades tanto aéreas como terrestres. El bombardero de materia oscura, destinado a destruir grupos de unidades terrestres. También ralentiza el tiempo y lanza una bomba de materia oscura que puede destrozar edificios. El caza exterminador es perfecto para acabar con las unidades aéreas. Y, por último, el destructor láser es el mejor para fundir grandes unidades de una en una.

Todas nuestras unidades, bien torres o bien la nave, o incluso la cosechadora, pueden ir obteniendo mejoras gracias al canjeo de los puntos que iremos obteniendo al acabar cada fase. Esto facilitará mucho las cosas, pero además aporta un pequeño punto de progresión que no le sienta nada mal al juego.

Además de todo esto, el título trae algo que en la generación actual de videojuegos hasta echábamos de menos. X-Morph Defense cuenta con cooperativo a pantalla partida, y con escenarios adaptados a este modo, con más enemigos y mapas más grandes.

Una invasión portátil

Una de las mayores críticas al juego es que podían haber puesto algún detallito que recreara, aunque fuera mínimamente, las ciudades en las que se producen las invasiones. Una Torre Eiffel, un Big Ben… Un pequeño plus que le daría más vida a la jugabilidad y crearía un mejor contexto.

Esto lo que acaba generando es que los mapas son demasiado repetitivos, y en un juego que no destaca precisamente por su diseño, pues hace que la experiencia no sea tan redonda como podría ser.

Eso sí, hay que mencionar que tanto en modo sobremesa como en modo portátil el juego funciona perfectamente, con una resolución limitada fuera del dock, pero que ni mucho menos empaña la experiencia de juego. En ese sentido el trabajo de optimización es bueno y digno de valorar.

Por último, el apartado sonoro no está nada mal, y es que tanto los efectos de sonido como las voces están bastante bien elegidas y casan perfectamente con la tensión del juego. X-Morph nos llega traducido al español y con las voces en inglés, por lo que entender la campaña no supondrá ningún problema para nadie.

Conclusiones X-Morph Defense

Sí, somos conscientes de que los tower defense son juegos de nicho que no gustan a todo el mundo, o que encajan más en dispositivos móviles. Sin embargo, hay que reconocer que este X-Morph Defense es realmente divertido, desafiante, pero no frustrante, y que esa combinación de mecánicas, añadiéndole el género shooter, le sienta realmente bien.

No es fácil recomendar un juego de este tipo cualquiera, pero hay que reconocer que el trabajo es bueno, es entretenido y tiene un control y unas mecánicas muy asequibles, por lo que, si te gusta el género, o simplemente quieres darle una pequeña oportunidad, esta es una opción muy recomendable.

X-Morph Defense
7.5
X-Morph Defense
The Good
  • Divertido y desafiante
  • Buena combinación de géneros
The Bad
  • Mapas repetitivos
  • Falta de referencias realistas
  • Muy bueno
    7.5
Categorías
AnálisisNintendo SwitchVídeos

RELACIONADO