Xenon Racer. Análisis Nintendo Switch

Las carreras más rápidas que los FPS

Hoy en Game It volvemos con Nintendo Switch y su catálogo de indies. En esta ocasión os traemos Xenon Racer, un arcade de conducción futurista que promete traer bellos recuerdos a los fans de leyendas como F-Zero X.

Los chicos de 3DClouds nos ofrecen un título trepidante, divertido, aunque con ciertas carencias que no lo elevan al nivel de la saga de Nintendo o de otros míticos como Wipeout o Extreme G, pero que nos hará pasar unos ratos la mar de divertidos y pondrá a prueba nuestros reflejos a toda velocidad.

La velocidad del futuro

Resulta curioso que en un juego de estas características nos introduzca cierto contexto, y no nos deje simplemente correr una carrera tras otra, o ir de campeonato en campeonato sin más criterio.

El título nos lleva al año 2029, momento en el que la World Prototype League (WPL) anunció a todos los fabricantes más importantes del mundo que, en 2031 comenzaría el primer campeonato de levitación magnética.

En el año 2030, los fabricantes más famosos de todos los rincones del planeta organizaron un campeonato no oficial para desarrollar las tecnologías de las carreras del futuro, cuyo principal fin era probar el nuevo sistema de recuperación de energía ERS, que permitiría sacar toda la potencia de los vehículos y ofrecer las carreras más frenéticas de la historia.

Corriendo al estilo arcade

Cuando cogemos este título entre nuestras manos no sentimos ni un solo rastro de simulación, sino que estamos ante una experiencia totalmente arcade, muy al estilo de lo que podemos ver en juegos como Wipeout o F-Zero X.

Ahora bien, hay que salvar las distancias, pero muchísimo, además, y es que estamos ante una propuesta entretenida, pero que carece de la emoción de los otros títulos, por un motivo muy claro: una IA realmente mal compensada.

En algunas carreras podemos ir liderando la carrera de forma holgada y de repente, cuando al juego le da por “equilibrarse”, rápidamente y sin nada que podamos hacer, veremos aparecer varios vehículos que nos dejarán en las últimas posiciones. Sin embargo, también se puede dar el caso de que seamos nosotros los beneficiados y que, a pesar de hacerlo muy mal e ir muy retrasados, llegue el momento en el que ganemos puestos hasta alcanzar la cabeza de carrera. Como veis, cero criterio.

Por otro lado, el control sí que es bastante bueno, y resulta bastante asequible sea quien sea e que tome el mando. De hecho, solo hay un par de mecánicas más allá de la aceleración: el derrape, el cual nos permitirá tomar mejor las curvas y rellenar nuestro indicador ERS, y el uso de este, que nos proporcionará un turbo temporal que puede marcar diferencias entre ganar y perder carreras.

Este Xenon Racer también cuenta con daños durante las carreras, pero al tratarse de un juego con una velocidad tan frenética, este no penaliza demasiado, ya que, cuando el contador de salud llegue a 0, el juego nos paralizará durante unos segundos para poder volver a arrancar, es decir, un castigo moderado pero suficiente para hacernos perder.

Poca variedad sobre ruedas

El título de los chicos de 3DClouds no destaca precisamente por su variedad de contenido, ni en modos de juego, ni en vehículos ni en pistas. Si bien es verdad, que es suficiente para disfrutar del juego, llega un momento en el que se nos queda corto.

Contamos con siete pistas en Boston, Dubái, Miami, Shanghái, Tokio, Canadá y la costa azul francesa, todas ellas con la posibilidad de disputarse con condiciones climáticas a nuestra elección.

La cantidad de coches tampoco es especialmente amplia, ya que contaremos con algo más de una docena que iremos desbloqueando, cada uno con sus propias características, y que además podremos personalizar ligeramente.

En lo que a modos de juego se refiere, el principal es Xenon Racing Championship, el modo campaña en el que tendremos que competir a lo largo de más de 40 eventos y pruebas que nos llevarán a ser los reyes de la disciplina.

Además de esto, tenemos los modos más básicos, como Carrera Rápida, Modo ventaja, formado por diversos apartados: Contrarreloj, Punto de control (tendremos que llegar a los puntos de control dentro de un tiempo determinado) y Eliminación (cada X tiempo el último piloto queda eliminado).

Por supuesto, el juego nos ofrece un apartado online en el que podremos disputar tanto carreras sueltas como campeonatos. Aunque lo que sí que hay que mencionar es que la cantidad de usuarios en Nintendo Switch es bastante pequeña, por lo que no será fácil encontrar partida.

Por último, tenemos que mencionar que tenemos multijugador a pantalla partida, algo casi desaparecido en las consolas actuales, pero que sigue siendo muy atractivo para echar unas partidas con un amigo en el sofá.

Una carrera gráfica perdida

Llega el momento de hablar del que sin duda es el peor apartado del juego, y es que, probablemente por un problema de optimización, el título tiene grandes problemas a nivel técnico.

El primero, y más importante, es el tema del popping, y es que se hace palpable en cada segundo del juego, viendo aparecer de repente el escenario, y muchas veces incluso parte del trazado. El segundo, es la caída de los FPS, que en muchas ocasiones se van de vacaciones y apenas quedan unos 10-15 para las carreras.

Curiosamente, esto pasa incluso más cuando lo jugamos en modo dock, o al menos la sensación es mucho peor así que cuando lo jugamos en nuestras manos. Al final, no estamos hablando de una experiencia injugable, pero sí realmente incomoda.

Por último, mencionar que tenemos textos en español y voces en inglés, además de una BSO normalita, que no queda mal, pero que tampoco nos dice nada especialmente interesante y que pasa sin pena ni gloria.

Conclusiones Xenon Racer

Los chicos de 3D Clouds han acercado a Nintendo Switch una experiencia entretenida, divertida y para todos los públicos, sin embargo, su innumerable cantidad de errores lo hacen naufragar.

Una IA descompensada y aleatoria, una variedad escasa (aunque bien es verdad que ese es el menor de sus problemas), pero sobre todo un apartado técnico que flojea muchísimo en la híbrida de Nintendo, hacen que no podamos recomendar su adquisición más allá de que seas un fanático absoluto del género.

Política de Notas
Xenon Racer
5
Xenon Racer
The Good
  • Divertido y frenético
  • Control bueno y asequible
The Bad
  • Apartado técnico pobre
  • IA injusta y aleatoria
  • REGULAR
    5
Categorías
AnálisisNintendo SwitchVídeos

RELACIONADO